jueves, 23 de diciembre de 2010

ISABEL IZQUIERDO



















Mencionada por:
Francisco J.Picón

Menciona a:
Ángel Gónzalez
Ana Muñoz
Begoña Abad
Belén Reyes
Clara Santafé
Cristina Peri Rosi
David Liquen
Eva Vaz
Gloria Fuertes
Héctor Viveros
Jorge Muñiz
José Luis Piquero
Roger Wolfe






Biografía



Dicen mis amigos que si alguien preguntara a Isabel Izquierdo en qué consiste el fenómeno de la escritura, quizá diera una respuesta semejante a la que dio Virginia Wolf: “¿Quién habla de escribir? El escritor no, lo que le preocupa a él es otra cosa”.
Nací en el Arrabal de Zaragoza y nadé en la radio contra corriente, aunque no sea un salmón; a los palacios subí y a los escenarios bajé sin ser Don Juan divulgando el verso y la risa.
Vivo en el Actur y uso, a veces, zapatos de tacón... Aunque a veces, no; me siento desfallecer si oigo hablar de alguna enfermedad... Aunque a veces no; y no desayuno café con leche, sino Colacao. Dicen que me doy cuenta de las cosas un buen rato antes que tú... Aunque a veces no.
Amo los objetos pequeños que ocupan el tambor. Y cuando ambas, dueña y yo, caminamos juntas, el corazón suena mejor o tal vez no.

Mi blog: http://elhuesodelacereza.blogspot.com/




DOS MIL CINCO
Para que puedas comer me he desgarrado parte de la espalda y el muslo derecho, me parece justo, si me llenas cada día tendremos que alimentar
el programa locomotor.
Por soledad te echas a otra aorta, por miedo, a cualquier hígado.
Y en este siempre inconcluso periodo de evolución
más animal que ayer y menos bestia que mañana.
Para que no te canses de venir he depurado mi agonía hasta esa nota aguda
y asfixiante que tanto te emociona.
Para que puedas beber he arrancado los geranios de la barriga, ya estoy calva, sin hiedras para que tu cabeza de vaca no se enrede.
Por amor uno se da más puntadas que el doctor Frankenstein

Corrupta y salvaje, hasta mañana.
A lo Mary Shelley
_____________Tu amante.






***

Dibujó un arcoíris en mi cadera derecha, cruzaba de lado a lado, terminaba entre mis piernas
De mi pubis nacía el rojo, el azul y un violeta intenso .Humedeció el glande, me dije: SI sabe.
Me marché con él, un ladrón de museos, vestíamos de negro y follábamos en las azoteas, hasta q sonó el teléfono, era mi cuñada invitándonos a comer.


***

Nadie me sacó a bailar.
Cuando me quité la piel vi que ponía, a modo de inocentada: No bailo.
Uno no se prepara para que no suene el teléfono,
ni para no reconocerse en los espejos, uno confía
en despertarse de día y que el periódico esté en el kiosco
y su nombre en la boca amada.
Bordo ahora el papel para embellecer lo que nada tuvo de bello
Ni borracheras noveladas, ni lánguidas flores en horas impares.
Solo un pijama tras otro que terminaron oliendo igual
que los sobacos de las madres pobres a final de mes, cargadas
con tres bolsas, en el bus 36 allá por el 74

4 comentarios:

Andrés C. Antúnez dijo...

Bravo. Permíteme aplaudir.


www.elblogdeostra.blogspot.com

Eduardo González Ascanio dijo...

En tu poética no te referiste a la audacia. O sea, que debes ser audaz sin darte cuenta.
Saludos.

josemaria dijo...

Que maravilla
Como reir
como llorar
como amar...aunque aveces no.

Paloma Bienert Barberán dijo...

Qué maravilla , a veces, muchas veces síiii