lunes, 25 de mayo de 2009

JOSÉ ALCARAZ





















"Autorretratógrafo"


Mencionado por:
Antonio Marín Albalate
Juan de Dios García
Vicente Velasco Montoya
José Alfonso Pérez Martínez
Gonzalo Sevilla
Ángel Paniagua

Menciona a:
José Daniel Espejo
Jesús Zomeño
Fernando Garcín
Ángel Petisme
Jeannine Alcaraz
Gonzalo Sevilla
Juan de Dios García
Antonio Marín Albalate
Leo del Mar
Ángel Paniagua
Vicente Velasco Montoya
Ana Gorría
Natalia Carbajosa
Antonio Gómez Ribelles
Antonio Llorente Abellán
Luis Eduardo Aute
Natxo Vidal
Alberto Soler

Bio-bibliografía

José Alcaraz (Cartagena, 1983). Ha publicado los poemarios "La tabla del uno" (Injuve, 2012) y "Usted está aquí" (Murcia, 2007). Poemas suyos han aparecido en revistas como "Hache" o "Los noveles". Es colaborador habitual de las revistas digitales "El coloquio de los perros" y "La liga cultural". Ha participado como poeta en los festivales Ardentísima y Mucho Más Mayo. Colabora con asociaciones y colectivos artísticos y educativos de su ciudad, siendo desde 2009 coordinador de diferentes eventos culturales.




Poética
Zidane lanzaba las faltas apuntando a la cabeza de los jugadores de la barrera. Según él, casi siempre fallaba y, de esa forma, salía un lanzamiento más alto que terminaba en gol. Me gusta esa idea a la hora de salvar obstáculos: aprovechar el margen de error en beneficio propio. Apuntar siempre un poco más abajo para no acabar en las nubes, demasiado lejos de uno mismo o del discernimiento. Tener en cuenta que el vaso de agua en el que nos ahogamos es el mismo que nos quita la sed. Por otra parte, considero la poesía misma un margen de error, la silueta dibujada por la luz que se filtra entre los huecos libres del abrazo que se dan poeta y mundo.




Poemas

De La tabla del uno (Injuve, 2012).




VUELTA A CASA

Atraviesa las calles
ensimismado en ecos de la gente,
distante incluso de sus pensamientos.
No llueve, no despliega su paraguas,
pero a él, como siempre, se le mojan
no solo los zapatos
sino también la vida porque a veces
no recuerda que el mundo lo reclama.
Camina como quien no sabe adónde,
a cada paso cree que está solo
y más lejos del resto de personas,
así que llega tarde a sus palabras
y cuando las pronuncia ya no hay nadie
esperando. Después
nuevamente el camino de regreso,
las calles, la tristeza. Y nada más,
salvo su casa, y él,
delante de un espejo,
mirándome a los ojos.






PARÁBOLA

Era morena,
piel clara como el frío.

Le gustaba decir
palabras como nieve,
ginebra o callejón.

En su cabello negro,
en el abismo
de su cabello negro,
enredaba preguntas,
un sí y un no.

Era morena,
piel clara como el frío
y un pubis de oro viejo:

la mejor muestra
de sus contradicciones.






ORDEN DEL DÍA

No desatiendas nunca ni la tierra ni el cielo.
Cuida de tus principios, educa tus finales.
En un cuaderno limpio mantén al día siempre
tus sentimientos. Llora, para limpiar la atmósfera
de malas emociones. Y si algún día tiemblas
sin remedio, convéncete de que tú sólo vibras.

5 comentarios:

José Alfonso dijo...

¡Amigo, qué alegría verte por aquí! ¡un abrazo!

Ángel Paniagua dijo...

Buenos poemas, dos de ellos no los conocía. Y de la poética qué te voy a contar... Ya lo sabes, tienes el don: cultívalo!!!

Juan de Dios dijo...

Olé

Juan de Dios dijo...

Versos frescos, amigo José, versos de oro nuevo.

Conde Niño dijo...

Muchas gracias, amigos. Un fuerte abrazo.