lunes, 31 de marzo de 2008

SIBISSE RODRÍGUEZ






















Mencionada por:
Sofía Castañón

Menciona a:
Manuel Vilas
Eva Vaz
David González
Roxana Popelka
Cristina Peri Rosi
Isla Correyero
Silvia Ugidos
Jose Luis Piquero
Roger Wolfe
Ana Vanessa Gutiérrez
Henrique García Facuriella
Jesús Castellano





Bio-bibliografía

SIBISSE RODRÍGUEZ SÁNCHEZ nació en Oviedo el 11 de junio de 1979, en el mismo hospital donde a su tío le extrajeron los hierros que formaban su cuerpo después de aquel horrible accidente de tráfico en el que casi pierde la vida. De madre asturiana y padre canario, pasó su niñez dividida entre esas dos islas. Escribe poesía desde que tiene uso de razón, por tradición familiar y porque es el único lenguaje que considera verdadero.
Su poética afincada en valores clásicos se transformó el día que escuchó a Roger Wolfe recitar Contra Jaime Gil de Biedma, lo mismo que su conciencia estética dio un giro al encontrarse con las esculturas de Alberto Gicometti en un museo de Venecia o su amor por el jazz empezó el día en que puso un disco de Billie Holiday.
Estudió Filología Hispánica, pero no se integró en ninguna de las corrientes estéticas ni filosóficas de la universidad. A los 17 años descubrió internet y se puede decir que ha llevado una doble vida desde entonces. Ganó un premio por su blog Sibilandia y otro por un microrrelato titulado Polvo Negro, Polvo Blanco.
Ha escrito artículos para El Comercio, El Summun, el suplemento Cultura de La Nueva España y codirige la revista Lunula, del Ateneo Obrero de Gijón, en la que también ha publicado casi de todo menos poesía.




Poética


MANIFIESTO DE LAS MUJERES MUTANTES

Nos transformamos
Con una ráfaga de viento, las ondas de radio
O una exposición prolongada a sustancias tóxicas
O simplemente bellas.
También en esos días de calor extremo
O después del orgasmo.

Crecen escamas y colmillos
En nuestros cuerpos
Que dejan de ser suaves
Y de estar disponibles.

Graznamos con voces aprendidas
De viejas brujas que cantaban historias sin final.

Entonces, animales brutales,
Dejamos que un león nos coma el pecho izquierdo
Para no someternos a operaciones quirúrgicas,
Pasar sin anestesia por el dolor y el trauma de no permanecer enteras.

Somos las que acunamos
A los seres deshechos
A los despojos
Al aire
A las ganas de amarnos unas a otras.





Poemas




EL PADRINO

Lararí larará, hay un loco en la ventana.
Lararí larará, hace juegos con su espada.

Baila desnudo
Con las nalgas apretadas
Los abdominales apretados
Los muslos apretados
Los puños apretados
En tu muñeca.

Lararí larará, el loco es muy bajito.
Lararí larará, si no se esconde grito.

Aaaaaaaaaaaaahhhh aahhhh aaahh ahah ah

Pega puñetazos
Con su espada reluciente
Y su cráneo reluciente
Y su sexo reluciente y diminuto.

Lararí larará, el loco baila y te tira del pelo
Lararí larará, te enseña a soportar el dolor y el miedo.

Se acuesta con su mamá
Pega a su mamá
Sueña con su mamá
Mastica a su mamá.

Lararí larará ¡Putes! ¡Putes! ¡Putes!
¿Dónde estáis?







PASAJE

Las niñas pierden su virginidad en el hotel Pasaje, junto al puerto deportivo, en la habitación del Dr. Freud.

Allí nacen nuevas mujeres valientes, que compran predictor, píldoras y condones en la farmacia de debajo de mi casa y ya no usan maquillaje Margaret Astor ni beben solamente Cocacola.

Las niñas pierden su virginidad en el puerto, con hombres que llegan de muy lejos, del mar del otro lado, para arrebatarles el tesoro que su mamá custodió tan firmemente.

Atraviesan la frontera observando los barcos que se marchan.

Desde la habitación del Dr. Freud se divisan los barcos y el horizonte. Las niñas miran por la ventana mientras se terminan de quitar la ropa.





OLFATO

Pelo ajos
pensando
en la capacidad que tiene la carne humana
para absorber olores
de todo tipo.
A ajo, por ejemplo
a nivea o perfume, a jabón para
las manos de los urinarios públicos.
A otras pieles
A sexo, a sangre de la que nace entre las piernas.

Y luego, mientras sigo pelando ajos, me pongo
a pensar en lo difícil que es deshacernos
-cuando se acaba el ajo, la comida
la visita al urinario público
o el sexo- del olor
que en la carne ha dejado la vida.

lunes, 24 de marzo de 2008

ALBERTO TESÁN















Mencionado por:
Isabel Bono
Pablo Casares
Pablo García Casado
Víctor Peña Dacosta

Menciona a:
Pablo García Casado
José Ángel Cilleruelo
Isabel Bono
Raquel Casas i Agustí
José Luis Piquero
Melció Mateu i Adrover
Josep Mª Nogueras
Lorenzo Plana
Eduardo García
Josep Mª Rodríguez
José Luis Ocaña
José Luis Amaro
Juan Carlos Abril
Antonio Luis Ginés Muñoz




Bio-bibliografía

Nací en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) en 1971.
He publicado dos libros de poemas: El Mismo Hombre (1996) y Piedras en el Agua (2003) ambos en la Editorial Pre-Textos.
Mis poemas han sido incluidos en diversas antologías como 10 menos 30 y La Lógica de Orfeo, ambas de Luis Antonio de Villena, Feroces de Isla Correyero, Poesia Española de Agora de Joaquim Manuel Magalhaes, Pasar la Página, poetas para un nuevo milenio y Por vivir aquí, ambas de Manuel Rico, Yo es Otro de Josep Mª Rodríguez.





Poética

Me sigo encontrando cómodo entre los versos de la poética que abría mi segundo libro.
Busco la claridad y la austeridad como cimientos sobre los que elaborar mi poesía.
Últimamente he renunciado al lirismo que me había acompañado en algunas composiciones y me he descubierto más seco y cortante.
Soy poeta lento, cosa que agradece mi editor y, sospecho, muchos lectores llamados a encumbrar a versificadores que alumbran la rosa.
Tampoco creo en las musas, ni en la inspiración.
Me aburro con la mayor parte de los libros que se editan, aunque me gustaría pensar que mis poemas no aburren a nadie.
La poesía tiene que motivar sin resultar artificial, tiene que remover las entrañas del lector, hacer que sangre.




Poemas



RESACA DE TERCER ANIVERSARIO

Humillado, ofendido, muerto en vida.
Con un peso de siglos, un estigma.
Hablaré claro: ganas de acabar.
Una piedra, una bala, un accidente.
Lo diré de otro modo: ella no me ama.
Estaba equivocado. Ella no me ama.
Tres años soportando su pereza,
sus absurdos caprichos, su mal genio.
Tres años con temor a decir nada.
Los vecinos sonríen si me miran.
Los niños lanzan piedras a mi paso.
Sé lo que están pensando, y lo comprendo.
Soy un perro en sus manos, un juguete.
Pero esta noche todo cambiará.
El hombre debe ser dios en su casa.
Y esta noche sabrá lo que es un hombre.
Recorreré los barrios más oscuros.
Tengo dinero y sé dónde encontrarlo.
Será fácil que acepte mi propuesta.
No me importa el tamaño, ni la técnica.
Esta noche tendrá un hombre en su cama.

(de Piedras en el agua)






DINERO

Dinero es la palabra y dinero el problema.
Y después del dinero, más dinero.
Escribir o llegar a fin de mes
con los zapatos rotos y las deudas saldadas.
Por no hablar de los planes de futuro:
la casita adosada con jardín y piscina,
vecinos y apariencias que guardar.
Después vienen los hijos con su chantaje fácil.
Y el maldito colegio, y los malditos libros.
Y tu mujer y sus amigas.
Tu mujer y esas zorras que la adulan,
esas viejas ninfómanas con medias compresivas
que no te quieren, que te miran mal.
Y hay que seguir las normas de la comunidad.
Y hay que seguir vendiendo para seguir viviendo.
Porque la rueda gira y todo tiene un precio.
Todo está en venta en este paraíso.
Así que tú trabaja duro y piensa
en la gran maravilla que te aguarda.
Muchacho, el mundo te sonríe .
Las grandes esperanzas están todas
puestas sobre ti.

(de Piedras en el agua)





TIERRA

Apretar el gatillo sería lo correcto.
Y dejar para siempre de agachar la cabeza.
Un disparo certero entre los ojos
es el remedio a nuestros problemas.
La vida cansa y cansan los políticos,
las ideas mezquinas de un rebaño
Decadente. Es tiempo de poetas
y de asesinos, tiempo de suicidas
y violadores, tiempo de actuar.
Porque cansa la vida y la verdad cansa,
la verdad putrefacta y única que nos venden,
que nos hacen tragar como cartón mojado
entre falsas promesas de un mundo habitable.
Es tiempo de actuar, tiempo de cambios.
El cargador está lleno y las balas
esperan, impacientes, su destino.
Pero no, siempre habrá alguien en la sombra,
un verdadero dios bañado en sangre
que manipule nuestras intenciones,
y se apodere de ellas, y las reduzca a polvo.
Siempre habrá una mano que maneje los hilos
y nos haga comer frente al televisor,
con el silencio familiar más triste,
mascando las imágenes que mecen nuestro sueño.

(de Piedras en el agua)

viernes, 21 de marzo de 2008

RUBÉN GARCÍA CEBOLLERO











Mencionado por:
Albert García Elena
José Manuel Soriano Degracia

Menciona a:
Albert García Elena
Luis Luna
Francisco Cenamor
Manuel Martín Aguado (Arthur Charlan)
Patricia Núñez Méndez
Hortensia Martínez Relaño
Yolanda Castaño
Jordi Virallonga
Joan Elies Adell
José Antonio Arcediano
María Nadal (Agueda Iris)
José Manuel Soriano Degracia
Santiago Martínez Cellino
Andrés González Castro
Nora Almada
Esteban Martínez
Raquel Casas



Breve biografía

Asomó la cabeza en Barcelona poco antes de que un tal Paco muriera. No queda claro quién o cómo le inoculó el virus de la poesía pero ha alcanzado los 50 poemarios en castellano y catalán, aunque tal vez debiera no haber escrito un solo verso. Por lo cual los cajones los tiene llenos de inéditos y de remordimientos por lo que podría haber escrito y no ha escrito, pero se está doctorando en vivir la vida y ha recibido muchos más premios de los que merecía, publicado algún que otro libro (La luz de nuestras vistas, Máscaras de Florencia _-Premios Ciudad de Zaragoza 2006-, Todo el tiempo del mundo, Manual práctico de escritura creativa.1, etc), le dieron de cenar en un Planeta, y los sábados frecuenta http://www.sietevoces.blogspot.com/.




Otra poética

Hace más de 8 años escribí en Cuentos y lorzas:

Escribir poesía
es rescatar palabras del olvido.
Desempolvar el baúl
de los recuerdos.
Eso que late,
adormecido,
en el conocimiento de los hombres.


Demasiada poética para tan poco silencio.




Poemas



EL POETA PIDE A SU AMOR QUE LE LLAME

Amor que sin llamadas gritas fuerte
vastos silencios al oído que excitas
eterno con dolor me debilitas
mi perdido vivir muerto en quererte.

Desaire es sin final no poder verte
ni recibir la forma ni la cita
que razón sin dolor me dé bendita
la voz velada que la duda advierte.

Pero yo te sentí. Rabié mis penas,
tristes dulzonas torpes tesituras,
en juego de latidos y cadenas.

Llama, pues, a mi casa y comisuras
o siénteme sentir que me cercenas
porque ya no me llamas ni murmuras.




Máscaras de Florencia

Casi era medianoche cuando en el Puente Viejo
compramos aquel par de acartonadas
máscaras de Florencia.

Los años han pasado como las aguas fangosas del Arno.
Mantuve apenas el rumor de posesión empolvada
hasta perder mi máscara en el último traslado.

No sé si su papel era de trágica comedia
o tan sólo de cómica tragedia.
No tuvo otra función que la decorativa.

Este recuerdo como una burbuja en las estrellas
me hace temer que a todos nos suceda
lo mismo que a las máscaras.

Y que sólo seamos
una decoración fuera de moda.





Cegadora inocencia

Cuando no te publican y no
ganas premios la pregunta suele ser:

¿Qué hago mal?

La verdadera pregunta –esta sí da miedo-
cuando te publican y cuando ganas premios es:

¿Qué he hecho bien?

martes, 18 de marzo de 2008

MARIANO MARTÍNEZ




















Mencionado por:
Iván Carabaño
Òscar Solsona
Pep Maiques


Menciona a:
Miriam Reyes
Carlos Pardo
María Eloy-García
Elena Medel
Juan Gelman
Antonio Gamoneda
Leopoldo María Panero
Isla Correyero
Ana Merino
Juan Bonilla
Òscar Solsona
Pep Maiques




Bio-bibliografía

Mariano Martínez (Barcelona, 1976). Técnico editorial, periodista, poeta y agitador cultural. Fue fundador de la revista y el grupo poético "Depoètica", y ha dirigido la revista cultural "Onada de Cultures", premio Civismo a los Medios de Comunicación 2002. Colaborador y jefe de la sección de cultura de la revista "Delta". Miembro del jurado del premio nacional de poesía Rafael Alberti que convoca la Casa de Andalucía del Prat, durante los años 2005 y 2007.
Autor del libro de poesía bilingüe "Interiors per la desarrelament / Interiores para el desarraigo" (Rúbrica Editorial, 2005).
Forma, junto a Pepe Maiques y Òscar Solsona, el colectivo “Sopa de poetes”, que entre otras cosas, lleva adelante el programa de radio “Sopa de poetes” (http://www.elpratradio.com/), el blog con el mismo nombre (http://sopadepoetes.blogspot.com/), además de diversos proyectos vinculados al mundo de la poesía (lecturas, espectáculos poéticos). Actualmente está en fase de edición un libro de poemas del colectivo bajo el nombre de “piedra papel tijeras”.





Poética

La poesía como violencia de la identidad: eje que conecta las imprecisiones emocionales, capaz de reconstruir una memoria desestructurada, que recorre caminos entre la cabeza y el vientre. La poesía como crónica de una melancolía particular, y no sólo como ejercicio literario: poesía de acción interna, sean cuales sean las repercusiones.





Poemas

no llovía

éste era un vacío
donde tenía
la mirada doblada

el enésimo fotograma
vascular
me confirma
una ceniza
de funcionario
alojada
entre mis insectos

ni llueve

ni tiembla

y discutir sobre mi poesía
una memoria artificial
con límites contrarios
a la luz
es como tener el sexo cerrado

ahí se entiende todo
la lluvia la poesía




***



[las poetas]

abro los libros por el lomo
y ellas se me aparecen
empujándome a un parto
de soledad
donde crece mi secreto
de sentirme tan huérfano
tan cojo de mirada
tan enfermo de calles
que son un látigo de vértigo

me señalan
desde la primera página
tengo miedo
soy un mal actor
no sé vivir solo
aunque soy solitario
me esfuerzo por cumplir
los plazos para que mi carne
tenga valor
para hacer la cama
sin papá y mamá

y detrás del cenicero
o el accidente aéreo
ellas
de las que a veces
me defiendo mal
contrariado del plomo
con que leen mi estirpe
y la atmósfera eficaz
de su hogar para huérfanos
que me hace menos infame
con mi espejo
por no hablar del principio
del fin como poeta

ellas lo tienen todo

incluso a ti



***



[piano solo]

Banda sonora: Ludovico Einaudi

tengo un piano de cartón en la nuca con malas noticias

anudó las manos con su nombre de emperador romano

se durmieron los metales y esos pasos que me hacen barroco

me di cuenta de que todo este olor a incendio con el que me visto no es casual

y que la carne amenaza con toda familiaridad

esta música me hace pensar que no hay un mercado común para soledades desproporcionadas como la mía

que todo está asombrosamente afinado para que sea casual

a salvo de cualquier fuga

sólo quiero reconocer que el tiempo me diseca con mal gusto

y no habrá quejas después de esta composición

porque nadie leerá la pulcritud de un inadaptado carente de cartografías

sábado, 15 de marzo de 2008

PEPE MAIQUES



Mencionado por:
Iván Carabaño
Òscar Solsona
Mariano Martínez

Menciona a:
Mariano Martínez
Òscar Solsona
Pilar Blanco
Lorenzo Plana
José Emilio Pacheco
Ana Muñoz
Miriam Reyes



Bio-bibliografía

Pepe Maiques (Valencia, 1955). Estudia Historia Moderna en Granada, donde participa en la creación de Teatro Ilíbero y en Colectivo 77. Durante casi 20 años vive en Barcelona. Profesor de educación primaria y técnico de cooperación local, se muda al Prat de Llobregat en el 96. Colaborador de El Prat Radio desde 2002 en distintos programas de música y literatura, actualmente produce Diumenjazz. Forma parte de Sopa de Poetas desde su inicio en 2005. Con Sopa organiza lecturas, acciones poéticas, un blog en internet y crea Poetango, un montaje sobre poesía argentina. En la primavera de 2008 aparecerá Piedra, Papel, Tijera, primer caldo poético del grupo.





Poética

pulsación, compás, imagen, forma.





Poemas


el extraño refugio de la felicidad
se compone de espera y piedra
cielos rojos cosidos al temor
alejamiento
muchedumbre
o sombra.

el refugio se mueve una vez y otra vez
y no descansa
va por el mundo roto en la madera
va por la fiebre incauta del dolor
encendida en cada boca enferma
de palabras infames

pues ni el lugar ni el tiempo existen

sólo hay huellas puestas a secar
en el polvo esparcido
por la unanimidad de la desgracia






otro vagón de cola con letras plateadas
azules un aviso por más que conocido
incomprensible

como una alarma que no me obliga o una sirena
en medio de la noche

pero ahora me despierta
me conmueve
nada más que para deshacerme del silencio

y aturdirme otra vez con la respuesta
a la misma pregunta
que sin embargo en sueños
ya había comprendido

igual que se agradece y se ignora el paso de las nubes

la suavidad al andar sobre los adoquines
gastados de la calle

septiembre soleado
la tarde por delante





cada ropa se sostiene en los hombros la espalda
las caderas de los lentos maniquíes humanos
especies que acaban su jornada alejando palabras o quejas
rumores en el piso de abajo
empeños entornados en el patio de luces

incómodo asistente
incomodado
vecino imitador oigo
subir esas conversaciones o quehaceres

sorda fotografía de cenas silenciosas
aceite destruido que trepa el cielo raso

reproches acolchados de humo frío
también predestinados
hasta el amanecer

una prenda tendida se detiene sin cuerpo
en el patio se escucha su respiración hueca
su desdicha caída entre murmullos
que se asoma a los restos de cielo

ahora que ya por fin
o por deseo propio
vamos a cara o cruz
a ningún sitio

miércoles, 12 de marzo de 2008

ÒSCAR SOLSONA





Mencionado por:
Iván Carabaño
Mariano Martínez
Pepe Maiques


Menciona a:
Mario Benedetti
Mariano Martínez
Pepe Maiques
Pau Bou
Josep Meizoso





Bio-bibliografía

Nací en Barcelona en 1965 sin saber escribir.





Poesía

Ahora vivo, luego lo demás.





Poemas


poema 6/26

[ creías más en los sábados
que en dios ]

pones una rampa en la montaña
y te sientas a esperar la nieve

juntas las yemas de los dedos
barruntas entre labios
creo en los sábados

mientras baja la temperatura
en la platea del predio

ligeramente helado
comienzas a jugar
con la llamita del recuerdo

de improviso mudas la funda
del cerebro y compruebas:

que la nieve es agua
y hay semillas
en tus manos.






poema 22/26

siete veces perdí
el conocimiento
nunca volví a recuperarlo
no fui a objetos perdidos
me extravié en montes
junto a los osos
como en el cuento
me hicieron exámenes
médicos exámenes
craneales encefalogramas
rayos x salas frías
llenas de serena locura
si no fuera por los gritos
de otras cabezas
de mundos distintos al mío
aquí viene cuando piensas
este tipo me da miedo
está chalado está tarado
qué cuenta
si es verdad esta biografía
hasta que conseguí
un bolígrafo azul
a juego con el planeta
hasta que me dejé ir
y otras historias
me di un ultimátum
me apunté con el alma
a la cabeza.






poema 9/23

permanezco inédito
[ fabiana me ha dicho
me gusta tu culo ]
así que mejor imposible.

sábado, 8 de marzo de 2008

ÓSCAR BORONA
























Mencionado por:
Álex Chico
Víctor Manuel Pérez Mateos

Menciona a:
David Vegue
Juan Antonio González Iglesias
Luis Vicente Gómez García “Letra”
Álex Chico
Víctor Manuel Pérez Mateos
Pablo Sánchez Herrero
Noé Ortega Quijano
Vicente Gutiérrez
Alberto Santamaría
Leopoldo María Panero



Biografía

Óscar BORONA nació en Erópolis. Morirá en Erópolis. Resucitará en Erópolis.

Blog: Erópolis: La belleza será follable o no será





Poética

AVISO X

jamás
le
des
la
mano
a
un
POETA PORNO
:
te
puede
condenar
a
la
MASTURBACIÓN




Poemas



LA INDIA. SIGLO VI

La India. Siglo VI. Homoerotismo. El hombre de raza negra eyacula esperma blanco. El hombre de raza blanca eyacula esperma negro. El mundo en deuda. En amoroso/combativo abrazo están creando el ajedrez.






EL PUTA Y LA POETA

Hoy he pagado 30 euros por el éxtasis.
He sido Adán
en brazos de una bella
oscura frágil Eva de burdel.
Aun más:
he sido Jesucristo
en brazos de María Magdalena.
Usé
preservativo:
negamos el contagio de palomas
y la fertilidad.
Antes del gozo,
pregunté humanamente por sus astros.
Fue nube:
no quiso responder.
Después del gozo, apenas conversamos:
Vendo mi carne pero no mi tiempo.
Así se fue.
Quedé yo a solas con las sábanas.
En su salida apocalíptica leí:
Por un par de billetes doy mi piel a los búhos.
Contigo sumo ya 636 varones
636 abismos 636 infiernos.

Dios guarde Paraíso para ti, hembra lunar.
Bendita tú, mujer de muchos machos.
Benditos los trabajos azules de tus noches.
Benditas tus caderas de alquiler.





EL MONJE QUE CASTRÓ A ROCCO SIFFREDI

el monje que castró a Rocco Siffredi
ha sido condenado a los infiernos
abismos lo mordieron para siempre
segó los genitales con un hacha

el monje que castró a Rocco Siffredi
ha sido condenado a los infiernos
negó virilidad negó potencia
eternamente vague entre las moscas

el monje que castró a Rocco Siffredi
ha sido condenado a los infiernos
Satán orina lodo en su cabeza

el monje que castró a Rocco Siffredi
ha sido condenado a los infiernos
Dios no perdona Dios consume porno

miércoles, 5 de marzo de 2008

VÍCTOR MANUEL PÉREZ MATEOS


















Mencionado por:
Jorge Barco,
Óscar Borona.
Pablo Sánchez Herrero

Menciona a:
Ignacio Rodríguez Amor,
Rebeca Tabales,
David Vegue,
Jorge Barco,
Óscar Borona,
Pablo Sánchez Herrero,
Luis Yemás,
Antonio Barriga Torres,
Alejandro Fouquet,
María de los Ángeles Maeso.




Bio-bibliografía

Oviedo, 1978. Océano llovido (todo según tú) (Cuadernos para Lisa, Junta de Castilla y León. Salamanca. 2000). Las maestras sumergibles (Black Hole Poesía, Jerez de la Frontera, 2007). Ganador durante ocho años consecutivos del Juego de la silla de Fresno de la Carballeda. Tres días en coma en el verano del 98. Campeón del Combate de Poetas Pesados, peso medio. Tranquilizador cultural.




Poética

Hay que ver más la tele; hay que atreverse a brillar.






Poemas




SAM PECKINPAH

Azul


Mientras bajábamos a lavar al río
las niñas envejecíamos mejor
si arrastrábamos un puño por las paredes de piedra.
Sólo así,
redescubríamos una y otra vez
la casa atroz de la naturalidad:
los días que faltan.






FORMAS DE AMOR PREALEJANDRINAS

Eres duro en los bordes
como la tormenta de cinco minutos,
como la caricia segunda tras la persecución
-no va a quedar ni un solo día-.
Ahora que estás a punto de coger el barco
con esos ojos…

Sí, la poesía nos espera
pero somos rápidas.
No te extrañes que tarden en surgir
esos jóvenes que dijimos:
caminarían por ciudades, sin tocarlas
buscándonos.

Recuerda, cuando bebíamos
agua bien fría para no aburrirnos
(en la inmensidad de la víspera). La facilidad
con la que cristalizaban las bebidas blancas
en el estómago de las adolescentes
aquellas tardes…

Aquellas tardes
la sola ventaja de poder morder
ya bastaba para acurrucar lo recóndito:
el sudor de la bañista,
¿el duelo como velocidad? -La merienda
que esperábamos con desprecio.





EL BUZO Y MI GARAJE

Ahora que el verano es tuyo
pregúntame a veces si yo soy
el Cine. Los envenenados mueren riendo; sí,
las aves lo merecen. Yo, de pequeña
quería ser buzo y no morirme.

******

Nunca la coreografía de buscar las palabras,
sólo vuestros jardines hartos en bandeja,
hay modas, noches
que no podré demostrar en mi vida.
Ahora mido mis caprichos futuros
equivocándome por curiosidad.
Tengo sueño, y me estoy durmiendo: estoy harta.
Fíjate, tocas el bote del champú, y caliente.
Coges los platos
y están calientes.

******

Llegará una tarde
en la que sólo quede:
una última e inédita combinación de palabras.
La historia de unos robots poetas:
-persecuciones, movidas-, que saquen a la luz
las últimas posibilidades
del lenguaje escrito

******

Agua,
agua pura
para los que aman lo ya amado,
y un día, se detuvieron
ante una puerta.
Mi emoción puede ser rota, cariño
por una muralla muy fina. Cruza
conmigo,
e irás: más sola.

domingo, 2 de marzo de 2008

INÉS TOLEDO





















Mencionada por:
José Luis Piquero
Vicente Muñoz Álvarez
Sergio C. Fanjul
Santiago Bertault
Ana Vega

Menciona a:
Amalia Bautista
Ana Vega
Felix Grande
Jaime Herrero
Jose Luis Piquero
Luis Alberto de Cuenca
Miriam Reyes
Pelayo Fueyo
Rubén D. Rodríguez
Sergio C. Fanjul
Silvia Ugidos



Bio-bibligrafía

Nací en Oviedo en 1973. En el año 2007 publiqué el libro de poemas y relatos El final del cuento, (Ed Universos). Anteriormente, había colaborado en diversas antologías y publicaciones colectivas -entre otras: Nuevas maneras de contar un cuento, editado por Llibros del Pexe y Poesía astur de hoy, editado por el Ateneo Obrero de Gijón- así como en revistas literarias, periódicos e historias varias.



¿Por qué escribo? ¿Por qué escribo como escribo?

Conmover significa, entre otras cosas, "mover con eficacia". Utilizo las palabras (porque no sé utilizar mejor otro instrumento) para que lo horrible, lo anodino y lo hermoso, se muevan mejor. Escribo, por tanto, intentando conmover lo que alcance.

Y porque a un noviete mío de la adolescencia le daba una rabia tremenda que escribiera mejor que él. (No era muy difícil...).




Tres poemas míos:

(Todos ellos publicados en El final del cuento, Ed.Universos, Mieres, 2007)


SEÑALES DE TRÁFICO

Las uñas del ángel
más pálido del cielo,
de tanto sujetarme, urbanizaron
mi cuerpo con señales.

Por eso sé, desnuda, en el espejo,
que ya puedo marcharme a donde quiera,
irme al infierno,
porque no tengo pérdida.



***


EXPRESIONISMO

Alguna noche blanca y rencorosa
con el tiempo pasado,
si la mujer de Munch abre los ojos
y el cuadro y la memoria
son objetos de morbo,

si el tiempo y la cabeza se atrincheran en miedo
y, fuera, los relojes,
como perros empiezan a ladrarme,

antes de fabricar
mi propio crucifijo manejable,
intento descubrir
el lado
amable de los clavos.


***


SENSIBILIDAD

Hiperestesia: Sensibilidad excesiva y dolorosa
DRAE


Mi pequeña ciudad se ha llenado de ruido.

Sobre las ocho y media, vuelvo a casa,
me cruzo con cincuenta peatones,
pero aunque fueran tres,
serían demasiados.

Me aturden
los motores, las luces de los coches,
son ángeles chillones que vienen a por mí .

Llevadme en brazos hasta el mostrador
de una farmacia abierta,
y que el espíritu de guardia, como un muerto,
o bien un farmacéutico discreto,
me dispensen silencio sin receta.

En dosis inyectables,
porque en mis venas late la insoportable urgencia
de que todo se calle.

Quisiera descansar de la imprevista
fiesta de mis sentidos,
adolescentes que hoy, como si fuera sábado,
tambalean mi cuerpo mientras gritan.

Me acurruco, me escondo
tras una jardinera de metal.
El mobiliario urbano,
un hogar inexacto en el que trato
de respirar.

Por fin, puedo hilvanar veinte segundos
de frágil armisticio,
descubrir
flores, adelfas en la jardinera.

Ahora, en mi habitación,
hay algo verde y rosa,
una paz venenosa que arranqué de la acera,
lo que sea,
no importa...

Algo para sentir sin que me duela.