jueves, 13 de septiembre de 2007

PILAR FRAILE AMADOR






















Mencionada por:
Daniel Rabanaque
Esther Muntañola

Menciona a:
Blanca Andreu,
Graciela Baquero,
Luisa Castro,
Agustín Fernández Mallo,
Juan Carlos Mestre,
Antonio Méndez Rubio,
Mariano Peyrou,
Daniel Rabanaque,
Juan Carlos Reche,
Julieta Valero,
José Vidal Valicourt,
Ada Salas,
Esther Ramón,
Juan Soros,
Ernesto García López,
Benito del Pliego,
Óscar Curieses.





Bio-bibliografía

Pilar Fraile Amador (Salamanca, 1975). Es profesora de filosofía, actualmente se dedica a la labor editorial. Fue Premio de Poesía de la Universidad de Zaragoza en 2005. Accésit de Poesía en el Certamen de Jóvenes Creadores del Ayuntamiento de Madrid en el año 2004 y 2005. Ha publicado los libros de poemas La pecera subterránea (Amargord Ediciones, 2011),
El limite de la ceniza (Prensas Universitarias de Zaragoza, 2006); Y dos plaquettes: Antídoto (La República de la imaginación, Ed. Legados, Madrid 2009) y La disección de los insectos (Pánica 2, Ed. Delirio, Salamanca, 2006).
Poemas suyos han sido publicados en diversas revistas como Hache, Alhucema o las electrónicas: 7de7, Pata de gallo o La dama duende.
Actualmente coordina las actividades de difusión de la poesía de la asociación Indómita (www.redindomita.blogspot.com).


Poética

abro las manos
como llanto o como carne


y ésa es mi sublevación





Poemas


Debajo de la concha rosácea de molusco brillante, de puntas escabrosas, debajo de la suave y venenosa escama de lagarto, debajo de la beatífica gris y púrpura llena de ácaros , debajo de la viscosa y dulce transparente, del talco enmohecido, de la grasa animal, ahí
brota mi sangre.
Sucia y resplandeciente.

Padre obrero de las fábricas de la paciencia
padre en cuyos ojos crecen las flores del invierno

en mi retina duerme un millón de cadáveres. Vientres abiertos debajo de la tierra ansiosos de grasa y pan. Y el anhelo de soñar con caballos.

Subo sobre su grupa invisible. No galopo.

De La pecera subterránea (Amargord ediciones, 2011)




los cazadores aparecen en los días más fríos del invierno. huellas de barro en la entrada de la casa. cuerpos de pieles grisáceas que cuelgan de los ganchos oxidados en la pared de la cocina. cercos rojizos en la mesa de madera que gotean por las rendijas y alcanzan el suelo. dibujos de estrellas. dibujos de monstruos marinos que hemos visto en sueños. esa misma noche.
las mujeres se mueven deprisa y en silencio. los cazadores se han sentado junto al fuego y miran con unos ojos que no hemos visto nunca. hay algo rojo también en sus miradas. algo que gotea y duele.
las mujeres arrancan las pieles. cuelgan de nuevo los animales en los ganchos y se encierran allí con todos los ojos negros desprovistos de luz y en el suelo las sombras de los pequeños cuerpos.
los cazadores empiezan a levantarse a emitir sonidos guturales a tocarse con deleite algunas zonas del cuerpo.
entonces corremos a escondernos en la cocina. entre sus
paredes agrias cubiertas de grasa y moho donde las mujeres vuelven a hacer de la muerte algo comestible

De Cerca, Inédito.




caen las lonas verdes como gasas nupciales. detrás de sus ojos el comezón naranja y los sembrados de cuerpos. ha vuelto a ver los fogonazos el cereal oscuro sobre los edificios. el hormigón se desploma y forma figuras humanas. el lecho naranja las camillas flotantes.
hay una papilla nocturna que se derrama sobre las manos y los encendedores. corren los anaqueles y las bisagras no dejan de gritar desde sus cofres diminutos. espirales abiertas en su sábana naranja. abre una puerta para que el aire pase y limpie pero la puerta abre sus manos. un resplandor oscuro llena las pantallas

(hay niños dorados detrás de las ventanas haciendo gestos)


De Falta, Inédito.

1 comentario:

juliano dijo...

PILAR, BASTA DECIR QUE EN LA BREVEDAD HAY ENSUEÑO. ME LLAMO JULIANO ORTIZ Y SOY DE LAS AFINIDADES DE ARGENTINA, ESPERO ME VISITES. UN SALUDO