viernes, 30 de enero de 2009

PEDRO A. GONZÁLEZ MORENO




















Mencionado por:
Jesús Aparicio
Manuel López Azorín
Francisco Caro
Antonio Daganzo
Antolín Amador
Rafael González Serrano
Mari Cruz Agüera
Diana Rodrigo Ruiz

Menciono a:
José Corredor-Matheos
Nicolás del Hierro
Miguel Galanes
Federico Gallego Ripoll
Joaquín Brotóns
José María González Ortega
Manuel Cortijo Rodríguez
José Luis Morales
Francisco Caro
Juan Pedro Carrasco García
Rafael Morales Barba
Sonia Fides
Manuel López Azorín
José Luis García Herrera
Jesús Aparicio González
Cristóbal López de la Manzanara
Francisco Gómez-Porro
Ángel Luis Luján




Bio-bibliografía

Nacido en 1960 en Calzada de Calatrava (Ciudad Real). Licenciado en Filología Hispánica, es profesor de Lengua y Literatura y ha publicado los siguientes libros de poesía: Señales de ceniza (premio Joaquín Benito de Lucas), Col. Melibea, 1986; Pentagrama para escribir silencios (accésit del premio Adonáis), Rialp, 1987; El desván sumergido (premio “Villa de Madrid –Francisco de Quevedo), Libertarias, 1999, Calendario de sombras (premio “Tiflos”), Visor, 2005 y Anaqueles sin dueño (Premio “Alfons el Magnánim-2010), Hiperión, 2010. Parte de su poesía aparece recogida en La erosión y sus formas (Antología 1986-2006), Vitruvio, 2007. La Agrupación A-7 de Valdepeñas le editó en 2010 la plaquette titulada Dodecaedro.

En prosa, es autor también del libro de ensayo Aproximación a la poesía manchega, B. A.M., 1988, de la novela Los puentes rotos (IX Premio “Río Manzanares de novela”), Calambur, 2007, y del libro de viajes Más allá de la llanura, B.A.M., 2009.


Para una poética

Aquella mariposa
con el abdomen atravesado por el frío
de un alfiler, no es ya
la mariposa. Ella
aún está en la flor,
sobrevolándola;
está enredada entre el color y el polen,
viva aún en el roce que dejó en sus estambres.

Tampoco es ya el poema
esa reseca cáscara que queda
sobre el papel, la frágil
arquitectura de sus nombres, ese
pentagrama de sílabas que quisieran ser pájaro.

Aquí, sobre el papel,
sólo está, bien curtida,
la piel que no revela nada más que el oficio
de un buen taxidermista.

Pero el poema
(su verdad no escrita,
sus vísceras calientes
no enfriadas aún por las palabras)
se quedó ahí, aún no pronunciado,
manando por la herida,
turbia voz del dolor,
sobrevolándonos.


( De Calendario de sombras)



Poemas



SIEMPRE CRECE HACIA DENTRO LA MEMORIA

Siempre crece hacia dentro la memoria,
como una flor extraña
que renunciase al aire y que creciera
hacia el sueño inicial de sus raíces.

Todo crece hacia dentro, hacia el abismo
donde sólo se escuchan, fantasmales, las voces
de todo lo que un día
fue nuestro, de ese reino
que lentamente fue desamueblándose.

Ahora que ya todo se ha acabado cumpliendo
con la implacable precisión que tienen
a veces los presagios,
también crece hacia dentro
(hacia qué precipicios, hacia qué
nada oscura) el poema:
hacia un silencio último, donde sólo se escuche
el ruido de la luz sobre las cosas.

(De Calendario de sombras)




EL VINO TURBIO

No que me salve, sí que me acompañe”.
(Claudio Rodríguez)


No el vino que bebemos
para seguir creyendo, ni tampoco
el que piadosamente nos acoge
en agrias noches de taberna y frío;
ni aquel que con su roce sarmentoso
nos acaricia, ni
el que nos da su voz como en racimos
recién maduros: ese
vino que algunas veces pudo llamarse Claudio.

Hablo sólo del vino
que deja cicatrices;
no el que bebemos: ése que nos bebe,
cuya turbia gramática
siempre nos deja entre los labios
los más oscuros nombres
de la sed.








LA CARNE DEL MAR




Si él llama nuevamente por teléfono

le dices que no insista, que he salido...”

(Alfonsina Storni)




Que nadie toque el mar, que nadie toque

la carne de las olas,

que es carne de mi propia carne. Nadie

toque la piel sagrada de la espuma

porque con ella tejo, sin prisa, mi sudario.




Se pone en pie la sal igual que un hombre

que sale a recibirme

con su abrazo de algas: soy la amante

del mar, la que ya nunca

verá ponerse el sol desde la arena.




Que nadie pise el agua, que es flor de mi saliva,

metal del verde sueño de los náufragos.

Que nadie beba de esta transparencia

porque estará bebiendo de mi boca

el oscuro veneno de la sed.




Que nadie toque el pan

salado de mi cuerpo, porque sólo

ha de ser alimento para el agua.




Soy la amante del mar, la que ya nunca

confundirá el amor con la caricia.




(De Anaqueles sin dueño)

martes, 27 de enero de 2009

PABLO LÓPEZ PLEGUEZUELO










Foto: Luna Miguel






Mencionado por:
Luna Miguel
Joaquín Ruano

Menciona a:
Luna Miguel,
Joaquín Ruano,
Borja Criado,
Elisa Calatrava.



Biografía

Pablo López Pleguezuelo nace en Almería, se escapa a Granada, luego a Londres, luego vuelve a Almería y estudia, y sigue estudiando, el vasto idioma inglés (como diría el bueno de Borges), y el infinito mundo de la literatura. Se enamora de Luna Miguel y se sigue enamorando. No ha publicado nada en ningún sitio jamás y su blog mora en lo más profundo del ciberespacio.




Poemas



CURVA

Caballos desbocados,
barranco tentado.

El eje baila, cruje.
Las ruedas desatan
sus astillas, el polvo.

Trampa sinuosa,
giro brusco, oscila
su carga el carromato.

Contemplo la vertical:
frascos, sedas, huesos
de santos, sirenas, Baco disfrazado,
cascabeles de liturgia.

Vuelven a sus estantes
con el grito del mercante,
férreo ceño, ojos pardos,
el impulso recomponen,

las pezuñas los caballos
de camino a la ciudad.

***

Morir tan fácil,
sin propósito ni lucha,
vivir el caudal.


***

PAPIRO DESCIFRADO

Hacia el ocaso el llanto
de mi pueblo, las dunas
sepultan el descanso.

A la tierra vuelve el oro,
las flores y sus tintes,
los más nobles caballos.

Mi cuerpo postergado
entre vendajes, plegarias,
alientos de magia esclava.


***


Arenas blancas
lanza el viento
el calor de un cuerpo.



***


ESCRITURA DERROCHADA

Amapola resquebrajada
en su temprano cenit
arrugada
al fondo de la página
ahogada en un suspiro
de incierto dolor
anhelada
tras la noche
no queda nada

viernes, 23 de enero de 2009

JOSÉ ALFONSO PÉREZ MARTÍNEZ

















(Foto: Verónica Pérez Peña)




Mencionado por:
Antonio Marín Albalate
Juan de Dios García
Federico Ruibal Vázquez de Parga
Gonzalo Sevilla
Rosario Bersabé Montes

Menciona a:
José María Álvarez
Luis Antonio de Villena
Antonio Marín Albalate
Luis Alberto de Cuenca
José Alcaraz
Antonio Colinas
Jorge Luis Borges
José Daniel Espejo
Juan de Dios García
Valentín Amaro
Alexis Díaz-Pimienta
Ángel Petisme
José Antonio Pamies
Ada Menéndez
Federico Ruibal Vázquez de Parga
Mari Cruz Agüera
Tito Muñoz
Raquel Lanseros



Bio-bibliografía

Cartagena (España), 1976. Ha publicado la plaqueta Poemas (Cartagena, 2008). Poemas también en alguna antología y en revistas y publicaciones de papel o digitales de Murcia, Cartagena o la República Dominicana. Responsable del blog http://porestarcontigo.blogspot.com/




Poética

La palabra poeta no me cuadra, muy ancho me viene ese traje… y, sin embargo, en mí sí noto aletear la poesía, tal vez la piso con uno de mis pies, anclado el otro en el lodazal de lo cotidiano… hay que ser joven para sentir así, para escribir poesía, y yo lo soy, no sólo de edad, aún, sino de espíritu, que es donde reside la juventud… todo aquel que se indigna ante lo injusto, que no se resigna a lo mediocre es, tenga la edad que tenga, joven, y puede escribir poesía porque ella sólo se acerca a seres así, reacios al rebaño...



Poemas


GESTO DEFINITIVO Y TRIUNFAL DE CLEOPATRA SÉPTIMA FILÓPATOR

Tu último único amor
Está muerto

Afuera aguarda quien te quiere
Vencida postrada a sus pies

Escuchas a la muerte
Reptando entre los higos

Un gesto tan sólo y vences
El resto es silencio





CORAL SALVAJE, AMATISTA RUDA

Amada rubia
Lecho de blanca espuma

Sueño de tierno amor
Que me tuvo un día

Amada rubia mía
Lecho de blanca espuma

Virgen dulcísima
Devoradora puta

Ornato lujoso de la vida…





ACQUA ALTA

Las gaviotas…
La luz de la tarde que cae
-Horizonte de llamas efímeras-…
El susurro de un amante enciende una sangre,
El acqua alta invade la plaza de San Marcos.
Venid a Venecia, triste cristal resquebrajado,
Naufragio lento, cementerio de arte y belleza.
Venid, por aquí paseaba Pound,
En este palacio habitó Lord Byron,
Este puente, algo distinto, lo retrató Canaletto…
Venid, venid a Venecia,
Viejo cristal quebradizo.
Aún queda cierta gloria…

martes, 20 de enero de 2009

CHARO TRONCOSO GONZÁLEZ


















Mencionada por:
Valero Cortadura

Menciona a:
Valero Cortadura
Miguel Ángel García Argüez
Mercedes Escolano
Josela Maturana
Josefa Parra
Verónica Pedemonte
José Daniel García
Raquel Zarazaga
Luis Artigue
Juan Carlos Abril
Yolanda Castaño
José Manuel Benítez Ariza
Luis García Gil
Manuel Ortega
Blanca Flores Cueto
Manuel Fernando Macías
David Eloy Rodríguez
Agustín Calvo Galán


Bio-bibliografía:

CHARO TRONCOSO GONZÁLEZ. Cádiz, 1978.
http://elaticodelosgatos.blogspot.com/
Poeta vocacional, escribe desde que tiene uso de razón. Ecléctica e hiperactiva. Profesora de Enseñanza Secundaria de Lengua y Literatura. En la Facultad de Filosofía y Letras funda la revista Astarté. Su actividad literaria se expande participando varios años en la Escuela de las Letras (UCA) aprendiendo de maestros como Fernando Quiñones. En Fronterasur comparte experiencias con autores amigos como Pepa Parra o Miguel Ángel García Argüez. Máster en Periodismo por la Universidad de Sevilla, trabajó en El Correo de Andalucía. Cuenta con publicaciones de diversa índole, en diferentes libros de historia, artículos en revistas literarias y publicaciones online. Participa en el Taller de Narrativa impartido por Félix Romeo en EUTOPÍA 06 en Córdoba. Ha publicado el poemario “Huir de los Domingos” (Editorial Padilla, 2006), que dio conocer en la Asociación de la Prensa de Cádiz. Fue antologada en “Autores docentes de la provincia de Cádiz en torno a la Generación del 27” (Consejería de Educación, Junta de Andalucía, 2007). Y está a punto de salir el poemario “Delirios y Mareas”, prologado por Josefa Parra.
Moderó la mesa de debate “La Voz de los Poetas” en el X Congreso de la Fundación Caballero Bonald “Las Sílabas del Futuro”, con jóvenes poetas actuales.
Pertenece al Grupo Literario Docentes de Cádiz “Indocentes”, participando con ellos en numerosas lecturas poéticas y recitales. Es miembro del jurado del jurado del premio de poesía "Flor Natural" que convoca el Ayuntamiento de Rota.








Poética

Escribo porque sí.
Porque no me queda otra.
Porque necesito ponerle palabras a mi necesidad de amor, a mis miedos, mis complejos, mis euforias, mis orgasmos, mis pasos torpes, mis buenas decisiones, mis días grises y mis noches plenas. Escribo para que me entiendan. Escribo para que me quieran intensamente. Y para que me odien, más intensamente aún.
Odio las medias tintas. Y las ambigüedades.
Escribo lo que quiero y como quiero. Si en algo me siento libre, es en mi poesía.
Y por ahora, nadie ha venido a detenerme.
Me declaro culpable de manipular las palabras, exprimiéndolas hasta el límite. Y así soy feliz.








Poemas





Rutina

Ha habido hombres de arena habitando sus brazos.
Algunos le dejaron en los labios
Incienso, mirra y oro. Otros, pausadamente,
Se fueron convirtiendo
en un clamor lejano de hojarasca.

Raquel Lanseros



De las entrañas del amor
ya no sé nada.
Hace tiempo que olvidé
el modo en que abrasa la existencia.

El primero de sus besos
cristalizó las glándulas de la tristeza,
anestesiando mi tendencia al sufrimiento.

Una suerte de estabilidad
desequilibró mi caos interno,
y el vértigo esquemático del orden
acabó por aplastarme entera:
pechos, caderas y labios…

La temida e impoluta losa felizca
yó sobre mi asombro y secó
el humedal donde siempre germinaron
ideas y poemas…

Temo ahora que desde fuera
nadie oiga mis gritos.

(Delirios y Mareas)





¿Puta?

Me llaman puta
por buscar en los cuerpos los despojos
de mi alma mutilada.
Por beber la esencia que se derrama
entre mis muslos despiertos,
que gritan la amargura confusa
de amaneceres en piel extraña.

Puta, por querer retener en mí
las noches que no cuento
(las que cuento se perdieron en la ausencia).

Que sabrán ellos, que sabrán
del gozo agrio del silencio,
de ir amputando a los labios
sentimientos que aún no he cobrado.

Puta, por desgarrarme el vientre
con el insulto que profieren esos seres malogrados.
Tus hijos y los míos,
diluidos en alcohol y sangre.

Puta, siempre puta.

Y no recuerdan
ni mis brazos, ni mis pechos,
ni el caminar sinuoso de mis días,
ni los ojos perversos de sus noches,
en las que no uno tras otro
expiran los sueños.

Puta, siempre puta.
Eso soy.

En el convite del ardor que se desprende
del lupanario sinsentido de mis manos
que me hieren, me secan, me vacían.

Y mientras, esta puta sólo quiere
quedarse a vivir en lo nocturno,
Y cubrir en casa todos los espejos
para no ver el reflejo miserable
ni las sábanas manchadas de recuerdos.

(Huir de los Domingos)












Metástasis

Ceguera. No me ves,
no aprendiste a mirar.

Sordera. No me oyes,
Nunca supiste escuchar.

Bulimia. Te deshaces de mí.
Nada más devorar mis ansias…
Compulsivamente.

Hipotermia. Es este frío
que le inyectas a mi existencia.

Parálisis. De brazos y piernas,
Inútiles, si no se enredan a tu espalda.

Esquizofrenia. Terror, inquietud constante,
Oigo tu voz, oigo tu voz….
en el aire, en el aire…

Metástasis. Células traidoras
aniquilan tu rastro, porque no me fluyes
químicamente dentro, tan dentro…

Rigor Mortis. La insolvencia de la vida, sin ti.

(Huir de los Domingos)

viernes, 16 de enero de 2009

AURORA PINTADO

















Mencionada por:
Julio Santiago
Estel Julià
Alfonso Salazar
José Naveiras


Menciona a:
Julio Santiago
Estel Julià
Alfonso Salazar
Pepe Ramos
María Eloy
Oscar Martín Centeno
Miguel Pastrana
Aarón García Peña
Luz Pichel
Luis Daniel del Pino
Raquel Hormigos
Silvia Gallego
Andrés González Andino
Julio Mas Alcaraz
Pablo Sánchez González
Laura Labajo
Rocío Peñalta
Soledad Sánchez Parody
Guadalupe Grande
Juan Antonio Loro
Vanesa Torres



Bio-bibliografía

Aurora Pintado, Miajadas (Cáceres) 1981.

Vive en Madrid, donde estudió Periodismo. Actualmente trabaja como creativa en publicidad y es responsable de comunicación del Grupo Artístico 8. Ha formado parte de diversas antologías como Siete Samuráis II (La Isleta del Moro), Agua (Ediciones Slovento) y Poesía Capital (Sial Ediciones). Ha colaborado con revistas digitales como Impracabeza, OctoDigital, Maisontine… Forma parte de la colección de las Vitolas del Anaïs (Granada) con La caza y de los Banderines del Zaguán (Almería) con Lo que se desprende. Ha publicado el libro de poemas Ficciones de carretera (Ediciones Vitruvio).



Poética



(Extracto de Ficciones de carretera)

Hay ruidos. Hay muchos ruidos. Dentro. Se vierten dentro de las palabras y las palabras se
encadenan y bailan.

Y quizá la poesía no sea más que una maldita variante del pensamiento mágico que parte de la idiotez de que las cosas se curan al escribirlas, como si el salirse de la vida para mirar desde fuera ayudara a vivir mejor...

Siquiera a vivir.







Poemas




dios de los moteles de carretera
ayúdanos en el tránsito hacia el cuerpo ajeno
y sácanos la pestaña equivocada
antes de que haga callo en el ojo
antes de que infecte los cordones umbilicales
que nos ligan ti

despeja los caminos de piedras gastadas
y siémbranos filos nuevos
como una mañana cubista
como la maraña cascabel de los cristales que te
envuelven

y déjanos siempre las verdades a medias
el calor en estos cuerpos que se desplazan
en la semipenumbra de tus habitaciones


***


el diablo es una repisa torcida
cargada de botes de cremas
un despojo de horizontalidad
sostén de mentiras líquidas

en vez de entregar la lengua por tan poco
extiende esta mezcla sobre tu sueño
y empieza a olvidar las palabras
que no volvieron nunca a casa

blanqueador dental para la tristeza de la tarde
peaje simbólico de los justos
en el infierno nunca pasarás frío


***


salir a la calle y elegir el color de mi pelo
la sensación al tacto
y la intensidad de
su brillo

resumir un hemisferio de referencias
en la pila del ipod
walking music

y experimentar la humedad
de una nueva crema de manos con liposomas
una crema de manos
que se deslice por los poros hasta el centro
el mundo en mis manos

vestir significados
calzar representaciones de sistemas de ideas
describir círculos en torno a texturas y formas
cerrar los ojos

conocer la oscuridad
tomarla con un mechero
robado por
descuido

ser sumidero de sonidos palabras
para completar
una definición de los acontecimientos

y finalmente añadir una voluntad de consumo
a la ciudad amarilla que baila
sobre sí misma

martes, 13 de enero de 2009

ESPERANZA GARCÍA GUERRERO












Mencionada por:
Ana Patricia
Antonio J. Sánchez
Isabel Martín Salinas

Menciona a:
Ana Patricia
Ángel Leiva
María Ruiz Faro
Miguel Hermoso Alonso
Chantal Maillard
Antonio J. Sánchez
Isabel Martín Salinas
Daniel Fernández
Miriam Reyes



Bio-bibliografía

Esperanza García Guerrero nació en Sevilla en 1960. Durante mas de una década ejerció la profesión de Auxiliar de Enfermería en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Virgen del Rocío, pero la vida le sorprendió con un inesperado giro y pudo dedicarse en pleno a su verdadera vocación: la escritura.
En 2007 participó en el I Premio Nacional de Poesía Hipálage, publicando así su trabajo en la antología “Poemas para un minuto I”.
Colabora con frecuencia en recitales poéticos y diversas páginas Web especializadas en Literatura.
Recientemente ha comenzado a publicar sus relatos y poemas en la revista Groenlandia.
La lectura ha llegado a apasionarle tanto que forma parte del Proyecto Fahrenheit 451 (las personas libro).




Poética

Desde que tengo constancia de mis recuerdos, he tenido la necesidad de escribir.
Gracias a ello he podido esquivar cualquier precipicio.
Me gusta imaginarme la poesía como un criptograma de fácil solución y al crearla, encuentro la forma de dar libertad a mis palabras. La considero como el camino mas corto de llegar a la verdad, la belleza o la injusticia y para alcanzarlo, no hay que callar ni dejar de trazar versos en el papel.




Poemas



ÉRASE UNA VEZ


Existe un reino
donde las niñas se creen hadas
sin zapatos de cristal.
Donde utilizan el hueco de las horas
para contar leyendas
o construir castillos con cajas de cartón.
Donde en las tardes de invierno
cuando el frío ocupa la calle
y la noche las atrapa
entre recortables de papel,
los astros ajenos a tanta inocencia
se confabulan para arrancar
horas a la niñez.

(Inédito)





EN CAPÍTULOS

I

En el principio del tiempo
existió tu olor
y la inocencia
de la risa.

II

Me impones el pecado
con la penitencia
de quien vive en el destierro.
Y bailo en la hoguera
como la bruja
que purifica su culpa
en el olvido.

III

Cuando la soledad asusta
vuelves como
una miniatura del ayer,
a buscar tus recuerdos
en mi memoria.
Y la encuentras
vacía de ti.

(Inédito)





TIOVIVO

Quizás porque tus palabras
me contaron historias
del lugar donde
nacieron las primeras ilusiones,
me convertí en la princesa
de tu reino de hadas.
O tal vez, por esos dulces recuerdos
hoy quiera volver
a caminar tus pasos
para atrapar la memoria
que se va.
Me gustaría vivir de nuevo
cada historia en su lugar.
Empezar donde el camino termina
y de espalda a la puerta falsa,
mirarme en el pozo del bien y del mal.
Mientras sueño el regreso
del inocente inicio
donde el tiovivo envuelve los días.

Publicado en “Poemas para un minuto I”
Editorial Hipálage

viernes, 9 de enero de 2009

LOURDES DE ABAJO
















Mencionada por:
Luis Luna
Francisco Cenamor

Menciona a:
José Ángel Valente
Antonio Gamoneda
Antonio Colinas
Chantal Maillard
Luis Luna
José Corredor-Matheos
Juan Carlos Mestre
Cecilia Quílez
Beatriz Russo
Julio Espinosa Guerra
Marcos Canteli
Benito del Pliego
Francisco Cenamor
Ana Martín Puigpelat
Ana Gorría
Julio Reija




Bio-bibliografía


Lourdes de Abajo (La Bañeza, León, 1974). Poeta y compositora. Tiene la licenciatura como Profesora Superior de Piano y como Profesora de Solfeo, Teoría de la música, Transposición y Acompañamiento. Ejerce la docencia como profesora de música en el “I.E.S. Carlos Casares” en Viana do Bolo (Ourense).

Ha ganado varios premios de poesía, entre ellos el primer premio en el “VI Concurso poético José Zorrilla 2008” de Valladolid. Ha participado en encuentros poéticos y ofrecido algunos recitales entre los que destaca “XXII Poesía para Vencejos 2007” o “La noche en blanco 2008”. Sus textos aparecen publicados en revistas especializadas como “Dulce Arsénico”, “Es hora de embriagarse con la poesía” o “The Children´s Book of American Birds” y en portales de Internet como lalupe.com o poetas del mundo. Es Delegada en Galicia de AEN (Asociación de Escritores Noveles). Actualmente, sus textos poéticos han sido seleccionados, en el concurso que lleva el nombre de “La Mujer Rota”, para la antología en la que participarán poetas de diecinueve países y para la antología “Un mundo y aparte” de Poetas de Hoy. También prepara su próximo poemario aniquilación mía para la editorial Amargord.

Como compositora se han estrenado obras suyas para piano solo, coro, música de cámara y banda en diferentes lugares de la geografía española.




Poética

Pez y agua. Exilio para mis manos, herida que lame la sal. Poesía y música imbricadas en este silencio, más allá de todo muro. Así, que la palabra resuene, se escinda y resplandezca en el hueco, en la otra notación. Que el sonido se haga letra, como un vacío que al labio acude. Y en la letanía, el símbolo. Denso lenguaje que a la sílaba precede.




Poemas



SÍLABA ADENTRO

I

Muero en el interior de otro que muere.
Coincido
el mismo día y a la misma hora
en su palabra.

***

Las palabras
mordaza
que se anuda a mis cuerdas vocales
y oscurece
la voz.

***

Busco la vocal en un parque
como limosna a uno mismo.

El pago a la miseria
derrotado por una línea
dis_______________contínua.

***

Nadie se esconde
ni se oculta.

Este olvido que acecha
un lenguaje por construir.






II

No sé llamarme a mí misma.
Las sílabas no son suficientes.

Ensayo una voz nueva.

***

Cercar la voz
como una linde.

Decir
la sílaba prohibida.

***

El lápiz es la soga
que anuda este dolor.

Y lo sostiene.

***

Digo en un gesto
aquello que callo.
Como si el gemido
pudiera sostenerse.

Vuelco el hedor de mi aliento.
Barro prohibido.





III

La boca es pozo.
Nido de palabras muertas.

Nacerse en el lenguaje.
En un sorbo de sí mismo.

(abro la boca)

***

Remite la palabra a la letra.

Y el abandono
no es símbolo ni peso.

La ausencia llena
con esta sílaba escrita.

***

El lenguaje entra por mi ano y sale por mi boca. El horror no está en los extremos sino en las pérdidas que se producen en el recorrido. Allí donde la víscera no puede gemir.

***

Broto en semillas
lentos arrabales
imprecisos obstáculos.


Un niño me mira y cree
que soy ángel, barro, vocal


(palabra nacida)


Lourdes de Abajo

lunes, 5 de enero de 2009

JULIO REIJA













***
**

*


Mencionado por:
Annelisa Addolorato
Francisco Cenamor
Gonzalo Escarpa
Luis Luna
Lourdes de Abajo
Álvaro Tato

Menciona a:
Chús Arellano
Mercedes Cebrián
Ben Clark
Eduard Escoffet
Julio Espinosa Guerra
Patricia Esteban
Andrés Fisher
Ana Gorría
Nacho Miranda
Josep Pedrals
Benito del Pliego
Sofía Rhei
Mirta Rosenberg
Sandra Santana
Eduardo Scala


Biobibliografía

Julio Reija (Madrid, 1977) ha visto publicados el libro de microrrelatos Diecisiete milagros ciertos y una disquisición acerca de la posible santidad de sir Galaz (Entonces, 2000) y los poemarios Los libros (Huerga & Fierro, 2003) y Perla provocada (Icaria, 2008). Fragmentos de su obra poética han ido apareciendo en antologías como Un siglo de sonetos en español (Hiperión, 2000), Inéditos (Huerga & Fierro, 2002), Veinticinco poetas españoles jóvenes (Hiperión, 2003), En pie de paz (Plurabelle, 2003), Alfileres. El haiku en la poesía española última (Ayuntamiento de Lucena, 2004), Todo es poesía menos la poesía (Eneida, 2004), y V premio de poesía experimental Diputación de Badajoz (Diputación de Badajoz, 2006).





Poética

Partiendo del supuesto de que los lenguajes naturales son comunitarios, mientras que las vivencias, aunque estén mediatizadas por preconceptos, conceptos y estructuras de la percepción dados por la cultura, poseen un núcleo individual poco predecible y difícilmente comunicable (y así seguirán mientras el nicho ideológico en el que vivimos de facto sea el de la época del sujeto), entiendo por escritura de poesía un cierto intento de salvar esa distancia entre experiencia y expresión, entre el yo y el nosotros, buscando para ello la re-creación de la vivencia, de su dimensión más específica e inconmensurable (que es justo la que le da su retrogusto a transcendencia), mediante la dislocadura o la elastomerización del propio lenguaje que comparten quien escribe y quien lee.
En una época en la que la comunicación de masas ha resultado en una oligopolización del lenguaje (tanto verbal como visual) que lo está transformando en un monólogo que impone un número muy limitado de formas de entender la realidad y el deseo, este tipo de intentos de reapropiación individual compartible (de potabilización, a fin de cuentas) de la realidad parecen más necesarios que nunca.





Poemas





OTRO PICNIC EN EL PARQUE


frente a la cámara
de circuito cerrado
crece la hierba


guano en la estatua
del escritor insigne
chicle en mis suelas


mientras la hormiga
asciende por mi calva
contemplo el cielo


sol en los ojos
las agujas de pino
bordan el aire


un par de urracas
investigando a fondo
las papeleras





AL SUCULENTO SÚCUBO SUCUMB(R)E

llueve sobre no hay
palabra más erótica que nunca
per
versa tu sintaxis en mi o
ído de nuevas a tu bis
agra(z) proverbial polilabial ex
acerba
da
dos de los dedos
que me tamborilean cayendo en mis amba
ges
tos nuevos de olvid
a
dos
a
dos
is de de
lirios hormonal
es
combros de un altar
erigido tan sólo a un solo sacroficio
a cualquier dios nos vale de
signado a fondo en lo superflu(id)o
subli
me subrepticio
yo
y

te entregas
e(n)ter(n)a
sobre mo
jad(e)o








DIÁLOGO



jueves, 1 de enero de 2009

LAURA CASIELLES














Mencionada por:
Alba González Sanz
Sara Herrera Peralta
Carmen G. de la Cueva
Pedro Andreu
Emma Cabal Sánchez
Annalisa Marí Pegrum

Menciona a:
Alba González Sanz
Berta Piñán
Carmen Camacho
Daniel Rabanaque
David Eloy Rodríguez
Izaskun GraciaJ
osé María Gómez Valero
Miguel Ángel García Argüez
Pablo Ardisana
Pedro del Pozo
Rafa Cofiño
Sofía Castañón
Yolanda Castaño



Bio-bibliografía

Laura Casielles nació en Pola de Siero (Asturias) en 1986. En los últimos años ha vivido en Madrid, París y Rabat. Es licenciada en periodismo y estudiante de filosofía y de idiomas. Ha publicado los poemarios Soldado que huye (Hesperya, 2008) y Los idiomas comunes (Hiperión, 2010, XIII Premio de Poesía Joven Antonio Carvajal).
Ha participado en los libros colectivos El árbol talado que retoña: Homenaje a Marcos Ana (El páramo, 2009), A pesar de todo. Poesía en Valdediós VII (Círculo cultural de Valdediós, 2009) y 50 maneras de ser tu amante (Puntos suspensivos, 2010) y en las antologías de relato Dos orillas, un mismo mar. Antología de narradores cubanos y asturianos (CICEES, 2006 ) y La Edad del Óxido (Laria, 2009). En 2007 obtuvo el premio La Voz + Joven de la Obra Social Caja Madrid y en 2010 el de Arte Joven La Latina. Realiza traducciones del inglés y francés para distintas publicaciones, y ha colaborado con revistas como Hesperya, La Madeja, Nayagua, Clarín, Mordisco, Minotauro Digital, Lunula o La Hamaca de Lona, entre otras.
Su casa virtual es el blog http://www.trespiesdelgato.com/




Poética

Escribir: quitar con un cincel, lenta y tenazmente, capas de peso a las palabras viejas. Escribir: acariciar la almendra resultante a manos llenas.
Escribir: trazar un territorio en el que desnudarse. Escribir: zambullirse entonces en el agua fresca.
Escribir: poner en los platos de una balanza los granos fértiles de lo vivido. Decidir hacia qué lado vale la pena tratar de inclinar el peso de las palabras.
Escribir el censo del mal para no olvidarlo en los días de calma. Escribir el censo del bien para no olvidarlo en los días de dolor.
Escribir: deslabazar diccionarios para sacar con pinzas de entomólogo todo hilo conductor de las ideas recibidas, de las connotaciones que lastran. Escribir: componerlos de nuevo, sin ellas, en una tierna cábala.
Escribir con la ilusión nerviosa del que inventa nuevos dulces nombres en una carta de amor. Escribir con la revolucionaria firmeza del que incluye pensamientos políticos en una carta de amor.
Escribir: adoptar de los idiomas ajenos las palabras salvajes. Traducir de un lenguaje antiguo las memorias de la valentía. Escribir: sumarse a la cadena de fuerzas que empuñan un ariete para abrir una puerta.
Escribir: alzar un leve vuelo por encima de los días.
Escribir: amar. Escribir: llorar a veces, y a veces celebrar. Escribir: andar.

Escribir denuncio. Escribir dudo. Escribir acompáñame.



Poemas


PRIMERA CONJUGACIÓN

Encontrar las palabras
elementales. Aprender
cómo decir perdón en el idioma del que irrumpe,
y buenos días, y toma,
y he venido a conocerte, aprender
cómo decir gracias en el idioma
de los que también rasgan
y también
se desgarran,
cómo decir
café, cariño, patria,
shalom, salam aalaikum, aprender
cómo se dice pasa, entra, esta es mi casa
en un país al sur del que apenas
quedan ruinas, aprender
obrigada, spasiba, aprender
qué colores no existen en las lenguas de África.
Y cómo responder que sí en Pekín.
Llegar a las ciudades y descubrir
los entresijos del mercado,
entender,
aprender
cuál es en cada tierra
la etimología de alma, y de qué modo
saludaban al miedo mis bisabuelos.

Encontrar las palabras elementales.
Y luego hablar.

(De Los idiomas comunes)




Acaricio la cabeza del perro del hortelano.
Huele un poco a tristeza entre tomates.
Apuesto conmigo misma:
«si muerde, me quedo».
Y el perro del hortelano ladra, ladra, ladra,
igual que si le fuera la vida en ello.

(De Soldado que huye)



ASCENDENTE LIBRA

Conoceréis el amor y entonces
pensaréis en la muerte;
reconoceréis la belleza y entonces pensaréis
en la maldición del paso del tiempo.
Leeréis un verso y recordaréis
que la fruta se pudre,
que la violencia impera;
veréis una joven hermosa
y pensaréis en huesos y en polvo.
Conoceréis la paz y oiréis el eco del grito;
os llevarán al mar y os asombrará
la certeza del llano
que es devastado por el fuego.
Conoceréis el deseo y entonces
temeréis el fin de la tierra.

Pero, otras veces,

conoceréis la muerte y pensaréis en el amor,
reconoceréis la maldición del paso del tiempo
y os haréis súbditos incorruptibles
de la belleza.

(De Los idiomas comunes)