domingo, 30 de septiembre de 2007

DANIEL MACÍAS


Mencionado por:
Antonio Orihuela
Inma Luna

Menciona a:
Antonio Orihuela
David Pielfort
Eladio Orta
David Gonzalez
Leopoldo María Panero
Miriam Reyes





Bio-bliografía

Daniel Macías, Moguer 1965, psiconauta, piloto, pintor, poeta, mercader, brujo y yogui que practica el indómito coraje.Ha sido antologado en las ocho ediciones de "Voces del Extremo" publicadas por la "Fundación Juan Ramón Jiménez" desde 1999. "El imperio sobre nada" (Diputación de Huelva, 2000). La editorial "Baile del Sol" publicará en breve "Las aventuras de Imperio Sevilla". Ha paseado su ignorancia y su pasión por medio mundo sin haber obtenido nada.




Poética

Promiscuo, generoso, como un higo chumbo reventado en el suelo, regalando sus tripas púrpuras a los bichos que pasan.


Poemas


PALABRITAS DEL GRAN PODER ES UN RAP TRIANERO QUE SEVILLA CREÓ PARA JOSÉ CARAOSCURA AL ESCUCHARLE CANTAR “YO NO ESTOY LOCO, YO SOY UN ARAPAHOE”.

Tocado del ala, tocado de gloria, el que cruza sin mudanza la marisma primordial, la selva enajenada, camino del cruel rastrojo de las ciudades chamuscadas. En el ojo los pedazos de un hombre, flor de melocotón, gata preñada, nubes naranjas, flecha de garzas, llovizna en la cara, buscando la palabra, tocado del ala, tocado de gloria, que despierte la sagrada memoria, la alegría que llora y tiembla como noviazgos de estreno y ramas de jacaranda mareadas en el vendaval, plumones perdidos, paracaídas de plástico en bolsas de supermercado cayendo hacia arriba, tocado del ala, tocado de gloria, otro flipado ciudadano maravilla nacional de las maravillas, y no toco la flauta en una esquina con la magia de la papa, Papageno y las papas aliñás. No sé porqué, habiendo bailando por fiesta sobre la amorosa delicadeza del último cimiento, la ballena me escupió, y ya no soy tan yogui tabernero, ni tan tan tántrico, ni tan tirititraun tran trero, ni Zagreo cocido, devorado y cagado entero y vivo, ni vuelvo otro año con romero de brujo psicopompo y porompompero, ni Orfeo ni flauta de Pan, ni dame pan p´al bocadillo, ¡me escupió!, ¡me escupió!, a la orilla de los cuerdos y los tristes me escupió, para que me cante, para que cosa tranquilo un poema-zapatilla para los turistas en la reserva del Espíritu Casinomeacuerdodelatierrapura, para que ensarte cuentas de consciencia y las venda en el puesto de abalorios, y adornes tu apartamento con un toque colorido, con algo salvaje y primitivo. Tocado del ala, tocado de gloria, el último mono, el bardo loco, el bardo piloto, el de los bordes rotos, conducirá una canción-autobús por las calles ignoradas del presente y la fértil nada, y los niños corearán, unas palabritas para viajar, rap, rap, unas palabritas para regresar...-


------Toc-toc en la puerta de la pensión de Pinto y nos encontramos, De pronto lo teníamos todo, charas, fruta, mar y libertad. Es cierto que cayeron las míticas playas de Candolim y Calangute, bajo un virus hooligan y cervecero, el fin de la civilización, sports bar con pantalla gigante. Mejor pruébalo a la goana. Aún suenan en Anjuna el sitar y el didgeridou de los sadhus de temporada. A la goana, a la goana, cagar reflejado en el espejo de Casiopea, un chilum para reflexionar calmos sobre el siguiente paso, chunda, chunda, cariátides en bikini de todas las edades bailan mirando al mar, sosteniendo el ligero flequillo del chiringuito, chunda, chunda, y danzan para el señor Shiva los yoguis más cool del planeta, son sus rizos que se mecen en Anjuna, veinte generaciones de hippies con clanes, jerarquías, y extrañísimos códigos de lo propio y lo impropio, conversaciones sin fundamento, teorías, rumores de prostitución rusa en Camp 69, y Fulvio, con más de sesenta años, sentencia: "Si vienes a Goa y no bailas,¿para qué vienes?. Quizá tenga razón, pero tengo que volver, tengo que volver porque me espera un palafito en Aswem, y me place cagar con Orión, o un baño de estrellas, y mañana otro lassi en el cruce de Chapora, otro casi atropellar un cochinillo entreverado de ibérico portugués, otro chilum en la playa de Vagator con su pescaito a la plancha, chai massala day and night, pídelo de día y te lo traen de noche, grazna el cuervo en la palma, no dolphin, no pay, a la goana, a la goana,, sitar y didgeridou en el alma...



Los israelíes maleducados causan horror a los viejos patriarcas, los japoneses lo intentan, los rusos no pueden vivir sin el móvil, la francesa compra mueslie y plátanos, los italianos creen ser la cosa en sí. Charas, más charas, el chilum es un Renzo, por supuesto, a la goana, a la goana, chunda, chunda, Goa Trance, pero me tengo que ir porque en Aswem me espera un palafito, y recuerdos del amor y le rouge et le noir y l´éducation sentimentale y klagen am Diotima, y cortar hilos, y cortar hilos. Las olas acabarán entrando en mi mente, en Mapusa prohíben fumar por la calle, conversaciones sin fundamento, teorías, paz entre viaje y viaje del riesgo, a la goana, a la goana...Zarathustra, aquí vi al búfalo que mira al mar, y no me pareció ignorante ni vanidoso. Siete ácidos en la cartera y una pincelada para el fundador. Marco, atrás quedó el mundo de las facturas, el anillo de fuego y el círculo piraña, muerde, muerde que ya te están boqueando la colita. A la goana, a la goana, sitar y didgeridou, o como te dé la gana, palmeral y fuerte, desembocadura del Keri, confín de lengua de arena blanca y bosque de los cedros, el post restante de Mapusa es un apartado de correos polvoriento y sin cartas, Anjuna`s flea market y want to see my shop?,want to see my shop?, la voz dulce te apunta con el bindi, otro chilum o contar estrellas en la mia capanetta, a la goana, a la goana, sitar y didgeridou, cagar mirándote en el espejo de Casiopea, y ya te importa un carajo que te hayan perdido la maleta, los calendarios y las fechas se decoloran al sol. Es otro tiempo sin tiempo, a la goana, a la goana, aún más despacio, y otro chilum para reflexionar sobre el siguiente paso, sobre el curso correcto a seguir, la derrota perfecta que conduzca a la derrota, a la pérdida, al olvido, a la goana, a la goana, de vita liviana.No hay orden, no hay jefe, te juro que sabe a espumas doradas del atardecer. Ya estás desaparecido, ya te abducieron, Goarea 51, esto es una misión seria, Goa Trance no es un disco que se pueda comprar, mírate en el pecho, empieza el veraneo del alma, ya nadie te puede encontrar, sólo eres un búfalo que mira al mar.



En números rojos
cosechar mandrágora
y pescar pulpos en las rocas negras de la bajamar,
en números rojos
contar estrellas en la mia capanetta,
y si hay que amar, en la rendición total,
y si hay que hablar, sólo verdad o locura.
No hace falta haber matado o robado para empezar de nuevo,
báñate desnudo en el turquesa lechoso,
y si la vas a desenterrar, haz un círculo grande primero,
no le vayas a cortar sus largos brazos,
las flores moradas, te las comes o las entierras con cuidado,
dos cangrejos dan sabor a una olla de arroz,
y en números rojos grita conmigo:
¿Dónde están los dueños de la tierra?
¿Dónde los límites y las vallas?
En números rojos
veo los pueblos de África, allí darían su vida por estar aquí,
y la dan, y la dan, y yo en números rojos
juego con las zodiacs hechas jirones,
y con esa patera azul que parece hecha con cajas de tomates,
cosechar mandrágora, cosechar mandrágora...
y la arena es cous-cous,
planetas sin número,
stultifera navis en la orilla prometida.

De "Las aventuras de Imperio Sevilla"(Baile del Sol, 2007)

viernes, 28 de septiembre de 2007

ÁLVARO FIERRO





















Mencionado por:
Edith Checa.
Gracia Iglesias

Menciona a:
Edith Checa.
Miguel Florián.
Hugo Mújica.
Mercedes Cebrián.
Ángela Reyes.
Gracia Iglesias.
Andrés R. Blanco.
Ana Martín Puigpelat.
Encarnación Huerta.
Enrique Gracia.
Juan Ruiz de Torres.



Bio-biografía

Madrid, 1965. Premio Rafael Morales de 1993 y accésit Adonáis de 1999. Libros publicados: Con esa misma espalda (1994, Col. Melibea, Ayto. Talavera de la Reina), Tan callando (2000, Rialp). Autor del libro de cuentos El peso de los sueños (2005, March Editores). En prensa tiene los libros Insubordinación de la hermosura y Libro del rey Aniel.

Es cofundador de la página cultural por Internet http://www.aqueloo.org/, en la que escribe la sección de poesía La carne sobre la hierba.




Poética

La poesía no debe renunciar jamás a dos cosas: 1. Mostrar los límites de lo que puede ser dicho. 2. Mostrar la hermosura propia del idioma. Además, en mi opinión, debe ser relevante y escogida. Aprecio con frecuencia que sea profunda.




Poemas


LA LLUVIA ha terminado.

Nubes
sobre los charcos
alejan su cerveza
hacia el pasado del que hablaba
Borges el ciego.

Cuando me acerco hasta una gota
donde la luz se ha solidificado,
veo el contorno
de mi cabeza negra
cavilando
en que quizá pensar
sea poner fronteras a la muerte.

Ojalá el mundo fuera un sueño.



***


NOCTURNO

ENTRE LAS páginas
y páginas
en blanco
de mi silencio
encuentro la palabra
que yo decía por las noches
cuando los ojos ya

se me cerraban,
cuando la noche joven era
todavía
como un reinado incierto.

Palabra
que pasabas
de puntillas
por esa zona tartamuda
que hay entre los recuerdos
y el olvido,

frágil palabra
que entre mis labios
quietos
desanudó tu nombre.



***



BUROCRACIA


¿TE IMAGINAS que nunca nos muriéramos?

Esperaríamos el día
sin saber que la muerte
se había olvidado de nosotros,
traspapeló las fichas
donde decía nuestros nombres
y una mujer y un hombre equivocados
tuvieron que morirse un par de veces.

Un simple fallo burocrático.

Y nosotros viviendo,
siempreviviendo eternamente.

Dirán algunos:
- Cuánto tiempo resisten los ancianos,
pronto no habrá quienes los cuiden.

Y así un año y un sueño,
y otro año y otro sueño,
siempreviviendo simplemente.

Un beso aquí y un sueño,
una caricia por las tardes y otro sueño
¿te imaginas?

miércoles, 26 de septiembre de 2007

SALVADOR REYES DE CÓZAR


















Mencionado por:
Eduardo Almiñana
Garikoitz Gómez Alfaro
Iván Vergara

Menciono a:
Andrés Alonso Barrera
Eduardo Almiñana de Cózar
Garikoitz Gómez Alfaro
David Eloy
Luis García Montero
Enrique Falcón
Iván Vergara



Bio-bibliografía

Nacido en Sevilla en 1980, Salvador Reyes de Cózar comienza a publicar cuentos y poemas en 1996 en la revista Girándula y más adelante en la revista electrónica El Ideario. En el año 2000 gana el Primer premio de poesía Distrito Este de Sevilla. Desde ese año hasta la actualidad ha colaborado con la revista de cultura de la Universidad de Comunicación de Morelia (México) publicando poemas y otras actividades. Ha publicado Eclipse Ocular (Ediciones Logosur, Sevilla 2007), libro que recoge el poemario íntegro "Tiempo en Re menor". y Los calendarios anónimos (Editorial Cocó, 2008). Además de su trabajo como escritor, Salvador ha participado como actor, co-director y guionista de dos cortometrajes: La vida en Rosa y Emisión en pruebas (Ambos en 2006). Además de su interés por la literatura y el cine, Salvador ha participado en diferentes grupos como cantante. Salvador Reyes, que actualmente reside en Sevilla, ha ganado otros premios de poesía así como también ha colaborado con distintas revistas electrónicas.
En la actualidad trabaja en un libro de relatos de misterio que llevará por nombre Buscando a Ligeia en un claro homenaje al afamado escritor Edgar Allan Poe.

http://salvadorreyesdecozar.blogspot.com/




Displasia (Poética)

A veces sucede que te recuerdo y que el corazón resbala,
y que incluso agosto tiene formas de serpiente.
Pero transcurren los días igual que caducan los átomos
en un reloj de arena,
corola de pétalos de polvo, mis manos han dejado de contar.
Pero sucede y se suceden episodios cristalinos,
manantiales de estética oprimida, versos romos.
Sucede, también, que el cielo parece silenciarse,
se dilata en el aire oscureciéndose como una pupila
y cierro los ojos confiando en el destierro.
Pero nada cambia, ni los minutos se tornan de fogueo.




Poemas


Rutina urbanita

A veces la noche parpadea junto a mi ventana y
la confundo con un cometa o con viento de perseidas,
me dejo llevar por su vaivén afónico y me embriaga
la precisión matemática de sus luciérnagas de acero,
cabizbajas, como sauces, alternadas en paralelas cónicas.
Dos más dos madrugadas acentuadas, a veces, sobre tus labios,
tienen la arquitectura de una vocal átona, rutina urbanita.
Sin embargo, te dejo hablar de nosotros
como si viviéramos ausentes a todo, incluso a los eclipses,
y las guerras que describes se lidian bajo sábanas
con caricias de fogueo,
me atrinchero sobre tus femeninos cerros
para hablarte del hambre de mi cuerpo por tu cuerpo,
de las enfermedades del que ama y ensayo la vacuna
de simular ser el mas fuerte, el misántropo bohemio.
Entonces, esas noches, algunas de luna llena,
rompemos la rutina de una ciudad conquistada por el tedio.




De cuando aquellas noches

Dicen tus hoyuelos que no hay besos olvidados,
tu sonrisa miente,
pero miente despacio y es balsámica y sanadora,
convierte la noche áspera en una escalera elíptica
de escalones innumerables, marea arquimediana.
Pero entonces, sobre tus manos,
sabes como hacerme deshojar el corazón
vertiendo cada pétalo como un licor de amapolas hasta llenar la copa.
Te miro y se me antoja inédito el gesto de tus labios enjuagados,
inédita, también, la timidez de tus mejillas, el color de tus pupilas.
Pero esta noche es solemne y no entiende de conjuras,
a pesar del frío que producen dos agotadas caricias de mármol.
Quizá, tras el sendero de los años,
si acaso recordaremos, sobre el suelo, nuestras ropas
y éstas conserven la quietud y la nostalgia de las ruinas clásicas




Tormenta de verano

Cerraste los ojos abrochando el último botón
de tu camisa de pestañas con la suavidad
de las mañanas de noviembre.
Y allí estábamos, vestidos de unicornio,
sin saber si quiera hablar del tiempo, aunque llovía.
Nos ofrecimos a contar las gotas que,
-igual que en un espectáculo pirotécnico-
al contacto con la elipse de los labios,
detonaban en el aire formando siluetas rúnicas.
Pero las palabras de cemento rara vez causan sorpresa,
ni siquiera aquellas que nacen de los parpados desnudos
sin usar ecos ni asonancias que las astillen
o las manchen.
Fuimos dos crepúsculos inmóviles descubriendo la tormenta.

lunes, 24 de septiembre de 2007

JOSÉ RAMÓN HUIDOBRO



















Mencionado por:
Agustín Calvo Galán
Ángela Torrijo Arce
Juan Rojo

Menciona a:
Ángela Torrijo Arce
Patricia Esteban
Lucía Fraga
Vanesa Pérez Sauquillo
José María Parreño
Óscar Aguado
Francisco J. Sevilla
Pablo García Casado
Natalia Gaete




Bio-bibliografía

José Ramón Huidobro (Madrid, 1966). Se licenció en Ciencias de la Información en la rama de Periodismo después de probar otras opciones fallidas como la de la carrera militar o las Ciencias Físicas. Ha viajado por América, África y Asia en períodos intermedios entre trabajos de toda índole. Publicó Africano en Ediciones Vitruvio, Los Amantes de Coriolis (Ediciones Amargord) y participó en la antología (no sólo) palabras para la paz de la misma editorial. Ediciones Ellago le apalabró El hombre ausente, pero con el paso de los años el poemario sigue inédito.

En 2007 ve la luz en Amargord Sleeping train, poética de viaje y fotografía de un viaje sin regreso a la India.




Poética

Escribo porque hay algún tipo dentro de mí que me obliga a punta de pistola. Yo no quiero obedecerle pero soy bastante cobarde para enfrentarme a él. Confieso que me hace sentir riesgo y éxtasis al volcar palabras que a continuación olvido. Siguen brotando al punto de no saber qué hacer con ellas. Yo soy el negro que aporrea el teclado y sospecha huellas dactilares en labios de lectores que sí conocen al autor. No sé cuál es su estrategia ni lo que pretende. Cuando vuelvo atrás la mirada presiento que ya lo plasmó todo y es entonces cuando sonrío, liberado de la condena a la que me somete. Muchos poetas sucumbieron acariciados por el percutor implacable. La poesía no muere en sienes de seda.




Poemas


Suceso en la orilla del mar

¿Han observado la mirada de la ballena varada en la orilla del mar?
No suplica ayuda ni clama salvación
Los humanos, tan solidarios, se unen para devolver al gigante
Esperan mantenerlo con vida hasta la nueva marea
Se equivocan
No entienden la condición
Ojos húmedos clavados en el cielo
El océano restante por surcar





La inutilidad del regreso


Yo leía un poema sobre el paisaje
la inutilidad del regreso
algo así como que los ojos están en la frente
y al lado una mujer pedía un café
prendía un cigarro
y las páginas empezaron a humear de derecha a izquierda
pupilas sobre un escote y negro bajo blanco
apertura casual
leí el epílogo del viaje tibetano
la poesía es mirar con atención
hacia delante
atravesar la horizontalidad
ella se distraía con mi perfil
un lector en un bar sucio
después pagó
yo cerré el libro
y le di unos pasos de ventaja
para perderla en un semáforo
azar de luces
otro cuerpo con mis huellas
retorna a ningún lugar





Poema para no llorar

se fija en sus labios
brillan en la oscuridad del túnel
también sus ojos apenas capaces
de deslumbrarse por el espejo
que se le va haciendo añicos
a sus pies desnudos
uñas levemente maquilladas
del color de su lengua resguardada
sed porosa en la boca
los antebrazos por los que surca el viento
y eriza vello dorado verano
las caderas en el vaquero que se ajusta
como una caricia a deshora
el pecho que apenas desafía late
la mano que remueve el aliento
con la tarjeta de transporte
para menores de veintiuno
el carné del instituto
y más crueldad
su voz
llamándole de usted
ignorando lo que jamás hubo
entre ella y él
su pelo oscilando
como un péndulo
y las lágrimas
que nunca
nunca
llegarán a brotar
en el andén

sábado, 15 de septiembre de 2007

FRUELA FERNÁNDEZ



















Mencionado por:
María I. Fernández Barjola
Juan Andrés García Román
Marta Merino

Menciona a:
(Amigos, diálogos)
Francisco Alba
Juan Antonio Bernier
Rafael Espejo
Jorge Gimeno
Abraham Gragera
Xavier Guillén
Martín López-Vega
Leónidas G. Montoto
Andrés Navarro
Carlos Pardo

(Textos)
John Berger
Ernesto Cardenal
Hugo Claus
Peter Handke
Eduardo Milán
Charles Simic
Andrea Zanzotto




Bio-bibliografía

Llangréu (Asturias): 19 de noviembre de 1982. Licenciado en Traducción e Interpretación (Salamanca). Actualmente, preparo mi tesis doctoral en Granada. He publicado un libro de poemas – Círculos (KRK: 2001) – y dos traducciones: Para un dios no nacido (Hugo von Hofmannsthal) y Lugares (Marie Luise Kaschnitz), ambas en Pre-textos. Durante algunos años coordiné la revista Reloj de Arena junto a Martín López-Vega; actualmente trabajo con Carlos Pardo y Juan Antonio Bernier en la organización del certamen anual Cosmopoética. Algunos poemas míos aparecen en antologías como La lógica de Orfeo (Visor), Veinticinco poetas españoles jóvenes (Hiperión) o Última poesía española (Mare Nostrum).




ASUNTO MÍSTICO PARA DEVOCIÓN PRIVADA

El otro día, sin hacer mucho caso a la televisión encesa, oí una frase: “algo rugoso y fragmentado”. Resultó ser un programa de divulgación científica, no lo seguí en exceso. Pero creo que la frase resume mucho de lo que me importa.
Me gustan las alegorías, las paráfrasis de la realidad que van desvelando detalles ocultos, aunque no tengan una dirección concreta, precisa (mejor, de hecho, si no la tienen). Componer sobre paisajes que podrían existir, pero sin exigírselo. Lo que queda apuntado, bordeado, sin mensaje previsto.





Poemas


Aquí donde dicen
marzo al cuervo
y septiembre al lino,

donde la nieve convierte el trazo en una guerra abandonada, y las hormonas del hielo se desgajan para cubrir la arena,

la costa se resiste a ser paisaje,
hace falta creer en un alma para responderle como a un igual,

sin forzarla a ser un cuadro con leyenda,
sin buscar en la orilla un doble abrazo dormido,
incrustado.



***



… Mayo tan preciso que parece
necesitar erratas,

y su polen nevado,
como de algún poema
bucólico
(edípico)
(alérgeno)

Ahora
que te cuesta más
subir hasta ti,

llegarte –

y yo
te dejo por señal
las mondas de manzana

para decir

que espero,

que voy
siguiendo tus escalas.



***



Tardes
de calor
prehistórico,

ciénagas criando –

y todos a punto de creer que algo
está a punto de surgir
(y quizás
es sólo que algo se va retirando,
por dejar este espacio).

Desde esa banda de gravilla
donde el mar se intuye
pero aún no es posible
sentirlo
y que la voz no pese,

el ojo
va descendiendo
con los ríos,

hasta llegar aquí,

donde el impulso
se desmenuza en reposo
y hábito
correspondido.

Si la palabra
pregunta
qué somos,
el tacto dirá
gachas,
prendeduras,
trombos,
pero es podre

satisfacción,

inclusa.

jueves, 13 de septiembre de 2007

PILAR FRAILE AMADOR






















Mencionada por:
Daniel Rabanaque
Esther Muntañola

Menciona a:
Blanca Andreu,
Graciela Baquero,
Luisa Castro,
Agustín Fernández Mallo,
Juan Carlos Mestre,
Antonio Méndez Rubio,
Mariano Peyrou,
Daniel Rabanaque,
Juan Carlos Reche,
Julieta Valero,
José Vidal Valicourt,
Ada Salas,
Esther Ramón,
Juan Soros,
Ernesto García López,
Benito del Pliego,
Óscar Curieses.





Bio-bibliografía

Pilar Fraile Amador (Salamanca, 1975). Es profesora de filosofía, actualmente se dedica a la labor editorial. Fue Premio de Poesía de la Universidad de Zaragoza en 2005. Accésit de Poesía en el Certamen de Jóvenes Creadores del Ayuntamiento de Madrid en el año 2004 y 2005. Ha publicado los libros de poemas La pecera subterránea (Amargord Ediciones, 2011),
El limite de la ceniza (Prensas Universitarias de Zaragoza, 2006); Y dos plaquettes: Antídoto (La República de la imaginación, Ed. Legados, Madrid 2009) y La disección de los insectos (Pánica 2, Ed. Delirio, Salamanca, 2006).
Poemas suyos han sido publicados en diversas revistas como Hache, Alhucema o las electrónicas: 7de7, Pata de gallo o La dama duende.
Actualmente coordina las actividades de difusión de la poesía de la asociación Indómita (www.redindomita.blogspot.com).


Poética

abro las manos
como llanto o como carne


y ésa es mi sublevación





Poemas


Debajo de la concha rosácea de molusco brillante, de puntas escabrosas, debajo de la suave y venenosa escama de lagarto, debajo de la beatífica gris y púrpura llena de ácaros , debajo de la viscosa y dulce transparente, del talco enmohecido, de la grasa animal, ahí
brota mi sangre.
Sucia y resplandeciente.

Padre obrero de las fábricas de la paciencia
padre en cuyos ojos crecen las flores del invierno

en mi retina duerme un millón de cadáveres. Vientres abiertos debajo de la tierra ansiosos de grasa y pan. Y el anhelo de soñar con caballos.

Subo sobre su grupa invisible. No galopo.

De La pecera subterránea (Amargord ediciones, 2011)




los cazadores aparecen en los días más fríos del invierno. huellas de barro en la entrada de la casa. cuerpos de pieles grisáceas que cuelgan de los ganchos oxidados en la pared de la cocina. cercos rojizos en la mesa de madera que gotean por las rendijas y alcanzan el suelo. dibujos de estrellas. dibujos de monstruos marinos que hemos visto en sueños. esa misma noche.
las mujeres se mueven deprisa y en silencio. los cazadores se han sentado junto al fuego y miran con unos ojos que no hemos visto nunca. hay algo rojo también en sus miradas. algo que gotea y duele.
las mujeres arrancan las pieles. cuelgan de nuevo los animales en los ganchos y se encierran allí con todos los ojos negros desprovistos de luz y en el suelo las sombras de los pequeños cuerpos.
los cazadores empiezan a levantarse a emitir sonidos guturales a tocarse con deleite algunas zonas del cuerpo.
entonces corremos a escondernos en la cocina. entre sus
paredes agrias cubiertas de grasa y moho donde las mujeres vuelven a hacer de la muerte algo comestible

De Cerca, Inédito.




caen las lonas verdes como gasas nupciales. detrás de sus ojos el comezón naranja y los sembrados de cuerpos. ha vuelto a ver los fogonazos el cereal oscuro sobre los edificios. el hormigón se desploma y forma figuras humanas. el lecho naranja las camillas flotantes.
hay una papilla nocturna que se derrama sobre las manos y los encendedores. corren los anaqueles y las bisagras no dejan de gritar desde sus cofres diminutos. espirales abiertas en su sábana naranja. abre una puerta para que el aire pase y limpie pero la puerta abre sus manos. un resplandor oscuro llena las pantallas

(hay niños dorados detrás de las ventanas haciendo gestos)


De Falta, Inédito.

martes, 11 de septiembre de 2007

FÁTIMA NUÑEZ DELGADO





Mencionada por:
María I. Fernández Barjola

Menciona a:
Ana García Cejudo
Lorena Rei Noia
Lupe Gómez
María Inmaculada Fernández
María Lado
Víctor Sánchez Alonso




Bio-bibliografía

FÁTIMA NUÑEZ DELGADO (O Barco de Valdeorras, Ourense, 1981) Licenciada en Filología Inglesa, realiza en la actualidad el doctorado en Lingüística. Su producción literaria es en su mayoría inédita. Participó en la performance poético-artística Antiinspiración con el colectivo “DosXun” del que forma parte. En 2004 obtiene el 2º premio en el “V Certamen de Poesía para nuevos creadores Díaz Jácome” con Vou xogar ao fútbol coas letras do abecedario.



Poética

Redactar los pensamientos de la gente, escuchar diálogos en la calle, jugar con las palabras hasta desnudar mi cuerpo y parir mi alma de nómada, de feriante. La poesía está en la vida y así quiero demostrarlo.
Hace unos años decidí cerrar los ojos y abrir la boca para gritar: de dolor, de placer, de hambre y angustia y fue entonces como me escupí poco a poco, a pedazos, hasta que me deshice entera.
En cada línea me regalo y se regala el mundo.




Poemas



Verbas tísicas

Verque veleno
o meu ventre.

Vertixe e versatilidade
do vermicida
da túa vertente.

Verque e berra
para vingar
a verticidade
da que se perverte.

Verque veleno
o meu ventre.

Será a tise
que me vencella
coa verbosidade
do Abrente.





A miña vida sen Ti


SOMOS COLMEA
seres tautolóxicos
devorando Setion a
grolos
forzados,
respirando
negra codeína
en misión combativa.

Somos matador,
reincidentes de
xenreira gótica.

Non pares,
non pares,
non pares, e
cando pares
“fai tun flai”.
Dime se che gusta
dime se EU che gusto
e non me soltes a
man.

PINTA FACHADAS
arranxa bombillas.

Enchémonos de esperar.

Escribe na parede,
non pares e non

me soltes a man.

O SOL DÁLLE MEDO.
Estraga retinas
alcohólicas
amarga escenas
bucólicas
baixo rodas de AsFalto.
O ceo chora,
O ceo está chorando
“pastillas, pastillas,
verdes o amarillas”.

Non pares, faime nube
de sarabia
coa miña letra virxinal.
Gústame que
sexas cego
improvisado.
Gústame ser
a túa almofada
o teu colchón
a túa cama

o teu espello
a túa manta.

Que o teu corpo ilumine a miña morte túa
para ser infinitos máis alá de nós mesmos.....

DURME e soña
comigo
eu ás veces soño
contigo
e facemos viaxes
en avións cicelados
en madeira.

“Hey Bobby Marley
sing something good to me”.
Teñen o estómago
cheo,
teñen un bandullo
cheo de
Fame,
de cínifes mareados.

Sigue,
hiperactividade de mente,
non pares.

Conexión especial.
Cables, radios que
relatan un arrepío
episódico,
festivo.

Isto non é un FERRARI.
Curtocircuíto.

Chego a casa afónica
e coa lingua

vermella.




HAIKU fotográfico

Aínda non é tempo de paraugas nas papeleiras
nin de tolleitas follas.
É hora de mudar
pelellos vellos
por ouveos
espidos.

domingo, 9 de septiembre de 2007

FRANCISCO VAZ
















Mencionado por:
Vicente Muñoz Álvarez

Menciona a:
Miguel Mejías
Manuel Moya
Vicente Muñoz
Uberto Stabile
Carmen Camacho
Isabel Pérez Montalbán
David González
Enrique Falcón
José Luis Piquero




Bio-bibliografía

Nací En el Sur, que ese lugar lo denominen Huelva carece de importancia por que el Sur en cuanto a estado solo lo es del alma y de las ideas. Libros publicados: “Palabra y piedra” y “Artistas, por supuesto” y he sido publicado en algunas antologías poéticas y narrativas en España, Portugal y México. Soy coeditor de la revista “Tranvía”, y dirijo la tertulia literaria “Café del arte". Todo esto pertenece al lado oculto de los sueños, en el otro, el real, me gano la vida vendiendo fresquito.



Poética

Escribo porque no puedo dejar de escribir. Cualquier otra opción me parecería más interesante, creo que escribir te ayuda a comprender al mundo y al incomprensible y estúpido ser humano, lo cuál no sirve para mucho, y ,desde luego, sería mejor vivir a tope como un bobo y fundir la vida que perder el tiempo en la escritura, sin embargo nada puedo hacer, me resigno y escribo, es inevitable. No aguanto al escritor que solo sabe contarme su perra vida, nuestra vida carece de importancia y ,desde luego, es de descerebrados insistir en la eternidad de tu nombre, sin embargo hay un 10% de lo que escribimos que sí merece perdurar aunque al igual que El Quijote quedara relegado a archivos decrépitos de la memoria. En fin, soy un gran escéptico que procura no darle importancia a lo que hace, porque así, solo así, quizás encuentre algo en mí, ajeno a mí, que le de sentido a mi vida y al mundo global en el que vivo.




Poemas


Cada mañana veo en vosotros el orgullo
de sentiros importantes e imprescindibles
y no alcanzo a comprender tanto esfuerzo
si la vida no es más que hostia tras hostia
una sucesión de pérdidas incontrolable
ante el que el microscópico Ser humano
nada puede hacer salvo resignarse
os apartáis de mi camino porque apesto
a alcohol y no domino la línea recta
pero soy parte de vosotros
y no os queda más que aguantar
mi presencia y mis palabras
aunque os joda

Drink River tiene dos orillas
aparentemente distintas
y sin embargo iguales
en ambas la luz lo muestra todo sin censura
y en ambas la verdad se oculta con mentiras
mentiras en la que creemos ciegamente
ciegos de convicciones y símbolos irreales
y hablamos de revolución y de progreso
confiados en imponer nuestras consignas
y lograr el liderazgo
aunque sea del asqueroso basurero
que edificamos como hogar

no puedo entender tanta estupidez
¿por qué hemos de ser tan importantes?
despréndete por fin del perverso disfraz
que con orgullosa humildad me muestras
y observa la luz de la palabra en esos ojos
porque mirar solo mirar ya es suficiente

De “Antología de Drik River” inédito



***


El futuro es incierto y quién sabe
si el misterio se impondrá a los prejuicios
queda claro que en Drink River
se emborracha cada noche un escéptico
que morirá asesinado o no
y es más eso no importa
lo que importa es que aquí se detenga la corriente
que riega campos de golf y deseca ciénagas
que el agua es vida y la vida
es de todos patrimonio

la niña es un afluente que nos llama
y nos dice que la risa y la ternura también sacian
la niña carece de la máscara
y la luz inunda su rostro de un amor indescriptible
ese es el crimen más obsceno de occidente
cegar el manantial en los ojos de los niños
condenarlos en nombre del amor a ser adultos
y exigirles que no abandonen la esperanza
en que es posible mejorar el mundo
predicar que la belleza de la flor es eterna
si resguardas su semilla de la lluvia
y la elevas por encima de la tierra

ese es el crimen más obsceno de occidente
y no importa porque es crimen productivo

De “Antología de Drik River” inédito


***


LA SEMILLA

Prisa, mucha prisa, aceleramos sin freno nuestros pasos sin saber, en realidad, adonde nos dirigimos, porque la aceleración continua nos impele al precipicio de la ceguera más bruna.
Sobre las dunas arenosas del desierto del Sudán camina un hombre que ha perdido sus pasos, el pájaro que vuela sobre su cabeza se apiada de él y abre el pico, soltando la semilla que encontró allá en tierra fértil. El hombre mira hacia el cielo y no ve nada, ni siquiera una nube. Con sus manos siembra la semilla en la árida superficie del desierto, y espera, espera pacientemente. Riega cada día con la única humedad posible (sus lágrimas) la mínima extensión de arena que la cubre. Y sigue esperando con tenacidad absurda hasta que el cuerpo cede y se abandona a ser comido por el sol y los buitres. Entonces los líquidos de la putrefacción fertilizan la semilla y ésta comienza a germinar pausadamente, arraigada con fuerza a la arena más voluble e hinchándose de frutos poco a poco. Ese arbusto verde, hermoso y preñado que es ahora, quiere regalarnos esos frutos y espera pacientemente una mano humana que la alivie, espera con resignación que alguien perciba su milagro. Pero es imposible, la aceleración sin freno de nuestros pasos ha sellado la ceguera permanente en unos ojos inmensos y acechantes que ya nada reconocen. La planta acaba muriendo a nuestro lado, implorándole a los pájaros en su último estertor que recojan sus semillas con el pico y divulguen su mensaje desde el cielo.

De “Microrelatos” inédito

viernes, 7 de septiembre de 2007

ISABEL SERRANO CASTRO



Mencionada por:
Matilde Cabello

Menciona a:
Matilde Cabello
Balbina Prior
Chantal Maillar
Vasco García Moura
Elena Medel
Alejandra Vanesa
Javier Fernández
Carlos Marzal
Geyvis Coro
Miguel Ángel Toledano





Bio-bibliografía

Isabel Serrano Castro nació en Fernán Núñez en 1960. Es educadora infantil y desde hace unos años comenzó su dedicación a la escritura colaborando en distintas publicaciones: Cuadernos de Creación Literaria de Plurabel, Antología de Poetas de Fernán Núñez, Revista de Feria... En 2004 ganó el primer premio de la VII edición Mujeres Creadoras de Baena (Córdoba).




Poética

Utilizo una forma de expresión libre, supongo que por mi naturaleza rebelde, pienso que utilizar una métrica determinada sólo es una disciplina, pero no me gusta ajustarme a las normas.
La poesía es mi vínculo con la realidad en una dimensión paralela, es una forma de enfrentarme a la vida para darle la apariencia de un sueño,
Es el cuenco donde mi memoria descansa.




Poemas


La carta

Tu silencio se me cae de las manos
¿no ves cómo brillan los restos?
no me castigues con él
no temas lo que ahora sabes
no dejes que me hunda
en la irrescatable soledad de lo perdido
somos el tiempo que nos queda
en este inventario de los días
no dejes que me pierda
en la insomne aventura
que el miedo provoca
miedo a encontrarte inesperadamente
a no verte nunca más.

( del texto inédito “ un viaje inesperado”)


***


Has venido a mí
como una traición del destino
con tu porte impecable
y la mirada fría.
Qué puede importarme el peso del corazón
si sólo para mí, tu luz es promesa;
de nada sirve que ni siquiera me veas,
sin embargo, cuando caminas
mi felicidad dibujas.
Qué me puede importar,
si ya ni orgullo tengo que me devore
y tú, viniste desde el destino
para envolverme en un infinito extravío.

(del texto inédito “El arte de asesinar al poeta”)



***


Dibujo ondas en un papel
cuando quiero pensarte escrito,
no sé a qué atribuir
ese matiz inconsciente.
Me pregunto si se asemejan
a tu desnudez
y a lo que haría yo
en esa circunstancia.

(del texto inédito “Tripudio profano)



***


No sé que se esconde en mí
no puedo evitar lo que me atrapa
sé que los días tiemblan
cuando me hago preguntas
acepto lo que encuentro
y hoy no creo en Dios
ofrezco todo lo que tengo
entrego todo lo que soy
no me importa saber
aunque me duela, no me importa
es sólida la tierra que me eleva
he tomado la dimensión
que el universo me ha propuesto
y acepto su esquema
creo en la voluntad férrea que poseo
y la empuño como una daga mortal;
es la hora de rendir cuentas.

(del texto inédito “ un viaje inesperado)



***


No sé si rezar será suficiente
para que te reclines entre mis piernas
desnudas ya, sobre la alfombra de Mojácar.
Me pregunto cómo he podido llegar hasta aquí
-como un extraño suceso en abandono-.
Harta, hoy me dispongo a morir
si es preciso
en un delirante desmayo
que tu visita me cause,
o tu ausencia y mi habilidad.
Entérate, imbécil,
no siempre eres necesario.

(del texto inédito “ El arte de asesinar al poeta)

miércoles, 5 de septiembre de 2007

PRUDENCIO SALCES


















Mencionado por:
Matilde Cabello
Ana Estepa Román

Menciona a:
Antonio Gamoneda
Matilde Cabello
Juana Castro
José Manuel Caballero Bonald
Luis Quiñones Cervantes
Gleyvis Coro Montanet
Ana Estepa Román
Carlos Edmundo de Ory



Bio-bliografía

Montalbán de Córdoba, 1951.
Autor de 7 publicaciones de poesía, entre las cuales: Contrapuntos al sueño de la vida, 1994 y El Mesto de las Rosas, 1998. La república hablanera, 2006, prosas breves sobre el habla, la leyenda y el ser de su pueblo natal.




Poética

La poética lo es si hay Poesía. Veamos:



Poemas

A ciertas horas tontas del recuento
siempre le ocurre igual al perdedor:
desprecia el marchitable rostro de los piropos
y esquiva esa dulzura ingrata de los tristes
que sienten compasión y dan consejos.
Amor de pacotilla que abarata
y hace más negro el túnel de la vida.
Lo propio del momento es el sablazo,
esa huida hacia adentro que no comparte nadie
y usar de la baraja a contraluz. Apostar otra vez.
Jugador contumaz. Temerario rival su propio espejo.

Ni siquiera contigo el juego es plenitud,
saludable, ni llegar. Pero el canalla insiste.

(Contrapuntos…)




(1969)

Hay una estrella roja en el costado de este cielo de sur, cuyo nombre quisiera no decir hasta el amanecer. Hay una estrella roja cada noche que me habita las piernas de la imaginación, y aunque no sea cierto, todos diríamos que tiene altura de mujer y caballo.
Es la edad de los sueños y de las conclusiones. Los olvidos comenzaron a ser ciertos, la sangre continúa su andadura, y los cuchillos presentes, sin demora, rompían contra la muerte el himen desesperado de las endechas. La estuve buscando un día / por entre las zarzamoras. / ¡Donde no estaba perdida!

(El Mesto de las Rosas)



Historia de Talbania
(fragmento)


He llegado hasta el sur desde Vasconia, allá donde me esperan los naufragios
es igual que si huyendo en el desierto de un corazón por mí deshabitado
mi padre fue el Cantábrico, me dicen las palabras, ese mar cuyos montes donde Obaba, mito más fundamento
vi subirse de nieves cuando umbríos, vi poblarse de vidrios y batallas detrás de mi sospecha, detrás del miedo mío ante los hombres
hoy soporto una espera en la penumbra de las incertidumbres, ¿qué haré tras este abismo?
mi madre fue el meneo de un sauce en el otoño, su ofrenda al claroscuro de los tiempos, un sauce en el clamor del valle abierto hacia un Mediterráneo de impurezas
del que naciera yo, como polen u hoja y nervadura, producto del placer y escalofrío, simiente en asechanza
dejándome llevar, dejándome arrastrar, éxodo y solo, por el frío del norte hasta la edad senil de los olivos
hasta el ancho y profundo territorio donde reina el cristal de las sequías, donde reina una luz cuya alma alea sobre la agricultura abigarrada

(Inédito)

lunes, 3 de septiembre de 2007

JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN


















Mencionado por:
José Luis Piquero
Hilario Barrero
Herme G. Donis
Javier Almuzara
J. Ricart
Antonio Praena
José Cereijo

Menciona a:
Javier Almuzara
Hilario Barrero
Xuan Bello
Pelayo Fueyo
Martín López-Vega
José Luis Piquero
Marcos Tramón
Silvia Ugidos




Bio-bibliografía

José Luis García Martín nació en Aldeanueva del Camino, Cáceres, en 1950. Es poeta, crítico literario, profesor de literatura en la Universidad de Oviedo y director de la revista Clarín. Autor de una extensa obra literaria, entre sus publicaciones más recientes están Mudanza (2004), recopilación de su poesía completa; A decir verdad (2006), última entrega de su diario; y Arco del paraíso (2006), libro a propósito de la ciudad de Venecia.




Declaración poética

Poesía es crear lo que no vemos.





Poemas



EL INSOMNE (1940)

No he podido dormir en estos años últimos.
¿Dónde, dónde encontrar un rincón en mi patria
al que no lleguen gemidos inocentes?
Mi corazón fue campo de batalla
pateado por héroes y asesinos;
ahora es una piltrafa que arrojar a los perros.
¿Quién podrá perdonarme si yo no me perdono
tanto dolor inútil al que asistí impotente?
Oh Dios, si castigarme quieres
no encontrarás otro infierno
peor que esta memoria aterradora:
todos los muertos siguen agonizando en ella,
todos gimen, aúllan, me suplican
la salvación que fui incapaz de darles.
Paz, piedad y perdón pedí para los otros;
mientras tenga memoria, a mí ¿de qué me valen?
Si he sufrido bastante, concédeme tu nada;
déjame dormir eternamente
ya sin memoria mía, ni de Ti, ni de España.

(De Treinta monedas)





A UN ESTUDIANTE
CAÍDO EN EL FRENTE DEL ESTE
EN 1941


No vivió muchos días, pero sí grandes días.
Coleccionaba tardes silenciosas,
altas noches serenas,
sueños de niño que ha crecido de pronto
y no sabe qué hacer con tanta vida.
Los frutos caen cuando están maduros.
Él cayó antes de tiempo, pero a tiempo.
Sus vacaciones nunca terminaron.
No había cumplido veinte años. Nunca
engañó a una mujer,
delató a un compañero,
cerró las manos con codicia,
sospechó que sus padres le mentían,
que las palabras más hermosas
—patria, Dios, destino, sacrificio—
eran sólo coartada de canallas.
Ya es leve tierra en dura tierra ajena.
Ninguna tierra fue dura para él.
Donde él estaba, estaba el Paraíso.
Si le queríais, no lloréis:
sonreíd como él sonreía
cuando una bala, piadosa, lo encontró.

(De Al doblar la esquina)





EL PASAJERO

A veces, raras veces, siento la fatiga
de una travesía demasiado larga.
Se me cierran los ojos, llego a puerto.
¡Tantos queridos rostros me sonríen!
Es de nuevo la casa de la infancia,
el patio, el río, mi madre que me llama,
el verano en París, el cuarto diminuto
donde por primera vez no estuve solo
y luego, por primera vez, estuve solo.
Cierro los ojos. En la sombra el mundo
y a una nueva luz todas las cosas
que alguna vez amé, que tuve y que perdí.
Todas me esperan al final de todo.
Están muy cerca ya. ¿No se divisa
la tierra firme tras de aquellas nubes?
Miro la lenta estela de mi vida,
incesante se borra frente a mí.
El pasado, el futuro, espuma blanca,
monótona escritura que no acierto
a descifrar. Sueño en llegar a casa,
en acabar un viaje demasiado largo,
sin ilusiones ya, con agua apenas.
Estoy listo, adiós, adiós, la maleta
rebosa de impaciencia y de regalos.
Sueño en los rostros que me aguardan
–¡otra vez juntos tras de tanto tiempo!–
allá, en el puerto, bajo la tierra leve.

(De Mudanza)

sábado, 1 de septiembre de 2007

ANA DELGADO CORTÉS


















Mencionada por:
Carmen Camacho
Begoña Montes Zofío
Alfredo Piquer Garzón
Alma Pagès
Frank Rufino

Menciona a:
Alan Mills
Almudena Guzmán
Aureliano Cañadas
Begoña Montes Zofío
Carmen Camacho
Carmen López Ramírez
Enrique Gracia
Enrique López Clavel
Fulgencio Martínez
Lola Sánchez-Manjavacas
María Eloy García
Ogsmande Lescayllers
Gonzalo del Pozo Vega
Tomás Díaz Martínez
y, por supuesto, Gonzalo Rojas




Bio-bibliografía

Nacida en 1973 en Madrid. Mientras cursaba sus estudios de Periodismo impulsó la tertulia poética Ostras versus Versos junto a varios compañeros. Con ellos publicó las obras colectivas Cristales en la Arena (1993) y Poemas egocéntricos, personales y plurales (1994). Desde 1998 forma parte del Aula de Encuentros del Círculo de Bellas Artes de Madrid, grupo con el que participa en recitales trimestrales y en el programa literario Voces de Minerva (Radio Círculo). Su libro Zoología marina, vertebrados terrestres, recibió en 2005 el Premio de Poesía Andrés Salom, convocado por la Asociación Taller de Arte Gramático.




Poética

He escrito informes, noticias, reportajes, textos publicitarios, notas de prensa, dossieres informativos y hasta discursos. Todo tiene su técnica, su arte e, incluso, su sentido… Pero sólo la poesía es esencial.
Cuando dice lo más íntimo o lo más secreto acaba hablando de lo más universal; al ocuparse de lo cotidiano, lo trasciende. Pero exige autenticidad absoluta, aun desde la perspectiva del fingidor.
Con suerte, y con el tiempo, a veces también tiene algo de destino. O eso quiero creer.





Poemas


El hombre que me muerde
no muerde en mí la carne, el pecho, el labio.
El hombre que me muerde
muerde de mí el instante
y sólo permanezco por su boca.

(inédito)




Mi último amante remonta el vuelo
de la falda de una rubia.
Ella no sabe de estratosferas,
pero en sus aires de mujer diez
él planea
-intuyo que planea futuros inmediatos-,
mientras yo, cada domingo,
me descoyunto al doblar las sábanas a solas
porque no me da de sí la envergadura
de estas alas que no vuelan los días pares.

(inédito)





Castellana, plana y grave,
se me muestra esta meseta recta,
paralela y roma, horizontal, dormida.
Cortada en retales y acostada bajo el cielo,
parda y extensa,
se destila en cereal silencio y,
sin embargo,
de su matriz lineal, de un mar sin olas,
le amanece y la interrumpe
un árbol solo,
un tiempo vertical, un sueño en vela,
un soplo y una luz que al sol converge.

(de Zoología marina, vertebrados terrestres, 2006)