domingo, 31 de diciembre de 2006

LUIS SÁNCHEZ
















Mencionado por:
Elena Torres




Menciona a:
Juan Pastor
Xelo Candel
Concha García
Rodolfo Häsler
Merxe Ansuátegui


Bio-bibliografía

Luis Sánchez Verdeguer (Valencia, 1957) es licenciado en Filosofía. Tras ejercer como profesor de secundaria, colabora en diferentes medios de comunicación e imparte cursos de escritura creativa, actividades que compagina con el dibujo de humor. Ha publicado: Incienso en lluvia (1989), Arcanos violines (1992), Cáncamo (1995), Varices de cristal (1997) y A contracielo (2005), todos ellos en la colección Devenir (Madrid). Ha sido incluido en varias antologías, poemas suyos han sido traducidos al búlgaro y en 2003 la Fundación Carolina Torres Palero le concedió el Premio Mar de Poesía por su trayectoria poética.

http://www.luissanchez.eu/

Poética

Más que poética, se trata de una dedicatoria poética:
La mía es una voz interior que se amplifica al llegar a ti. Y si no, ¿para qué?


Poemas


LECTORES

Hay quien lee las estrellas
la palma de la mano
las huellas digitales
las heridas del amor
los posos del café
la sonrisa de los labios
las cartas del tarot
las vísceras de una paloma
las páginas en blanco
los aditivos alimentarios
los lunares, las uñas
el iris o la cara entera.
Hay quien lee en el autobús
en la playa, en un bar
subido a una farola
metido en la bañera
en braille o en esperanto
con lupa o con prismáticos
con el culo al aire
con bufanda y paraguas
incluso entre líneas
y con la luz apagada
o en el lugar de trabajo
y hasta en una biblioteca.

(Del libro A contracielo)




LECCIONES DE VIDA

Ahora sé, después de tanto pelear
con unos y con otros y hasta conmigo mismo,
que cada estrella vela un sueño imposible
que nuestra sombra es una segunda piel
y que, por muchas mujeres que conozca,
jamás llegaré a besar el horizonte.
Ahora sé, después de presumir de sabio
y de necio, que lo fundamental
cabe en la palma de la mano,
que no hay dietas milagrosas
fórmulas magistrales, limbo, paraíso
ni adosado a precio de ganga.
Ahora sé, después de haber hablado en exceso
y de haber llenado cientos de páginas,
que es mejor reposar desnudo sobre la tierra
bañarse en la caricia limpia del sol
escuchar la palabra muda del viento
o ver la sonrisa blanca de las olas.
Ahora sé, también, que a Vicente Ferrer,
a Modigliani, a García Márquez
o a don Santiago Ramón y Cajal
no les llego ni a la suela de los zapatos
y que sin ti, vida mía, el aliento
se me quiebra de insomnio cada noche.

(Del libro A contracielo)




INSTANTE FELIZ

Nos inundaba un silencio tan cálido
que hasta el tímido ronroneo
del frigorífico se mezclaba
con el ritmo de las olas,
y hasta la brisa era capaz
de curvar el horizonte
con su aroma de tomillo y salvia.
Una luz tostada ponía
la tarde sobre nuestra piel;
el color de un beso invisible
alumbraba el espejo de nuestras
miradas, y mientras el tiempo,
acompañado de palabras,
correteaba por la orilla,
nosotros sonreíamos mar adentro.

(Del libro A contracielo)

JOSÉ MANUEL VARA
























Mencionado por:
Alfonso Rabanal
Jezabel 6
Rubén Darío Fernández


Menciona a:
Fran Soto Piñeiroa
Carlos Iguana
Jezabel 6
Vicente Muñoz Álvarez
Iracema Cruz Bolaños
Eva Vaz
Mª José S. Gázquez
Nohemí Jimenez
Núria García Benito
Sabela Bernárdez Iñarrea
Alfonso Rabanal González



Bio-bibloagrafía

"No es un recién llegado, pero sí un perfecto desconocido. Siempre limitando sus movimientos al underground recalcitrante, más por convicción que por vocación, José Manuel Vara (Barcelona, 1965) lleva ya tres años con su cutre-fanzine Atrocity Exhibition, y seis realizando cortometrajes poco recomendables para corazones sensibles -Géminis (94), Feliz quien toma a sus hijitos para romperles el cráneo con piedras (96) y El sueño del hombre monocromo (97)- mediometrajes -La política de los insectos (97)- e incluso largos -Pequeña radiografía de un tormento (98)-. Ocasionalmente edita un fanzine literario Los libros de la atrocidad, y colabora ahí donde le llaman o le dejan. En los últimos tiempos ha puesto en circulación Pequeña radiografía de un tormento (98), un manojo de poemas reunidos en el primer volumen publicado en la colección poesía de Neurotica Books, editorial artesanal que anuncia el próximo lanzamiento de la primera novela del mismo Vara, La habitación roja, y el texto original de Jezabel 6 -¿Lydia Lunch meets Poppy Z. Brite en Barcelona?- que inspiró el argumento de El sueño del hombre monocromo.
Devoto de Bukowski y William S. Burroughs, Vara, sin deslumbrar ni destacar especialmente en lo formal, demuestra poseer una inquietud que en ocasiones le ayuda a trascender lo meramente tributario para facturar poemas de irrebatible fuerza -Dios y Bukowski en el hipódromo, por ejemplo- que dicen bastante y bastante bueno de un personaje que aún necesita soltar el lastre del manierismo pero que parece que va por buen camino"
Oriol Rossell
(Nueva literatura killer. Revista Factory, nª 22. Abril-junio 99)
(Formación académica: Psicología Clínica.)

Ha participado en festivales de cortometrajes como FILMETS, LES COTXERES DE SANTS, FESTIVAL DEL CINEMA DE CATALUNYA (SITGES), donde en el año 2003 se le dedicó un especial en Brigadoon por su amplia trayectoria como cineasta underground. (Sus cortos se han exhibido en varias ocasiones en Badalona Televisió). olaborador de programas de radio con secciones dedicadas a lo alternativo (Radio Pomar, programa Black mass) y organizador activo de la I y II Mostra de Cinema Independent de Badalona.
Actualmente, tiene dos space-fanzines: “Neurótika subfilms” y “Atrocity Exhibition Ciberfanzine”, sigue realizando cortometrajes y colabora como publicista freelance en una agencia de Barcelona. También está escribiendo su cuarta novela inspirada en hechos reales sobre la realidad internauta.



Poética

No recuerdo exactamente cuando empecé a escribir, pero mi memoria ya está impregnada de garabatos en servilletas de bar a la edad de 15 años. No recuerdo cuál fué el detonante, si es que lo hubo, de dedicarme en cuerpo y alma a llenar libretas de poemas... lo cierto es que sigo haciéndolo con la desesperación del alcohólico tirado en el suelo buscando apurar el contenido seco de un último vaso de ginebra...
sigo sin saber por qué... pero sé que ya es algo adictivo,
una especie de segunda piel con la que cubrir mis huesos.
La poesía es mi terapia, mi droga, un poner orden en mi caos interno.
A veces lloro y muy pocas río...mi poesía parte de una desesperanza vital...una especie de aureola de fracaso personal que siempre parece querer acuchillarme desde las sombras más turbulentas de mi cerebro.
Escribo poesía porque soy adicto,
escribo poesía porque es parte de mi vida
y escribo poesía para aprender a mirar a la muerte a los ojos y decirle que no le tengo miedo.




Poemas


El hijo del lanzador de cuchillos.

Soy el hijo del lanzador de cuchillos,
soy el que sufre en silencio,
el que ansía perderse en tus labios de piel de tormento,
en el abismo de tu boca y en lo suicida de tu misterio;
soy el hijo del lanzador de cuchillos,
el hombre que no duerme,
el viejo-niño que se alimenta de ilusiones,
el animal frustrado encerrado en la jaula de los 10.000 millones de engaños,
el que anhela mudar de piel y convertirse en lagarto,
el que derrumba castillos de arena con los muñones de su pensamiento,
el que traicionaría por un asiento en primera fila;
soy el hijo del lanzador de cuchillos,
el que os hace vivir de la ilusión de muerte,
el que desearía,
sólo por ver que sucede,
errar en el último lanzamiento...
Soy el hijo del lanzador de cuchillos...
y no trabajo en ningún circo.



La espesura maliciosa del bosque asesino

La mirada ocre agonizando cuando cae una tarde desafortunada
y el sonido de las hojas trituradas por botas embarradas
agoniza en algún inhóspito lugar del desierto de árboles
que sirve de refugio a una bestia humana con ojos azules.

Hay ramas manchadas de sangre seca y cortezas de árbol violadas
por orines rancios
de decenas de víctimas enfrentadas al miedo...
... a una afilada hoja de cuchillo de carnicero que roza el cuello
y juguetea con el sabor de la muerte próxima
que resbala
entre unos dedos enormes, siniestros, torpemente diseñados...
Movimiento violento para que cuchillo arrancavidas reviente
en una explosión triunfal contra la frágil muralla de un corazón
pletórico de sangre, que estalla hacia dentro como explosión nuclear
creando un crepúsculo artificial que sólo disfruta
el atormentado cerebro de una mente enferma,
que obliga a su cuerpo a pasear penosamente por un bosque extraño,
muerto...
por un bosque próximo a su casa,
a la de sus padres,
a la de su niñez...,
ellos han muerto; padre tardó algo más: era una mala bestia,
pero el alambre de espino trenzado alrededor de la garganta
obra milagros en el pescuezo más resistente...

(crack, crack, crak)

y, de nuevo, el sonido de las ramas y las hojas al ser pisadas...
...y el sonido de las risas inocentes acercándose
a través de la espesura maliciosa del bosque asesino



MULTITUD

Una multitud estalla delante de mis ojos,
una multitud curiosa que parece evitar el paso del tiempo,
que se mece cual equilibrista suicida
en lo alto de un reloj giratorio con vistas a una plaza...
hay rostros imprecisos, graves, austeros, descafeinados
que se funden allí donde el ojo pierde su definición visual,
allí donde la sombra parece atrincherarse
para escupirte su mal aliento.

Una multitud recelosa de sí misma,
que gravita en torno a pulmones artificiales de consumismo,
una perra leprosa que amamanta cachorrillos enfermos
mientras una ligera brisa entumece los huesos
al escaparse distraída
de miles de máquinas de aire acondicionado.

El insidioso susurro de los pies arrastrándose sobre asfalto
es como una oración blasfema,
como el crepuscular tañído de una campana fúnebre
que parece marcar una monótona cadencia,
un paso marcial para una multitud hueca
de extremidades amputadas,
de vidriosas miradas lechosas, artificiales...

...como el calor que parece manar de cientos de cuerpos
que se aplastan uno contra otro, otro contra uno...
formando las desesperantes entrañas
de esa jauría ciega,
de esa multitud que fué parida muerta.

NACHO ABAD
















Mencionado por:
Vicente Muñoz Álvarez
Macarena Trigo
Susana Barragués

Menciona a:
Henry Pierrot
Rafael Saravia
Javier Arce
Tomás Sánchez Santiago
Macarena Trigo




Bio-bibliografía

Nacido en León, 1980. En 2001 publico mi primer poemario, De las palabras palomas (Diputación de león, colección Provincia, N 123). En 2006 publico Comunicado (Ed Leteo, Colección Azul de Metileno, N 14.) Soy también autor del cortometraje documental Tripulantes.



Poética

Toda mi escritura es un ejercicio de optimismo, intentar redimirme a través del trabajo creativo. Si el poema te salva, en una pequeña parte también salvas al mundo.




Poemas


DOS CIEGOS

Alguien que a veces soy mira con amor este mundo,
sus cosas pequeñas, casi diminutas, todo lo que no es oro
y reluce, como encontrar una mano accidentalmente
desconocida, habitar un silencio redondo
entre tren y tren,
o contar los pasos no dados.

Alguien que a veces soy
y apenas conozco
aparece por momentos, como una mariposa,
o una idea que no consigo alcanzar,
o una calma en la que palpita algo maravilloso
y luego nada,
se posa en el borde de mis párpados
y no alcanzo a ver, oler, sentir su cuerpo,
pero entiendo su mensaje:
duele como mucha luz,
y se desliza hacia el interior de la garganta
a través del corte de su filo.

Lástima de paraíso perdido, qué lástima,
teníamos una góndola de tinta y un verso en la aguja,
pero nos robaron la heroína, lástima de oropel;
teníamos un lugar y muchas piedras en la memoria,
pero nos robaron las revoluciones, lástima de ideología;
teníamos la belleza y su conjuro y sortilegio,
pero nos robaron la mirada, lástima de felicidad.

Qué lástima un país al sur de mi imaginación, el olor a sueño caliente de mi almohada, la resurrección de la carne al mundo de los muertos, el amor y su sable, y el vacío que causa derramarse. Lástima las heridas no producidas que hacen sangrar otras, las máscaras del lunes los semáforos los relojes el pavimento el hombre que se comporta como el mecanismo de un reloj, la prisa de la prisa del tiempo que se escapa.

Lástima que el último poema de Rimbaud no se titule porvenir, o todavía,
y que las fachadas de la memoria oculten huecos
y que se configuren como sombras quienes no dan luz.

Lástima de aquel que nació por amor
y luego se le negó la limosna de un beso,
una caricia de palmas ardientes,
el lujo de morir derrotado,
y pidió perdón por no distinguir entre el enemigo y sus temores,
perdón por confundir con luz un copo de nieve que desciende muy por debajo del párpado izquierdo, perdón por un soplo de arrogancia que le llevó a creer que la justicia de los hombres era su justicia, que la verdad de los hombres era su verdad, que el dios de los hombre era su dios, y luego lo fue perdiendo todo, o todo fue al territorio de su mentira, y sintió un silencio de metal elástico, y su lengua se llenó de telas de araña y resortes

Y sin darse cuenta,
respiraba en un lugar sin forma ni espacio,
donde confundió tu nombre con un colgante
hecho con lo abalorios de no haberte nombrado jamás
y la tanza del laberinto de las puertas no abiertas,
y lo llevaba como una estrella la techumbre,
como un mapa la pérdida: un sonido de cascabeles, una nube de pájaros al sur, o un valle donde la sombra jamás la luz permite: un labio malogrado, el otro ardiendo, un codo lejos, el otro náufrago,
y el pecho abierto en canal con mucha sangre
roja y radiante como la noche de las azoteas, como la noche de los andenes,
y creyó que tu boca era su hogar,
y dibujó caminos con el dedo para la travesía,
cielos donde respirar un vuelo de alas rotas, muy lejos de los aeropuertos,
humo verde de marihuana, beso de luz en la boca muda,
y se fue desdibujando en muchos sueños:
la cara se le hizo lluvia, gotas de brillo sobre el ébano,
las manos se le hicieron viento, cierzo, huracán,
racimo de soplos que no aciertan a mover
la nube que cubre unos pezones radiantes.
Y creyó que dentro le explotó la vida en vida,
y en el pecho le germinaron enredaderas y árboles, bosque de helechos,
y nunca más vio rayo, sino luz,
todo, sino uno, desposeído, desnudo,
sin poder apretar las cuerdas vocales a un suspiro.

Alguien que a veces soy no se arropa la noche
con un labio vuelto, ni solloza un cigarro
sin luna en el paraíso de los tejados, alguien
que no me calma en un beso la presión, los pulmones incendiados,
y tú muy dentro de la pupila, clavada en la ceguera
para ver con amor este mundo.






PARA ESTE MUNDO

Ojalá todo fuera tan fácil como estar triste,
dejar que dos lágrimas empañen los ojos,
y sentarse a mirar cómo cae el sol.
Pero hay días que vienen sangrando en el calendario un sonido de armónica,
días en que no merece la pena una canción amarga, un salto de ojos cerrados,
andar descalzo por los tejados, ser libre al final de todas las fronteras.

Me hubiera encantado subirte una luz al beso, salvarte de una tormenta en un abrazo, naufragarte los zapatos en un charco,
calentarte las hogueras, molestarte las moscas, alentarte un sueño,
y más tarde, hacer desaparecer una mentira urdida en lo elemental.
Hubiera dado la vida por dejarte un verso prendido de los labios,
derramarte una gota de sangre,
abrirte las heridas de las flores en primavera.

Y sin embargo, no me derriba un viento de suspiro el vuelo,
ni me vence el vértigo en la cuerda floja
si me prometes no creerte ni por una verdad este mundo,
si me juras que no vas a dar cuerda al reloj de los cuerdos.

Me hubiera matado un disparo de suicidio
caliente a cambio de que no rezaras nunca al dios de ciertos dioses, de que hicieras el amor con gente rara, ojos de bohemia, una noche al azar de los sexos, bebiera y fumaras hasta caer en una alucinación, y luego no te arrepintieras, por favor, no te arrepientas nunca de un sol atinado en el sueño de los ojos, no te arrepientas de un dolor más agudo que la pérdida, ni de ir dando tumbos, de vida en vida, de pecho en pecho,
si acaso vale una lágrima un beso,
aunque luego descubras cómo lo atrapan todo
los anzuelos de la rutina,
levantarse un lunes, trabajar, comer,
hacerse con el dinero suficiente como para morir dos minutos más tarde,
con una flor marchita por sonrisa
que no riega la palabra alegría.

Nuestro amor hubiera sido vivir en el reflejo cóncavo,
hermoso como si no tuviéramos memoria y
la vida consistiera en ir aprendiendo,
nuestro amor con cabeza de agua, con manos capaces de tocar ciertos sueños,
con ron en las heridas de la sed
y un juguete de olas que cauterice el mapamundi de las espalda,
para que nadie pueda seguir nuestros pasos errados,
aprender el lenguaje de un idioma que ninguno practica.
Te hubiera hecho hervir la boca un mordisco
en el fuego de todas las hogueras del mundo,
proyectando sobras sobre la noche
porque no puedo ni siquiera ofrecerte una certeza.

No mires atrás, quema cuantas naves ardan,
naufragar es el verbo de nuestra felicidad
si encontramos a cambio una sonrisa, una brizna de proximidad, una palabra exacta, una mano que llevarse al pulso de las lágrimas. No regreses nunca, yo te estaré buscando cuando el mundo se desangre sobre sus alambradas, te buscaré en los harapos de un sueño,
cuando me inunde el pecho el vaho de los cristales,
te buscaré como una sabiduría en la memoria,
con el ansia de un niño que se ha soltado del último meñique de su madre
y padece la libertad primera bajo una religión brutal
sin dios a quien consagrar la nieve lenta de Venus,
el vuelo de un pájaro, el tranvía azul de la mañana, el cielo canela de tu boca,
o el hombro donde consolar el lado izquierdo de la soledad
de cada cama, la espina que guardaste debajo de mi lengua:
te buscaré siguiendo la luz de la estrella de mar del norte,
entretenido en no encontrarte sino en el pensamiento,
por si así doy contigo en el asombro de sentirte un poco cerca,
un poco calma entre atmósfera e infierno, y te aprieto la piel a la piel,
cerca, cerca, diciéndote, ojalá todo fuera tan fácil
como que no hubiera esperanza.






CEGUERA

Siempre estamos bailando al otro lado de la canción
y la lluvia no nos permite ver lo que sucede.
No parece que vaya a escampar.
Me duele la piel y me entretengo con los abalorios del agua.
Tú dices que esta música melancólica se toca con las manos frías.
Hemos perdido el tiempo y la paciencia diciendo
alguien debería hacer algo, venga, a qué esperamos, llenemos los pulmones de aire y la
[boca de ruido,
pero hoy me siento triste y cansado.
Durante toda la noche hemos hablado, hemos estado hablando mucho, hemos fumado
[hasta la quemadura la flor azul de Novalis,
y ahora un silencio azul, un mutismo perfecto que se parece a una tregua,
se insinúa por las comisuras de la mañana. Luego
un coche patrulla, como un bisturí
lo desgarra lentamente con su brillo metálico:
ya habrán encontrado el cadáver, envuelto en un chubasquero
o quizás desnudo y radiante. Tenía nombre extranjero y siempre los ojos muy abiertos
y oscuros. Quizás esperaba constantemente que fuera a pasar algo.
Nos hubiera encantado amarla en secreto,
nos habría hecho felices fumar muy despacio al verla pasar, como impresionándola,
dejar escapar el humo denso de una calada, igual que un pañuelo que vuela
tras el tren en la estación.
Nunca supe cómo sonaba su voz: como una melodía
que una vez escuché
y no he podido recordar ya, como un adiós
incapaz de salir de la caja torácica, o tal vez
como suenan todas las voces cuando se alejan demasiado
o están demasiado cerca.
Ya da igual. No nos queda de ella
más que de cualquier rostro casual,
la tentación de cederlo a al recuerdo
como una traición más,
y esa medicina húmeda
que empeña los cristales de las gafas,
y por algo menos de lo que cuestan las besos,
nos da consuelo.


NOTA: Los tres poemas forman parte del libro COMUNICADO, Ed Leteo, Colección Azul de Metileno, N 14.

sábado, 30 de diciembre de 2006

ROXANA POPELKA






















Mencionada por:
Alfonso Rabanal

Iñaki Echarte

María Rayo

Sibisse Rodríguez

Menciona a:
Vicente Muñoz
Nacho Escuín Borao
Raúl Rodríguez



Bio-Bibliografía

Roxana Popelka, Gijón, 1966. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología y Doctora en Filosofía. Ha publicado los libros de poesía: Ciudad del Norte (edición de autor, 1989), y Simplemente nada común (colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 1991). Poemas suyos han sido incluidos en: Gijón Exprés (Ateneo Obrero de Gijón, 1995), El último en morir que apague la luz (Atlas poético, colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2001). Ha publicado un relato; La mudanza, en el libro: Cuentistas, editado por el Ateneo Obrero de Gijón, 2004. Ha publicado poemas en la antología: La verdadera historia de los hombres, Eclipsados, 2005, así como en la antología: poesía astur de hoy, colección Zigurat del Ateneo Obrero de Gijón, 2006. Ha publicado un libro de relatos: Tortugas acuáticas, colección Baile del Sol, 2006, Tenerife.
Colabora y dirige la revista literaria Lúnula, del Ateneo Obrero de Gijón, donde ha publicado numerosos poemas, relatos y fotografías. Ha escrito críticas literarias y artísticas en revistas y prensa. Realiza numerosas exposiciones artísticas y performances, y es codirectora y guionista de varios cortometrajes: La vida en un corto, 2003. El aparcamiento, 2005. Este último ha resultado ganador en la edición 2005 del Festival de Cine de Gijón (día d´ Asturias), y seleccionado en el festival de cine independiente de Canadá.





Poética


Sobre mi poesía se puede aplicar lo mismo que el escritor Vicente Muñoz ha dicho sobre mi prosa:” voz lúcida e intensa, profunda incisiva y salvaje, al tiempo que nítida y tierna. Reflexiva y rica en matices y tonos, tan corrosiva y desoladora como el propio tiempo en que vivimos”. (Tortugas acuáticas, Baile del sol, 2006, Tenerife.)






Poemas



PEQUEÑAS COMODIDADES

Yo soy
mi propia secretaria
mi propia
cocinera
mi propia modista.


Yo soy la que
escribe mis poesías
y mis relatos.


No tengo
ningún ayudante
que haga mis recados,
que ordene mis papeles,
que ponga al día mi trabajo,
que mande los
correos electrónicos,
que conteste a mis mensajes
o que hable
con quien haya que hablar.


Soy autosuficiente
y voy a seguir
siéndolo,


soy una mujer,¡vale!


Poema editado en la Antología: Poesía Astur de Hoy (edición bilingüe). Colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2006, Gijón, Asturias.





Mis vecinos

Recuerdo a todos y a
cada uno de mis vecinos.
No sé sus nombres
pero sé como pisan.
Sé que tienen miedo,
sé que son unos cabrones
que llevan una vida
miserable, y
que no salen de casa.


Que tienen un trabajo
embrutecedor, y mienten
cuando dicen que
les encanta.

Mis vecinos son
una condena permanente.


Sé que cuchichean a
mis espaldas tratando de
averiguar cómo vivo.


Sé que me vigilan
cuando salgo del portal,
que fisgan por la
mirilla para saber
si vengo acompañada.


Que pegan el oído
a la pared del salón
y me oyen cuando
hablo sola.


¿Cuántas veces habré
mandado a la mierda
a mis vecinos?


Sé que sus vidas
se han acabado
-por completo-


y yo
no voy a hacer nada
para cambiarlas.


Poema editado en la Antología: Poesía Astur de Hoy (edición bilingüe). Colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2006, Gijón, Asturias.







Viajando por la autopista


Los viernes por la tarde
en la autopista de la Y griega
siempre hay colapso.


Y ahora han puesto neones
que indican el número de
muertos que hubo
tal día como hoy
hace un año.

53 MUERTOS EL 15 DE OCTUBRE
DE 2003

-dice un luminoso-.


Y me da por pensar,
hoy que es viernes
y que voy por la autopista
de la Y griega,
en muchos de esos
53 que salieron despedidos
de sus coches a través
del parabrisas,
o que se quedaron
atrapados entre los
hierros, o peor aún




tetrapléjicos para siempre.


Poema editado en la Antología: Poesía Astur de Hoy (edición bilingüe). Colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2006, Gijón, Asturias.

viernes, 29 de diciembre de 2006

JOSÉ DANIEL GARCÍA























Mencionado por:
Vicente Luis Mora

Luis Antonio de Villena

Ventura Camacho

Carmen Camacho

Nacho Montoto

Francisco Onieva

Áreo Lórima

Juan Andrés García Román

Ángela Jiménez

Manuel Ortega



Mario Cuenca Sandoval


Juan Manuel Romero


Ana Patricia



Charo Troncoso



Marta Merino



Javier Gato


Mertxe Manso

Juan Bello

Ernesto Castro

María González

Menciona a:
Antonio Agredano
Vicente Luis Mora
Luis Gámez
Diego Vaya
Marco Antonio Raya
Marta Merino
Luis Amaro





Bio-bibliografía

José Daniel García (Córdoba, 1979) es diplomado en Ciencias de la Educación, en la especialidad de lengua extranjera (Inglés) y ultima su licenciatura en Humanidades. Ha desempeñado diversos oficios, dedicándose especialmente a la gestión cultural y la dinamización juvenil. Colabora, eventualmente, con el suplemento “Cuadernos del Sur” de Diario Córdoba y con la sección de cultura del periódico El Día de Córdoba.
Ideólogo y fundador del colectivo C.A.I.N., ha sido incluido, entre otras, en las siguientes antologías: "Andalucía Poesía Joven", "El libro del Jardín", "Periféricos", “Poesía para bacterias”, “Lógicos y órficos”, “Poesía viva en Andalucía” y “Punto de partida”, las tres últimas en Hispanoamérica. En 2005 obtuvo el Premio Andalucía Joven de Poesía por El sueño del monóxido (DVD, 2006). Este año ha resultado ganador del XXIII Premio de Poesía Hiperión por su libro Coma (Hiperión, 2008).
Actualmente, disfruta de una beca para creadores y artistas en la Residencia de Estudiantes de Madrid.








Poemas


Mary Moon camina por Gran Vía
como un escaparate en movimiento,
precoz equilibrista sin alambre
oscilando entre el sueño y las agujas.
Selenita famélica y azul
desterrada al planeta de los zombies,
en las bocas de metro sobrevive
tomando vitaminas contra el miedo.
La luna es un motel de carretera
donde la desahuciaron.
_________________ Mary Moon,
flor de los orfanatos, deshojada
en colchones de espuma y textil frío,
entablilla la rosa mortecina
y sube a un coche nuevo.

(El sueño del monóxido, 2006)



***



Cuando la bota azul
venga a pisar la araña
de codos enlazados
y las manos comiencen
a descoser las trenzas
o atravesar la piel de los tambores,
no os mováis.

Aunque os rompan las medias
y os arrastren
o sintáis escarbando bajo el cráneo
la vida, no os mováis.

El miedo es un payaso que os apunta
con una flor de plástico.

(Coma, 2008)



***



Como un ángel que escapa de la nieve
despertamos del coma, instante hermoso
que hermanas a los vivos con los muertos .

Los párpados oscuros fragmentaron
el núcleo carcelario de los ojos.
La luz fundió los restos del acero
inoculando vida a las retinas.

El blanco de las sábanas, las rosas,
la mano de la madre, los goteros…
Todo era novedad. Todo memoria.

Sin embargo, los cuervos regresaron,
percutores de ébano y saliva.
El rumor de crisálida cesó.

(Coma, 2008)

JOSÉ ANTONIO CONDE









Mencionado por:
Almudena Vidorreta Torres
Alfredo Saldaña
Ricardo Fernández Moyano

Menciona a:
Alicia Silvestre
Raúl Herrero
Mariano Esquillor
Fernando Burbano
Ángela Ibáñez


Bio-bibliografía

José Antonio Conde Lafuente (Sierra de Luna, Zaragoza 1961). Poeta y artista plástico. Ha publicado poemas en distintas revistas de creación literaria de España e Hispanoamérica. Es miembro de redacción de Ágora, revista de cultura, ensayo y creación literaria que se edita en el Centro de Profesores y Recursos de Ejea de los Caballeros, Zaragoza. Autor de los libros de poesía La Vigilia del Mármol (Zaragoza, Prensas Universitarias, 2003) y Entre Paréntesis (Zaragoza, Lola Editorial, 2004).


Poética

Poesía como alquimia, la percepción, la imaginación van impregnándose de elementos reales para elevarlos a categoría poética en un mundo que sólo existe en el lenguaje.
Escritura a través del símbolo porque liga lo humano y lo espiritual a lo cósmico.



Poemas



FUEGO

I



Un susurro de espirales se despliega como clymenias hundiéndose en el pecho, hasta romper la constelación de la virtud.
No quiso aplacar la debilidad de los carmines. Entonces tuvo miedo, temor de crecer en la liturgia del incendio que se apresura a unir la tempestad en una boca ciega de enredaderas.



II


Despojados de amargas lozas donde aprendieron a morir los gritos, sobre nosotros aparece un manjar de trigonias, un dulce vaivén de relámpagos que fluye en el tragaluz de los collares, y se desliza hasta las regiones de la horquilla.
El fulgor se instala en los latidos del fardo, en la voracidad de los encuentros que libera los encajes de palomas y rompe las raíces de la seda.




(Poemas del libro La Vigilia del Mármol, colección La Gruta de Las Palabras. Prensas Universitarias de Zaragoza, 2003).





El hijo de la fiebre, el inútil que sin querer ha llenado de rosas la oquedad de los hipócritas,
también es digno de tener las credenciales de la primavera.

El peregrino que se desvía de la tormenta y deja una corona de aguaceros en la empalizada de los tristes,
también es digno de tener las credenciales del incienso.

El que despierta con la llamada de Ofelia y recoge sus cabellos en la orilla de la desesperación,
también es digno de tener las credenciales de la ausencia.

Todos los hijos de la alianza, a quienes vosotros no tuvisteis en cuenta en la alegría, son los príncipes del sacrificio que renacen con sus cepos.

jueves, 28 de diciembre de 2006

PABLO CASARES













Mencionado por:
Alfonso Rabanal
Enrique Cabezón
Joaquín Juan Penalva
Pepe Ramos
Sonia San Román
Alfonso Salazar
Ferran Fernández
Antonio Casado da Rocha
Emilio Varela Froján

Menciona a:
Karmelo C. Iribarren
Javier Salgado
Pepe Ramos
Alberto Tesán
Alfonso Salazar
Javier Benítez


Bio-bibliografía

PABLO CASARES (San Sebastián, 1972) Licenciado en Filosofía por la Universidad de Salamanca. Actualmente trabaja como museólogo para la Fundación Ocenanográfica de Gipuzkoa. Colaboró en la revista literaria bART y es también autor de las plaquettes “Callejón sin salida” (San Sebastián, 2003), “Madrugada” (Vitolas de Anais, Granada, 2004), “Tiempo Muerto” (Ediciones 4 de Agosto, 2005) y ha sido galardonados con el Premio Zaidín-Javier Egea (Ayuntamiento de Granada) con el poemario “Fingiré que estoy de paso” y que será publicado en breve por la colección Granada literaria. Las plaquettes antes citadas, así como algún poema inédito, aparecerán en una versión revisada en la editorial Eclipsados.
Sus poemas han aparecido también en la antología “Poemas para cruzar el desierto” (Línea de Fuego, 2004) y en diversas revistas como Revista de Occidente, La Sombradelmembrillo, y ExLibris.



Poética

Lo que me empuja al precipicio de la escritura es el aspirar a escribir, ojala lo logre algún día de estos, un buen poema. Un poema con el que logre de manera penetrante y concluyente la intensidad de algún momento vivido o que nos quede por vivir.



Poemas


EN EL TÁNGER CAFÉ

Como dos
horizontes
enfrentados
nos miramos
extraños.

Pago el café
y salgo tan rápido
que olvido
dejar al camarero
mil lágrimas
de propina.








ORQUÍDEA

Amar
es abrazar
una flor

hasta asfixiarla.







AMANECE EN RENO

En bata de franela
descalza
y con un emparedado
de mantequilla de cacahuete
entre los dedos
Jane
de Reno
mira pasar los coches
que van camino del trabajo
entre la espesa nieve

_____________cuando
una niña
cruza la calle sin mirar.

VICENT CAMPS
















Mencionado por:
Matilde Selva

Sonia San Román

Julián Sánchez


Pedro del Pozo

Joan Gonper

Menciona a:
Antonio Orihuela
David González
Ramon Ramon
Sonia San Román
Marc Granell
Antonio Martínez Ferrer
Antonio De Padua Díaz
Marisol González Felip
Vicent Andrés Estellés








Bio-bibliografía

Nací en 1958 en Xirivella-Valencia. Hasta los treinta años fui un obrero del metal que había estudiado declamación, soy hijo de un obrero textil que estudió canto y en su juventud fue rapsoda y nos transmitió su pasión por la poesía recitada; con estos antecedentes de obrero-artista me dedico profesionalmente a recitar. He escrito tres poemarios: “Taller” Editorial Celya (Salamanca) 2003 ; “Pena Capital” y el infantil-juvenil “El Clot de la LLuna”. Cuando empezé a escribir tomé como referencia el estilo de los autores que admiro y recito: Antonio Orihuela, David González y Vicent Andrés Estellés.








Poética

Escribo al dictado de las injusticias sociales, posiblemente si éstas desaparecieran dejaría de escribir. Ojalá.











Poemas








Del llibre inèdit de poesia juvenil EL CLOT DE LA LLUNA

VALENT ET VULL

valent
et vull

però
no agressiu

despert
et vull

més no
competitiu

per tot
motivat

i de no res
captiu

compromés
amb tot

i per tot
viu







(TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL AUTOR)

VALIENTE TE QUIERO

valiente
te quiero

pero
no agresivo

despierto
te quiero

mas no
competitivo

por todo
motivado
y de nada
cautivo

comprometido
con todo

y por todo
vivo.







Del llibre TALLER
Editorial Celya Salamanca (2003)


LA CAMPANA

A l’entrada del taller
hi havia un lloc destinat
a emmagatzemar
les botelles d’oxigen buides

allí
a les set del matí de cada dia
l’encarregat en colpejava una amb la seua pròpia tapa
fernt-la sonar llastimosament

era el monòton senyal
que es tornaria a repetir
a les quatre de la vesprada
indicant amb resignació
la tornada al tall

ja imprimia un altre ritme al toc
de les dos del migdia
i al de les huit de la nit

però era el divendres a última hora
quan cadascun dels operaris
feia sonar a rebatiment
la botella d’oxigen més pròxima

com els presos amotinats
els barrots de la seua cel.la

i l’encarregat
pareixia un director d’orquestra
portant el ritme

però hi havia un detall

els divendres
sempre colpejava
les botellas plenes

tal vegada ho feia
per a buscar oxígen
per respirar
entre tanta monotonia

què sé jo?

mai tinguí
oïda musical.







(TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL AUTOR )

LA CAMPANA

A la entrada del taller
había un lugar destinado
a almacenar
las botellas de oxígeno vacías

allí
a las siete de la mañana de cada día
el encargado golpeaba una con su propia tapa
haciéndola sonar lastimosamente

era la monótonoa señal
que se volvería a repetir
a las cuatro de la tarde
indicando con resignación
la vuelta al tajo

ya imprimía otro ritmo al toque
de las dos del mediodía
y al de las ocho de la noche

pero era los viernes a última hora
cuando cada uno de los operarios
hacía sonar a rebato
la botella de oxígeno más próxima

como los presos amotinados
los barrotes de su celda

y el encargado
parecía un director de orquesta
llevando el ritmo

pero había un detalle

los viernes
siempre golpeaba
las botellas llenas

tal vez lo hacía
para buscar oxígeno
con que respirar
entre tanta monotonía

¿qué sé yo?

nunca tuve
oído musical.















DEL POEMARI “PENA CAPITAL”
QUE PUBLICARÀ LA EDITORIAL CANARIA “BAILE DEL SOL” EN 2007


CONTRADICCIONS


He vist el guitarrista afinar
les cordes de la seua guitarra
i el soldador afinar la flama del seu bufador
i amb els dos m'he assegut a taula

he vist xiquets que han sigut pena
i xiquets que han sigut rialla
i xiquets que mai seran hòmens
i amb tots he jugat a ser xiquet.

he vist poetes
escoltar escriptors
i he vist intel·lectuals
escoltar savis

però no he vist
a qui instal·la
l'aire condicionat
assistir a una conferència
de l'intel·lectual

ni a l'obrer
comentar
l'últim llibre
de l'escriptor

ni a la planxadora
assaborir
els versos
del poeta

quin món és este
en què uns instal.len
equips de fred
que mai no han de gaudir

unes altres planxen teles
de les quals mai
gaudiran de la seua caiguda
i textura

i uns altres fan cases
que ni vivint tres vides
podrien comprar?




(TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL AUTOR)

CONTRADICCIONES

He visto al guitarrista afilar
las cuerdas de su guitarra
y al soldador afilar la llama de su soplete
y con los dos me he sentado a la mesa

he visto niños que han sido pena
y niños que han sido risa
y niños que nunca serán hombres
y con todos he jugado a ser niño

he visto poetas
escuchar a escritores
y he visto intelectuales
escuchar a sabios

mas no he visto
a quien instala
el aire acondicionado
asistir a una conferencia
del intelectual

ni al albañil
comentar
el último libro
del escritor

ni a la planchadora
degustar
los versos
del poeta

¿Qué mundo es éste
en el que unos montan
equipos de frío
que nunca han de disfrutar

otras planchan telas
de las que no
gozarán su caída
y textura

y otros hacen casas
que ni viviendo tres vidas
podrían comprar?

miércoles, 27 de diciembre de 2006

JESÚS AGUADO
















Mencionado por:
Vicente Luis Mora
Uberto Stabile
Camilo de Ory
Juan Antonio Bernier
Eduardo García
Elsa López
David Leo García
José Daniel Espejo
Pablo Fidalgo
Gonzalo Escarpa
Natalia Menéndez
Francisco Gálvez
Juan Manuel Romero
Víctor Sierra
Ismael Cabezas
Marta Merino
Verónica Aranda
Ángel Cerviño
Elías Moro
Álvaro Tato
M. Cinta Montagut
Jesús Cárdenas Sánchez
José Antonio Rodríguez Alva

Menciona a:
Juan Antonio Bernier
Sergio FrancoRaúl Quinto
José Luis Rey





Bio-bibliografía

Jesús Aguado nació casi en Sevilla en 1961 y es autor, entre otros, de los siguientes libros: Los amores imposibles (Hiperión, 1990), Libro de homenajes (Hiperión, 1993), El fugitivo (Pre-Textos, 1998), Los poemas de Vikram Babu (Hiperión, 2000), Lo que dices de mí (Pre-Textos, 2002), Heridas (Renacimiento, 2004), La astucia del vacío. Cuadernos de Benarés: 1987-2004 (Ediciones Narila, 2005). Entre sus ediciones destacan: Antología de poesía devocional de la India (Índica-Etnos, Varanasi, India, 1998), Antología de poemas de las tribus de la India (maRemoto, 2003) y El vecino inquietante. Segunda antología de poesía devocional de la India (4 estaciones, 2004), No pasa nada. Los poetas beats y Oriente (El Bardo, 2007).



Poética
Para llegar a ser buen poeta antes hay que haber aprendido a fugarse de muchas prisiones: la del Sentido, la de la Historia, la del Cuerpo, la de la Sociedad, la del Yo, la de la Ideología... Llámese uno conde de Montecristo o Fanto Fantini (por no citar sino dos de los innumerables ejemplos que nos ofrece la literatura), encontrar modos de escapar, fallos en el sistema represivo de la Realidad, es la tarea por antonomasia del poeta. Para ello debe desarrollar técnicas aparentemente inútiles (o que lo serían para los ciudadanos y las circunstancias normales de la vida) como hacer ganzúas, escalas, túneles, estudiar los sonidos, el ritmo de las olas o los turnos de los guardianes, mantenerse sicológica y físicamente en forma en condiciones precarias, etc. Mucho esfuerzo y sufrimientos inenarrables para ganar la libertad, que es un espacio antes que un derecho que cada cual tiene que hacerse por su cuenta. El buen poeta conoce el material del que están hecho los muros y las rejas, y los reta inventándose un modo nuevo de relacionarse con ellos. La Poesía hace tiempo que fue sobornada por los carceleros, es decir, que contribuye a extender las alambradas de espino y a barrer con haces de luz el perímetro del recinto. Por eso el buen poeta también desconfía de la Poesía y se niega a tener una poética, lo que sería tanto como ponerse a sí mismo los grilletes o a confesar un delito que no ha cometido. El buen poeta es un hábil fugitivo: una vez que se evade ya nada le puede atrapar. Pero una vez que se evade, ¿cómo seguir siendo poeta? Para ser un buen poeta hay que estar en tensión constante, revisando sin descanso los planes de fuga. Y una vez lograda la fuga, ¿cómo se puede recuperar esa concentración, ese supremo estado de atención (que calificaremos de poética para entendernos) sin la cual uno no es el que es ni penetra el ser de nada? Por eso el buen poeta se deja atrapar de nuevo una vez que consuma la fuga. Tanto si le devuelven a la vieja prisión como si construyen una distinta exclusivamente para él, el buen poeta comenzará desde cero a estudiar lo que le rodea: cualquier fisura, desajuste, falta de coordinación, error (en los sentimientos, en el lenguaje, en la interpretación de los hechos...) serán datos útiles que no se le pasarán por alto y que analizará meticulosamente.
Cada libro de poemas es un plan de fuga puesto en práctica para escapar de una cárcel diferente. El poeta que escribe siempre el mismo libro (aun si éste es genial en todos los sentidos) se limita a soñarse como poeta: no se atreve a poner en práctica su plan de fuga, no se atreve a asumirse en plenitud de riesgo y de aventura como poeta. Además, una vez publicado su plan la Realidad, tomando buena nota del mismo, lo desactivará mejorando sus sistemas de vigilancia y multiplicando sus alarmas. Cuando uno escribe el mismo libro reiteradamente se está convirtiendo en su propio carcelero. Es igual que sea por miedo al afuera, o por desconfianza hacia las cosas o por lograr el favor de los guardias: no cabe duda de que su situación dentro mejorará (será nombrado bibliotecario o cocinero o tendrá horas extra de paseo por el patio), pero sus libros, inútiles ya para la tarea para la que fueron concebidos, se parecerán más a un manual de normas penitenciarias o al plano de una fortaleza que a un verdadero libro de poemas.
Para fugarse hay que ser sabio y paciente. Y volver en beneficio propio lo que se repite (la rutina burocrática del mundo) no repitiéndose uno sino en lo accesorio, en lo desechable, en aquello de lo que uno se desprende para aligerar el peso durante la fuga. Y, sobre todo, hacerse tan liviano que no haya huellas que rastrear. Cuando los perros aúllen enloquecidos y desconcertados en medio del bosque, qué placer esperarles de vuelta ya en cualquier celda.





Poemas


Cabo de Trafalgar. Leyendo los Cuatro cuartetos de Eliot

I

Mientras alguien distinto
de mí me mira con indiferencia
desde mis ojos —tal vez el viento que barría
las dunas o los haces del faro—, alguien cuya
presencia me hace libre y que no reconozco
porque aún no es el tiempo de nombrar lo invisible
ni de amarlo,
__________las barcas, las gaviotas, las rocas
(que rompen en las olas y avanzan imparables
hacia el centro de sí), todo vuelve sin prisas para darle
otra forma al olvido, no para rescatar
el cuerpo que era entonces —y que llamaba, ingenuamente, luz—,
sino para salvar el cuerpo que ahora soy
—éste que llamo cuerpo sin más, tan vez también ingenuamente—
de ese alguien que me mira con triste indiferencia
desde mis ojos.

II

He olvidado el olor que exhalaba tu piel cuando salías
del agua o de mis besos. Sin embargo,
recuerdo cada estrella que contemplamos juntos
y el recorrido de la luna —desde que aparecía detrás de los acantilados
hasta que, roja, el mar nos la ocultaba —que en noches como aquéllas
nos convertía en ejes, en el punto central del universo
visible. Pues los astros y las cosas
nos besaban, y tú —¿o ya no eras tú?— vivías más
en esos besos que en los tuyos.

III

¿Qué es lo que queda de uno
cuando sale a buscarse en las estrellas?
¿Era yo el que vagaba por la noche en busca de un sentido
que explicara lo más pequeño y lo más grande,
o era yo aquél que estaba en la playa besándote,
sin preguntarme nada excepto cuándo y por qué dejaría
de olerte y respirarte? ¿O era yo lo que tú
escribías que era —con conchas y maderas y el talón de tu pie—
sobre la arena húmeda? Amor
y soledad, ¿no son lo mismo?
Mis noches siguen persiguiendo un cuerpo
de estrella, luminoso y lejano si se le mira en la distancia,
mas calcinante si se vive en su centro: soledad
y amor, lo que me invita a mirar desde arriba lo que soy
y aquello que me fuerza a ser mientras me arranca
los ojos con violencia. Y, sin embargo, sé
que lo que soy no estaba
en mis manos repletas ni en mis manos vacías,
sino en esa nostalgia que tampoco es nostalgia
que tenían las unas de las otras.

IV

El tiempo me miraba desde el caparazón de los cangrejos
y los lirios con algo de tristeza.
También desde su cuerpo bronceado y sus piernas pulidas por el agua,
o desde la palabra amor, o desde -¿no es lo mismo?-
los castillos de arena que el viento construía.
A veces, creo, estuvo a punto de dejarme
abandonado en la locura -que es un lugar vacío
de tiempo-, pero siempre venía a rescatarme el movimiento
súbito del cangrejo o la quietud que hallaba en el mecerse
continuo de los lirios. Supe entonces
que no se distinguía en nada la acción de acariciarla
de la acción de pisar
un erizo: el tiempo
convierte las caricias en espinas
e ilumina la vida por medio del dolor.

(De “Libro dehomenajes”)

SANTIAGO GÓMEZ VALVERDE


















Mencionado por:
Inmaculada Luna
Rubén Romero Sánchez
Matías Muñoz
María J. de la Vega
Matías Escalera

Menciona a:
Iván Carabaño
Elena Gómez Noguera
María de la Vega
Matías Escalera


Bio-bibliografía
Santiago Gómez Valverde (Leganés, 1957) es Diplomado Universitario en Enfermería.
Obra publicada en verso: Canciones de tarde (accésit del premio “Ciudad de Leganés”, 1988). La densidad del tiempo (accésit del premio “Ciudad de Leganés”, 1990). Amarte (1993). Sombras Paralelas (1997). Inevitable mente(2003). Sed de vida(2006). Sombra a Sombra(2008). Ruidos y nueces (2008, relatos poéticos).
Ha sido incluido en la antología “El poeta en su ciudad” (1991), dirigida por Julia Barella. Parte de su trabajo poético fue recogido por la antología Aula de Poesía. Orillas de Ávila 2004. Hogar de Ávila 2004. Coordinada por José Luis Morante. La Fundación Juan Ramón Jiménez incluyó unos cuantos poemas de la cosecha de 2005 en la antología ‘Voces del extremo VII. Poesía y ética 2005’. También, el ‘Café Libertad8’, espacio habitual de Madrid destinado a servir de altavoz a los poetas, muchísimos de ellos consagrados, tuvo a bien, con el fin de conmemorar sus primeros treinta años de existencia, de incluirle en la antología que publicó al lado de prestigiosos poetas. De igual forma, un relato suyo ha sido inscrito, junto al de reconocidos nombres de la narrativa actual, para ilustrar literariamente un C.D. notabilísimo de Paco Ortega.
Revistas de literatura, como “Malvís”, ‘El invisible anillo’, “Fumarola”, “Poesía por Ejemplo”, “Cuadernos del Matemático”, “Prima Littera”, ‘’Nayagua’’, ‘’Qui’’, ‘Espéculo’ (UCM), ‘Las afinidades electivas’ etc, han editado sus poemas o críticas sobre ellos. Es el director y compositor de la música de los poemas del espectáculo ‘La palabra y el tiempo’.




Poética

¿Qué es un poema?
Un poema es la palabra vestida de belleza.
El pensamiento roto en mil pedazos, como un cristal que llora la misma lágrima muchas veces. El brazo amputado del recuerdo, que saluda, con sílabas heridas de silencio, al horizonte con caligrafía de distancia.
Un poema es un pez nadando en las aguas inteligentes de los ojos de Dios. Un poema es una casa donde el caminante deshoja la rosa de su corazón en pétalos de latidos.
Un poema es un cristal ciego de nacimiento.
Un poema es el pájaro de la tarde picoteando, en un papel en blanco, los versos que aún no se han escrito.
Un poema es un vuelo de buitres planeando
sobre los huesos sonoros del cadáver de la poesía.





Poemas



Y tú, Santiago Gómez, dime, ¿quién coño eres?

Un hombre como todos, un hombre solamente,

un nombre construido de recuerdos,

un nombre pequeñito, que vive en la garganta de la vida,

un nombre que me llama, como un timbre, a mi puerta,

y mis cinco sentidos se levantan y escrutan,

detrás de la mirilla, quién ha abierto sus labios

para fingir que existo. Hola, ¿cómo se encuentra?:

la segunda vocal está un poquito mala,

la ese no me habla, sólo lo imprescindible,

delante de la chusma aparentan quererme,

mas no hagan mucho caso, todo es pura mentira.

¿Esto, acaso, es mi nombre?, o es un niño que brinca

sobre sus pies de letras y se sube a mi espalda

y se asoma a mis ojos y amenaza con verme

y visitar el barco de mis hondos secretos.

Tal vez sea mi nombre una buena metáfora,

que oculta cuanto soy, sin saberlo yo mismo,

una sencilla forma sensual de reducirme,

para entrar en tu boca sonoramente entero,

una ecuación perfecta que Dios sueña en voz alta,

y es mi humana misión hallar su desarrollo.


(‘Inevitable mente’. Editorial Exlibris)









Por la ranura

de una palabra mínima

miro tu cuerpo.






A Nuria

DIATRIBA DESAFIANTE PARA JAMES DEAN

Dile a James Dean que no se pase un pelo,

me enfurece que finja el estar vivo

en el póster que tienes en tu cuarto.

Dile que me conozco y no quisiera

rematarlo, si vuelve a deslumbrarte

desde su instante eterno, disecado.

Dile que no se salga de su tumba,

ni te observe lascivo al desnudarte,

qué se vaya a ligar con los espíritus.

Dile que eres mi novia y tengo celos,

que si tiene cojones, dé la cara

y se ponga la carne, ¡qué le emplazo!

Dile que ya no puedo desangrarle

su calavera de los fotogramas.

Que los muertos, ¿qué saben de la vida?


(Editorial Libertarias Prodhufi)

ODÓN SERÓN ZABALA

























Menciona por:
Lucas Rodríguez Luis

Enrique Cabezón

Carmen Beltrán

Alberto Vidal

Antonio Alfaro

Menciona a:
Sonia San Román

Enrique Cabezón
Isabel Bono
Sergi Puertas
Lucas Rodríguez



Bio-bibliografía

Odón Serón Zabala (1981, Logroño) Ingeniero Técnico Industrial. Ha publicado los poemarios: Collage (2004), El matamoscas (2006) y en 2007 aparecerá El ruido de la cisterna. Ha colaborado en libros conjuntos como Una palabra en la recámara o Cosas de niños, y colaborado en revistas como Fábula, Entelequia o Pasaje. Es codirector del fanzine literario Lapapelera.



Poética

EL PORQUÉ DE MIS POEMAS

no intentan no pretenden no enseñan
no se sostienen no se mueven
no saben no contestan

tan sólo cuentan y cuentan…

mis poemas son gatillos
con tope de seguridad







Poemas



Los tres poemas pertenecen al poemario inédito El ruido de la cisterna.


DINERO BLANCO
(servicio de caballeros)

jugando a los camellos desde los catorce años
a la venta ambulante al comercio ilegal…

hoy lucía me ha echado la bronca:
dice que los billetes que nos dan de comer
tienen restos de farlopa




EL SECRETO DEL CUCHILLO DE CORTAR PAN
(servicio de señoras)

pensé que todo fue un sueño:
primero tú voz rota por el white label entrando por la puerta
y luego tu voz sucia y borracha invitándome a degustar
un menú del día alojado —curiosamente— entre tus piernas

cortésmente acepté porque tenía los dientes sin lavar
y el cuchillo de cortar el pan en la mano derecha

el corte fue limpio eficaz y a juzgar por tu gesto algo doloroso
todavía me pregunto cómo fue a parar el órgano
[a la sartén con aceite caliente
pero sí que recuerdo cómo chisporroteaba
[y se doraba la piel por un lado

ahora estoy en un psicólogo
y me ha dicho que no fue un sueño
que te han restaurado la hombría con piel del brazo izquierdo

y también que me vaya acostumbrando
a cortar el pan con las manos



EL HIJO DE LA CORTAPICHAS
(servicio para niños)

joaquín y josé los jota
se reían siempre de mí y eran dos cursos más mayores
cuando se enteraron de lo del corte
que mi madre hizo a mi padre
se pasaban el día llamándome
el hijo de la cortapichas

para colmo en el parque melitón siempre había cortapichas
que eran insectos más o menos feos con una tijera en la cola
y que cuando los pisabas crujían de forma escandalosa

«Luisito,
¡tu padre no tiene picha por que se la cortó la cortapichas!
ja ja ja»

tuve una temporada muy larga
que cuando iba a mear al baño y estaba mi madre en casa
me cerraba con el pestillo de seguridad

y cada vez que subía la taza del inodoro
me preguntaba por donde diablos
le saldría el pis a mi padre

martes, 26 de diciembre de 2006

ÁNGELA SERNA















Mencionada por:
Mª José Pastor
Begoña Abad
Elvira Lozano
Juan López de Ael
Nuria Ruiz de Viñaspre
María Antonia Ricas
Pedro Javier Martín Pedrós
Ángela Mallén
M. Cinta Montagut
José Luis Álvarez Vélez

Menciona a:
Olga Novo
Elvira Lozano
José Ignacio Besga
María Domínguez
Juan López de Ael
María José Pastor





Bio-bibliografía

Nace en Salamanca. Vive en Vitoria-Gasteiz. Profesora de la UPV/EHU. Directora y editora de la revista TEXTURAS.- Nuevas dimensiones del texto y de la imagen (http://geocities.com/revista_texturas). Traductora, poeta y rapsoda. Poemarios publicados: Vocaníbales/Voyelles cannibales (in Antilogía poética), Poétrica visualizable, Alfahar, Del otro lado del espejo, Fases de Tumiluna, Luego será mañana (en otra habitación), Vecindades del aire. Sus poemas aparecen en numerosas antologías. En 2005 fue invitada al prestigioso festival de poesía “Voix de la Méditerranée” (Francia), en 2006 a “Rencontres poétiques” (Francia). Organizadora del VIII Encuentro internacional de mujeres poetas en 2005 (Vitoria). Como rapsoda ha participado en dos CD de poesía gallega: "Bicos para Rosalía” y “Pensando nelas”. Ha traducido poemas de autores franceses: Jean-Michal Maulpoix, Marie-Claire Bancquart, Amina Saïd, etc. y la obra de Michel Butor Description de san Marco.





Poética

Sobre (mi) poesía ! ?

Hablar sobre poesía es como lanzar un dado al aire que jamais n´abolira le hasard; es la INCÓGNITA, el α y el Ώ de la existencia:
¿qué lleva al ser humano a expresarse poéticamente? Se admiten apuestas... hagan juego...rien ne va plus...La ruleta gira: impar y rojo... y al igual que se peina el viento o se esculpe el vacío, las palabras y las imágenes necesitan, con frecuencia, ser algo más que palabras e imágenes.. Nueva jugada... y amante de las distancias cortas, la poesía necesita espacio para expresarse, para contemplarse y para saltar al otro lado del espejo. Hagan juego... y la poesía es espontánea y visceral reclamando la atención del lector desde el palimpsesto y el movimiento, a pesar de mostrarse, o porque se muestra, como una fotografía disparada por sorpresa. De nuevo impar y rojo... y la poesía se detiene en todo aquello que tiene que ver con los sentidos, los cinco. Gana la casa... y... ¿es esto poesía, algo + que poesía, algo -?
Hablar sobre poesía es como lanzar un dado al aire que jamais n´abolira le hasard; es la INCÓGNITA, el α y el Ώ de la existencia: ¿qué lleva al ser humano a expresarse poéticamente?
Se admiten apuestas...




Poemas

De Luego será mañana
(en otra habitación)
Ed. Basora 2006
Colección poesía /Arteragin





Yo pensaba
que la luz
del día
o de una lámpara
iluminaba cada
idea
presagio
de un futuro

mas su resplandor
anuncia sólo
preteridas memorias
apenas transitadas
en los últimos
días de un otoño
instalado en estos muros...






En las horas
previas
al alba

-sístole-

alguien persigue
la quimera de
una voz ajena
presentida
en el vertiginoso
discurrir
de una mano sobre la mesa

-diástole- :

éramos tú y yo
luego sólo yo
y el tiempo que confunde todo…







Quiero ser
sólo jardín y escarcha

fundirme con el verde
de antiguas primaveras

olvidarme en la esfera de un reloj
sin agujas sin péndulo ni tiempo

ser sólo jardín, pájaro cantor
en la última rama
del viejo ciprés del rincón
-al norte-
donde las hormigas son
promesa del eterno retorno
al que aspiro

cuando ya la nada sea por fin Nada
y el aire transparente
no me impida ver el polvo desde
el polvo, antes de que la incertidumbre
de la espera
transforme las últimas palabras
en vómito, en áspera mueca
de una interminable
náusea...

MARÍA ÁNGELES CHAVARRÍA

























Mencionada por:
Mª José Pastor

Enrique Tomás

Amparo Peris

Menciona a:
José Antonio Mateo
Alberto Gimeno
Ricardo Llopesa
Enrique Tomás
Amparo Peris




Bio-bibliografía

María Ángeles Chavarría nació en Jérica (Castellón). Licenciada en Filología Hispánica, tiene publicados La mirada de alguien sin importancia (1999), Cuentos sin máscaras (1999), Homenajes imprecisos (1999), Sintiendo el silencio (2000), Lo que sólo cuenta el alma (2001), Diario de una mujer inquieta ( 2002), La tercera copia (2004) El anónimo (2005), Pincelada con matices (2005) La tutora (2006), Juguemos al carnaval (2007), Controla tu tiempo, controla tu vida (2007), Padres adoptivos, cómo afrontar el proceso y la educación de nuestros hijos, (2007), Navegando por la madrugada, 2008 (autoría compartida con Ricardo Llopesa) y Mi padre es un mago, la empresa familiar vista por un niño (2008).
Colabora en varias revistas y ha obtenido diversos premios literarios, entre otros: 1er. Premio Narrativa Benetússer, 2000; 2º Premio Relatos Colegio de Lic. y Doct. Valencia, 2001; Premio Internac. “Instituto de Estudios Modernistas” Novela 2001; 2º Premio Certamen Poesía “Aenigma 2004” (Telde, Las Palmas); Finalista Premio Crítica Literaria Valenciana 2002 (poesía) y 2005 (narrativa).



Poética

No podría determinar exactamente desde cuándo escribo poemas. El más antiguo que conservo lo compuse con ocho años, pero yo creo que todo empezó mucho antes...

Inventaba historias y creaba así un mundo a mi antojo. Mucho antes de saber mezclar las letras para construir palabras.

Tal vez será por eso que escribo incluso cuando no escribo. Y luego necesito que el papel me hable porque ésa es la mejor manera que conozco para responder a muchas de mis preguntas, a través de los versos y de la mirada de otros personajes.

Me busco y trato de encontrarme cada día en la sugerente página en blanco. Ella es mi mejor confidente y una prodigiosa ventana para descubrir nuevas emociones y aportar una pizca de magia a la insulsa y cruel cotidianidad.




Poemas



DE ENTRE LAS CENIZAS

Vacío en niebla púrpura,
desaliñando párpados.

Cuando la tristeza abrasa
despuntan los laberintos.

Sauce llorón.
Tus ramas derraman penas
con elegante melancolía.

Río de estrellas.
Caudal de anhelos.

Desde los mismos sueños ya quemados
insiste en perseguir lunas de incógnito.

La esperanza se apaga
y las fuerzas flaquean,
pero existe una voz que, desde el llanto,
tiene un misterio intacto e invisible
que convierte los miedos en coraje,
diluye la tristeza en una mueca
y apaga el corazón para encenderlo.

No hay excusas sombrías
para paralizar en seco nuestros sueños,
ni lágrimas de nieve suficientes
para arrancar un alma.

Sólo existe la imagen que proyectas
en pupilas brillantes que te arropan.

No hay verano ni invierno
que puedan descorchar tu propia vida
sin tu consentimiento.


(María Ángeles Chavarría, de Sintiendo el silencio, Instituto de Estudios Modernistas, Valencia-2000)




INTENTARLO

Intentarlo siempre.

Aunque las flores se marchiten y la tierra se abra
llevándose consigo qué sé yo cuántas penas.
Aunque el sueño negro te deje un día
rabiando de nostalgia por saber que no está
alguien que nunca querías que se fuera.
Aunque enciendas la televisión
y te llueva una tiniebla de dolor
partiendo el alma en tantos pedazos
que nunca podrás reconstruirla.
Aunque la soledad viaje contigo
a todas partes, a todas horas,
a todos los rincones del pensamiento.
Aunque te quemes cada vez que saltees
las consecuencias de la injusticia
y sufras en tu carne las mentiras
de los que quieren verte en el arroyo.
Aunque el vacío sea más inmenso
que el aire que respiras
y no te quede aliento para encontrar
un trocito de espíritu que dé sentido
a estas palabras.

Aun así,
aunque parezca que se te hunde la inocencia
y se te escapa la esperanza,
aun así,
aunque parezca inservible el complejo
acertijo de la vida,
aun así,
siempre, incansablemente,
aunque las fuerzas nos lleguen mutiladas,

siempre intentarlo.


(María Ángeles Chavarría, de Lo que sólo cuenta el alma, Instituto de Estudios Modernistas, Valencia-2001)







EN EL FONDO, LA MISMA


Sigo siendo a mis años una pequeña niña
con treinta y pico huellas
en el alma,
con mis limitaciones y pedazos
esparcidos al aire
entre mis esperanzas.

Sigo buscando amor
entre tus dedos,
necesitando abrazos
que me estrujen la fibra de mis huesos,
avanzando despacio
entre las multitudes,
o avanzando muy rápido,
cobijando mis sueños en secreto
y escondiendo mi miedo
con timidez de luna
y pesares de esponja.

Sigo dando mi voz
con orgullosas voces disonantes,
labrando mi camino yuxtapuesto
todas las estaciones,
desterrando parásitos
del parir cotidiano, sin trampa ni cartón,
sin condiciones,
con fuerza y con belleza demasiado invisible
para muchos con fama
de comunicadores.

Sigo buscando el cielo
en la pesada noche
que me absorbe las lágrimas
y me estruja la almohada
en la conciencia.

Sigo queriendo ser una libélula
desde el sofá azulado
de mi casa.


(María Ángeles Chavarría, de Si nieva en mayo, Aenigma, Gran Canaria-2005)

lunes, 25 de diciembre de 2006

DANIEL BELLÓN




















Mencionado por:
David Eloy Rodríguez

David Monthiel

Juan Antonio Bermúdez

Manuel Ortega

Ferran Fernández

Menciona a:
Ernesto Suárez

Carlos Bruno Castañeda

David Monthiel

David Pielfort

Jose María Gómez Valero




Bio-Bibliografía

Nacido en Cádiz en 1963. Vive en Canarias desde 1978. Obra publicada (en papel): Bajo la Luz de una pantalla (Col. Poesía Mínima1982), Canción de almadía (Cuadernos Insulares de Poesía1982) Salir corriendo (La calle de la costa1986) Tatuajes, Selección de poemas 1989-2001 (Baile del Sol, 2002) Haikus para Tetsuo (La última canana de pancho villa, 2005), Lengua de Signos (Idea, 2006), Tatuajes en otra tinta azul (Crecida, 2006). Desde 2003 se le encuentra en http://www.islasenlared.net/.





Poética

Creo que escribo poesía intimista. Lo que pasa es que tengo una intimidad muy frecuentada y siempre mirando al exterior. Politizando lo íntimo e intimizando lo político. Los tres poemas siguientes pueden completar el cuadro, o acabarlo de revolver.






Poemas





DESLENGUADOS *

Intentar no seguir hablando el lenguaje
del poder aun a costa de que se nos desgarre
la boca en el empeño
Jorge Riechmann


La leyenda la recogió la tradición
La tradición la oyó el conquistador
Y de ahí bajó al papel
En la lengua de los francos

Gadifer de Lasalle
Pretendiente al trono o dominio de las recién vistas
Islas Canarias
Cuenta de su estancia en la isla Gomera:

Y el país está habitado por mucho pueblo
Que habla el lenguaje más extraño de todos
Los países de estas partes
hablan con los bezos
Como si no tuviesen lengua
Y aquí cuentan
Que un gran príncipe
Por algún crimen
Los hizo poner allí y les mandó
Cortar la lengua;
Y según la manera de hablar parece creíble.

Más tarde otra fuente recoge

Sobre el origen
De esta población
Algunos piensan
Que los romanos que moraban
En África
La habían desterrado allí tanto
a los hombres
Como a las mujeres
Después de cortarles la lengua
Por haber insultado a los dioses
De Roma

De ahí la lengua silbada
Que aún usan los gomeros

Lengua de lenguas cortadas
Por ofender un poder
que sólo admite su lenguaje propietario

Lengua de deslenguados
Construyeron un idioma de aire
Surgido de las manos y los besos
Que sube las crestas de los barrancos
Y extiende sus ecos sobre el mar
Resistiendo conquistas
Diásporas
persecuciones

Construir una lengua líquida
Que unifique y libere
Y se haga ascua sobre el territorio
Casa común de la gente del común
Un idioma de pájaros
Es sueño de poetas
Y trabajo de poetas
Que quieran trabajar

Desde la extrañeza y el dolor del deslenguado

Nota:
* Una de las leyendas o historias canarias más llena de sentidos es la de los des-
lenguados, vinculada al aún vivo silbo gomero. Las citas en cursiva pertenecen a
Le Canarien. Crónica normanda de la conquista de Canarias (126-128) y a
Descripción de las Islas Afortunadas de Thomas Nichols (Ed. de Alejandro
Cioranescu para el Instituto de Estudios Canarios). La cita de Riechmann provo-
có, literalmente, el poema.

(de Tatuajes en otra tinta azul)





alfabetos

“El alfabeto de los ácidos nucleicos
determina el alfabeto de las proteínas
siendo la clave genética
el diccionario que nos da la traducción
de un alfabeto a otro”
Margarita Salas


Somos resultado de juegos
De palabras
En lenguas cuyos signos
Apenas empezamos
A entender

Mas con qué convicción balbuceamos

(de Lengua de signos)







GENERACIÓN SPECTRUM

todo es posible

sobre el teclado negro
los dedos bailan

(de Haikus para Tetsuo)

domingo, 24 de diciembre de 2006

VICENTE LUIS MORA



















Mencionado por:
Ernesto García López
Eduardo García
Pablo López Carballo
Nacho Montoto
Áreo Lórima
Rosario Villajos
Francisco Ruiz Noguera
Javier Moreno
Ángela Jiménez
Javier Vázquez Losada
Jesús Aparicio
Francisco Gálvez
Sergio C. Fanjul
José María Cumbreño
J. Ricart
José Manuel Gallardo Parga
Raúl Alonso
M. Cinta Montagut
José María Piñeiro
Rubén Darío Fernández

Menciona a:
Pablo García Casado
Diego Doncel
José Daniel García
Jorge Riechmann
Jesús Aguado
Concha García
Eduardo García
Jordi Doce
Mariano Peyrou
Álvaro García
Antonio Méndez Rubio
José Ángel Cilleruelo
Edgardo Dobry
Eduardo Moga
Ada Salas
Antonio Lucas
Melchor López
Francisco León
Javier Moreno
Sandra Santana
Agustín Fernández Mallo
Amalia Iglesias Serna




Bio-bibliografía

Vicente Luis Mora (Córdoba, 1970) es autor del libro de relatos Subterráneos (DVD, 2006), la novela Circular (Plurabelle, 2003), los ensayos Singularidades. Ética y poética de la literatura española actual (Bartleby, 2006) y Pangea. Internet, blogs y comunicación en un mundo nuevo (Fundación Lara, 2006), y los poemarios Texto refundido de la ley del sueño (1999), Mester de cibervía (Pre-Textos, 2000), Nova (Pre-Textos, 2003), Autobiografía. Novela de terror (Universidad de Sevilla, 2003) y Construcción (Pre-Textos, 2005). Ejerce la crítica en marcha en su blog Diario de Lecturas (www.vicenteluismora.com), y es crítico de diversas revistas.



Poética
La clave es el kevlar. Otras manifestaciones: la madera de boj, el bambú, la encía que según el sabio zen se mantiene más duradera que los dientes. Lo blando como símbolo de la permanencia. El simple tejido del kevlar consigue una resistencia ante las balas que no tendría una pesada plancha de acero. Puede portarse. Se adapta al cuerpo. Lo protege y calienta. Señala al individuo amenazado. La constitución del junco oriental, la madera del boj, el chaleco antibalas, la caña de bambú que resiste a los huracanes: formas de lenguaje. Nos enseñan que la mejor dinámica constructiva es la que busca los puntos de torsión. Indican que quebrar no es destruir. Los dobleces que sufre el boj para insertarse junto a las otras palabras, quiero decir ramas; la hilatura sin resquicios del kevlar, son poéticas constructivas. Apreciar lo duradero en lo quebrado, pero aún vivo, reconocible como tal. En ésas escribo. Así me va.



Poemas


1

mis ojos me hacen falta para verte
los ojos de más lejos para estar
en todos los lugares y los ojos
cercanos para verte por los poros
y manos muchas manos para hendirlas
en cada curvatura de tu carne
y oídos para olerte y más olfato
para escuchar tu olor y tus latidos
que dan mis horas como las campanas
en esta plenitud me sobra todo
pero quizá no quiera tener nada
a lo mejor es más tener lo menos
lo mínimo esencial para notarte
ser mudo para hablarte con los ojos
ser sordo para oírte con los labios
ser ciego para verte con las manos

porque el amor diluye cordilleras
porque atropella ciervos con los ojos
porque traspasa puertas como el aire
porque corrompe la decrepitud
porque ensimisma peces
porque construye lágrimas en curva
porque hace lapislázuli el silencio
y dota de alma a las macromoléculas
como el vencejo muere al tocar tierra
y como la galaxia tiende al rojo
porque el amor no busca sino encuentra
porque amartela garras
porque abanica el cielo con montañas
porque el amor acorta carreteras
porque balbuce ráfagas de nubes
porque es visible dentro de lo negro
porque abre mariposas congeladas
porque es bajel de máquina sintiente
porque separa el hueso de la carne
porque separa el hueso de la médula
porque aturulla manos murmurando
porque adormece pájaros en vuelo
porque distingue el agua de la espuma
porque detiene tigres en el salto
porque ha desintegrado las tinieblas
en el acero azul de la luz dulce
que vuelve soles cántaros de noches

De Construcción (Pre-Textos, 2005, fragmento)




2

PALABRAS PARA NOELIA


Como el orden del río que se entiende
tan sólo si se está dentro del agua
hay que sentirse inmerso en el planeta
calado de existencia hasta los huesos
hay que palpar las carnes y las piedras
y sumergirse lento en las miradas

hay que comer la tierra de la fruta
mirar tu sombra sobre cada olivo
paladear el gusto del maizal

hay que sentir que todo está en el todo
que somos infinitos que tu mano
existe para estar sobre la mía
la higuera para dar sombra a los dos
las nubes para dar sombra a la higuera

y comprender
que todo lo que muere se transforma
pero lo que se mata se destruye
que no hay campo con dueño que la lluvia
también riega tus ganas de estar sola
conmigo como riega los naranjos

que existe algo común que nos respira
y nos insufla vida y nos mantiene
unidos como parte de una sola
raíz tan comunal que como el orden
del trigo se ve sólo desde el aire

De Nova (Pre-Textos, 2003)





3

Tantas horas delante de las teclas
que dudo ya de cuándo estoy despierto
en sueños la navego naufragando
en datos estadísticas sistemas
anuncios fotos discos grabaciones
el mundo se recicla y se comprime
Dios es el chip que vela por la Vía
el opio del planeta panacea
para el dolor pensante de cabeza
teniéndote Internet nada es preciso
las drogas no hacen falta para qué
si ya no hay realidad de que escapar

De Mester de cibervía (Pre-Textos, 2000)