domingo, 14 de noviembre de 2010

4º ANIVERSARIO DE LAS AFINIDADES ELECTIVAS

En noviembre del 2006 inicié este larguísimo camino.
4 años después,
tras haber plantado muchos árboles,
600 son los poetas afines que lo transitan.

A.C.G.


La noticia en lavanguardia.es

sábado, 13 de noviembre de 2010

JOSÉ ANTONIO CÁCERES PEÑA



















Mencionado por:
Emilia Oliva

Menciona a:
Fernando Millán
Pablo Jiménez
Emilia Oliva
Antonio Gómez
Fernando Arrabal
Juan Manuel Barrado




Bio-bibliografía

José A. Cáceres Peña, pintor y poeta, nació en Zarza de Granadilla (Cáceres) en 1941. Obtuvo la Licenciatura en Filología Románica en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid, en 1968, año de la revuelta estudiantil. Fue Lector de Español en la Universidad de Londonderry (Derry), en Irlanda del Norte, donde asistió al inicio de la guerra entre descendientes de ingleses (protestantes) e irlandeses (católicos); y en la Universidad de Pisa, Italia (entre 1971 y 1979). Ya en España trabajó como profesor en Barcelona y participó en el movimiento de las Comunas. Más tarde trabajaría cinco años en el Departamento de Italiano en la Facultad de Filosofía y Letras de Cáceres, en la década de los ochenta. Fue el comienzo de su regreso a Ítaca, como moderno Ulises, con el que siempre se sintió identificado. Cuando decide poner en orden su obra poética y volver a sus raíces, se instala primero en Zarza y luego en Hervás, donde actualmente reside.

Su trayectoria vital le ha llevada a encontrarse en el ojo del huracán de no pocos acontecimientos de repercusión internacional. Entre 1967 y 1968 se unió al grupo de Poesía Concreta que lideraba Julio Campal y, a su muerte, fue miembro del grupo de poesía experimental N.O., formado por Fernando Millán entre otros. Mientras duró la febril actividad en círculos experimentales, participó en revistas, exposiciones y antologías que se publicaron en Europa, Hispanoamérica o Estados Unidos, como la de Mary Ellen Solt, Concrete Poetry. A World View, Indiana University, Bloomington, U.S.A.; o la de Felipe Boso, Experimental Dichtung in Spanien, aparecida en Akzente, Köln, Alemania, 1972; o la de Fernando Millán y Jesús García Sánchez, La escritura en libertad. Antología de Poesía Experimental, Alianza Editorial, Madrid, l975. En Italia, Adriano Spatola publicó un libro de poesía visual, homenaje a Octavio Paz, Corriente Alterna, Geiger, Turín, 1975. A su regreso a la patria chica, requerido por amigos como poeta experimental y discursivo, publica, además de en revistas extremeñas, los libros El rostro ante el espejo (antología) y el Libro de Horas (Ayuntamiento de Zarza de Granadilla, Ed. Proyecto M). En 2001 su libro Espejismos mereció la Beca a la Creación Literaria de la Junta de Extremadura. Su obra poética discursiva completa Autosugestión está en trámite de edición de la que ya ha sido publicado Elegías y envíos (1995-1996) (Madrid, Asociación Beturia, 2010)






Poética

LA noche estrellada viene en mi ayuda y me propone este haiku:
_______________En el poema
_______________el estremecimiento
_______________es verdadero.
Sólo palabras componen el poema, mas en ellas late el sentimiento. ¿Es la vida, que todo lo penetra, organizando los átomos, adoptando formas extrañas: el perro, la música, los ríos? Y también los desastres. El haiku, disonante, me da la respuesta. Pero el estremecimiento está en todo; no sólo en el poema.

Del libro Espejo oscuro (1999-2000)







Poemas




29. KA´N. Abismo peligroso

Sinceridad y vigilancia mental
acarrearán el éxito!


Qué silenciosa muerte me llega!
Me llega por las venas, por recónditos recintos
de locura y pasmo,
por infinitos trueques y símbolos perversos;
por la callada senda que sigo
cada instante temeroso del mañana.
No sé si lograré imponerme al dolor
de este peso informe, los callados pasos,
o se extenderán sin fin las tardes de barro
y los silbos indistintos del temblor.

Ah, cuánta vigilancia
y paciencia debes ejercer
para pasar los precipicios!
Día tras día, hora tras hora,
tardes del otoño grises.
Como si estuvieras solo.
Como si no sintieras que son ciertas
las palabras de verdad,
y que el ancho cielo se extiende sin confines
acogiéndote en su seno,
cuando más desamparado estás.

Del libro Libro de Horas (1976-1979)






ARDUA es la lucha
en la pedregosa ladera.
¿Cómo podré vencerte, ángel,
si contra mí practicas
proteicos ardides?
Contra mí, que no soy nada.
Tras tantas derrotas,
no sé cómo
aún no sucumbí.

La noche es larga
y, el vino, amargo.
El desaliento se apodera de mí.
Qué lejanos los sueños juveniles,
cuando intentaba alcanzar las nubes!

Mas, en un instante puro,
cuando creía derrumbarme
en las tormentas, tu luz cede
y, como un viento
que barre las áridas llanuras,
permites que te hiera
donde la luna avienta los fantasmas.

Tú y yo
sólo somos una sombra
en el camino.

30 – 7 – 01

Del libro Espejismos (2000-2002)





SIGO el camino de piedra,
llevado por el rumor del viento.
Siento como si nada tuviera sentido;
y, de pronto, todo rebosa
de misteriosas ráfagas, anhelos o voces.
Esta paradoja me deja perplejo,
a merced del flujo y la disolución.
Lo que era, ya no es,
y yo soy otro.
Miro la hierba, el camino de arena,
siento el viento cálido
que me azota y precipita
en espacios de cristal.
Todo está en silencio,
salvo la ráfaga que golpea
las ramas de un otoño desnudo.
Mi cuerpo gime con el viento;
mas un gozo extraño
aflora en las nubes.
La tierra que piso es un enigma.
Y, a medida que camino,
me desplomo en la imagen.

diciembre, '04

Del libro Cuenco vacío (2004-2006)

miércoles, 10 de noviembre de 2010

NOEMÍ TRUJILLO




















Mencionada por:
Mónica López Bordón

Menciona a:
Abel Santos
José Luis García Herrera
Alicia Aragón Rodríguez
Yolanda Sáenz de Tejada
Luis García Montero
Santiago Tena






Bio-bibliografía


NOEMÍ TRUJILLO (Barcelona, 1976). Poeta viladecanense, ha publicado el poemario “La Magdalena” (Bubok) y “Lejos de Valparaíso” (Sial Ediciones).
Ganadora de la XXIV edición del concurso de relato breve Ciutat de Viladecans, con el cuento “La Candelaria” y de la V y VI edición del concurso de poesía en catalán de la Fundación Espejo con el premio “poeta local” con los poemas “Una fotografia” y “La nena del quart primera”.
Ha colaborado en las antologías “Renacuajos, ranas y algún que otro príncipe azul”, “Lágrimas de despedida”, “Impresiones y recuerdos”, “Amor Eterno”, “Siete voces para una misma palabra, poesía”, “Erato bajo la piel del deseo” y “Sonrisas del Sáhara”.
Es socia fundadora y presidenta de la asociación cultural y artística ANCEO, que se dedica a la divulgación cultural.
Ha coordinado la antología bilingüe “Xarnegos-Charnegos” (EDICIONES SIAL), poemario que recoge textos de 18 poetas catalanes . Junto a Yolanda Sáenz de Tejada ha creado su propio sello editorial “Lalunaesmía Editoras” y es coautora del libro ¡¡Corre, Edith Napoleón!! , un poemario contra la violencia a la mujer que cuenta con las colaboraciones de Lorenzo Silva, Miguel Ríos, Iñaki Gabilondo y Luis Alberto de Cuenca.



Poemas


La luz es crear,
inventar,
construir,
parir.
La luz es agua.
Quiero que seas
un pez feroz.
Me has dejado
a oscuras mucho tiempo.

(De Lejos de Valparaíso)





A veces quisiera para mí
todo tu estremecimiento
ser todo lo que tocas,
lo que amas,
lo que deseas.
Odio las olas del pasado
y los barrotes del presente.
Resisto
como la flecha resiste al arco
y quiero todo lo que a ella
le diste sin dudar.
Mi nombre como el agua
refulge en tus pupilas.
Haz que algo nos ocurra.
Algo hermoso.
Todo lo terrible lo dejé
en otro armario,
junto a los vestidos de seda.
Soy tu delicia, gózame.

(De ¡¡ Corre, Edith Napoleón!!)






Tú, no mi obsesión de conquistas, eres mi boda.

Toma mi caballo
y sacrifícalo,
de El lecho de una extraña
Mahmud Darwish



En las ventanas de casa
los años centellean.
Yo aún recuerdo tus manos
temblando
en ese primer regalo
que me hiciste,
cuando eras un hombre
que hoy dices que está muerto.
Recuerdo tus manos y tus ojos,
recuerdo Barcelona dentro de un taxi,
recuerdo las cosas que dijiste,
todas las palabras.
Recuerdo las sillas de ese café,
la mesa con patas de aluminio,
la dulzura salada de tus besos
y mis nervios aflorando
como árboles
al darte la mano.
Somos más viejos
pero somos los mismos,
y todo lo que tengamos que hacer
lo haremos juntos.
No pienses demasiado
y ponme el abrigo;
y no dejes que se enfríe
el pastel de manzana
que siempre compartimos.

(De la muchacha de los ojos tristes , poemas, homenajes y estrés) Inédito

domingo, 7 de noviembre de 2010

JOSÉ SÁNCHEZ DEL VIEJO

















































Mencionado por:
Pedro Javier Martín Pedrós
Francisco Javier Silva

Menciona a:
Gorka Redondo Lanzas
Ada Salas
Jordi F. Fernández
Héctor Rosales
Serafín Portillo
Francisco Dueñas
José Repiso Moyano
Isabel García Viñao
José Tuvilla
Fela Pérez
Efi Cubero
José Miguel Santiago Castelo
José Antonio Zambrano
Javier Feijoó
Neus Aguado
Gregorio González Perlado
Mª Salud Pla Girbes
Eumelia Sanz Vaca
Ana Cristina Pastrana
Javier Cano
Francisco Javier Silva Sánchez
Jesús Jiménez Reinaldos







Bio-bibliografía

José Sánchez del Viejo, Montijo (Badajoz), 1950. Autodidacta. Comienza a escribir desde muy joven, pero es en la década de los 70 cuando decide tomarse la tarea de escribir como un trabajo que se ha de procurar hacer con rigurosidad. Sus poemas han sido publicados en algunas antologías y libros colectivos. Tiene, entre otros, editados los libros “…Y unas pinceladas de nieve en el tejado”, “Poemas con el alma en ascensión”, “Abecedepoemas”, “Impropia esencia de mastrantos”, “Del tiempo en el azogue”, “Des de el colomar de l’escuma” y “Acido olor a tierra mojada”. Cofundador de varios grupos colectivos literarios. Actualmente es coordinador del Colectivo Ataecina de Terrassa (Barcelona). Posee varios premios literarios, tanto en poesía como en narrativa.
Blog: http://colectivoataecina.blogspot.com/



Poética

SOBRE LA POESÍA

La poesía es concéntrico sustrato
que alimenta el germen literario,
una resolución de incógnita constante
dentro del panorama del estudio
que trata de explicar la vida humana.

El poeta es artífice del orden
que nunca consolida los finales,
que extiende sobre el lienzo más preguntas
abocadas sobre el río de las dudas
que jamás desemboca en soluciones.

Y así, nombrar la poesía
es nombrar la quimera permanente
que dice de la lucha interminable
que mantiene los ojos bien abiertos
a la luz que se apaga a cada instante
y ha de ser encendida nuevamente.







Poemas




INTRANSPARENTE

No nació la luz. Ni siquiera se intuye.
Sólo la sombra crece y se aposenta
como la mala hierba en los trigales,
culminando la angustia incomprensible
para el que espera ansioso la alborada.

Un algodón amargo se perfila
en la calle empedrada de desánimos,
donde el lento vagar de la rutina
pretensa los violines de la calma,
para poner acero en la mirada
de los ojos viudos de esperanzas.

Y así, la absurda trayectoria compartida,
se licua en la desgana de la bilis
que propicia el suicidio colectivo
y empaña, en el oasis del espejo,
la imagen corroída por el tedio.





REALIDAD

Nada es extraño.
La luz del sol también se extingue.
El inmenso silencio tiene límites
que ensordecen la voz de lo suave,
de la calma del mar sin oleajes,
donde la soledad se masifica
y pone multitudes depravadas
en el punto de mira de la tarde,
cuando las amapolas, consternadas,
lloran el consabido cataclismo
de saber que acabó la primavera.

Dos y dos; no son cuatro.
La ecuación tiene límites difusos,
no se pueden acotar los resultados.
Las ciencias anunciadas como exactas
se escapan de las listas de la lógica.
El resultado puede ser un disparate.






EN LA LUCHA
A la memoria de LLuis Carreño.

En la arena del circo,
soportando el hedor de tanta sangre,
he estado, sumergido en el rugir
de ingente y anodina muchedumbre
hambrienta de violencia gratuita.
Aguanté estoicamente la embestida
de fieras y de hombres animales
cegados por el miedo de saberse
elegidos a morir o a ser verdugos.

La muerte me ha rondado las murallas,
se ha parado a mi puerta, con descaro,
señalando con su dedo delatante
el punto en que se hallaba mi persona.
Trataba de minarme los arrojos
que pongo en conseguir seguir a flote
en esta sinrazón contra corriente.

Y cuando el gladiador de mi enemigo
me abatió y con su espada en mi garganta
interrogó al soberano gerifalte,
un hirsuto pulgar señaló el cielo
mandándome, cruel, a este suplicio
que supone agotar todo un destino,
preñado de dolor irremediable.

viernes, 5 de noviembre de 2010

ABEL SANTOS
















Mencionado por:
Micaela Serrano Quesada
Noemí Trujillo
Esteban Maldonado

Menciona a:
Karmelo C. Iribarren
Roger Wolfe
Pablo Casares
Javier Cánaves
Ferran Fernández
Micaela Serrano Quesada
Luis Alberto de Cuenca
Vicente Llorente
Cysko Muñoz
David Minayo
Fernando López Guisado
Alfonso Brezmes
Esteban Maldonado


Bio-bibliografía

Es autor de los libros: Esencia, El lado opuesto al viento, y Todo descansa en la superficie, recientemente publicado en Ediciones Vitruvio.
Ha colaborado en numerosas antologías de poesía y narrativa, y en diversas revistas impresas y digitales a nivel nacional y del extranjero, como la revista chilena La Noche.
Desde 2010 administra su blog Demasiado Joven para el blues
www.abelsantospoesia.blogspot.com





Poética

El poeta no tiene porque ser necesariamente alguien que escribe poesía, sino un ser poético en situaciones que pueden parecer una pérdida de tiempo. Y extraer de ese contexto el hallazgo del poema. Constantemente llueve sobre nosotros.





Poemas


EL BOXEADOR

Ni cuando venías aporreando puertas
de madrugada,

desentrenado por gastarte
todo el dinero
en vino.

Ni cuando ciego te retiraste a quitarte los guantes
vencido,

contando 15 asaltos
o 15 días
con la luz cortada.

Ni cuando los errores te redujeron
a ser el sparring
del sinsentido,

a ti,
que dejaste fuera de combate
a más de 30
con prometedora rabia.

Ni cuando prometías a madre
no tirar nunca
la toalla,

y madre lleva
10 años,

20 años,

con el mismo abrigo.

Y cuando mis noches se bañaron
en alcohol y
delirio
tampoco viste claro en mí
el reflejo de tu casta.

Nunca se te vio tan derrotado
llegar a casa
como cuando en el sanatorio
me dieron asilo.

Nunca me faltaron
épocas de
crisis
contigo,

y tampoco te faltaron desde aquél día las
lágrimas.

Sólo fueron dos semanas,
padre,
dos semanas,

para vencer, juntos, al peso pesado
del tiempo perdido.
Del libro Todo descansa en la superficie
Ediciones Vitruvio, 2013







LOS LETRAHERIDOS QUIEREN TOMAR
MEDIDAS CON LA POESÍA
Para David González


Si me pagaran un millón de dólares por este poema
me callaría la boca para siempre.
Raúl Núñez

Aunque soy demasiado joven para el blues
me ofrecieron dar clases
de poesía no remunerada.
El motivo, según ellos, es porque tengo dos libros
de poemas autoeditados.

Les dije que no.

Y no es porque yo conozca
algo que no quiera compartir,
algo que pudiera
hacer mejor escritor a nadie.

Aunque pueden probar
—al menos por un tiempo— derramando whisky
sobre su poema muerto.

Dije que no
porque me importa bien poco
mi ego
tu ego
el ego
de los que se enfrentan
a la página en blanco
y el ego de los que idean o idearon
métodos impostados
para escribir poesía.

Lo que de verdad me trasciende
es poder pagar mis letras
la luz el agua el teléfono el gas
los créditos el alquiler el pan que le fían a mi madre
el pienso del perro el tabaco la zona azul

porque no sólo por la boca vive el pez,

porque hay una crisis
en las posibles salidas y

el verso libre de cada día
te lleva a la encerrona comprometida de encararse
con el más jodido de los poemas,
ése que has vivido cientos de veces
y por el que no se cobra al estar,
tomando medidas, con el agua al cuello.

Del libro Todo descansa en la superficie
Ediciones Vitruvio, 2013


  


CUENTAS LA SUERTE A PULSO


Madrid de 2009
 es una ciudad de medio millón de parados
según las últimas estadísticas.

A veces, en la noche de mi cuarto alquilado,
yo me revuelvo y me incorporo
y voy de trabajo en trabajo por días sueltos,
porque 190 pulsaciones
no son bastantes para las 200 que requería
el puesto de grabador de datos.

Desde que tenía 16,
he tendido los ojos para siempre
a este hermano imbécil o santo del poema,
que dijo Raúl Núñez.

Así que descargo mobiliario escolar
en colegios tipo el club de los poetas muertos
con trofeos y jardines y mucha luz...
Y le pido cuentas, a mis 33 años, a la poesía
que me ha llevado a estar ganándome así el pan
junto con estudiantes de 20.

200 pupitres a músculo en 150 minutos.

—La situación, me dicen, está peor
de lo que habíamos imaginado
para que alguien de tu edad trabaje con nosotros.
Ellos fuman y hablan con optimismo
de las fiestas universitarias en Salamanca
con jóvenes y copas hasta arriba,
de drogas que probarían
y de besarse con chicas en lugares
sin demasiado peligro de vida o de cansancio.

400 sillas de futuros economistas a la espalda.

Y entonces comprendo
que me pesan más los errores y la espera
de reconocimiento y jardines y mucha luz...

Hay miles de premios, por suerte,
para seguir escribiendo.

Yo pienso en ti,
en cómo tus abrazos me arman de paciencia
en las tibias e insolventes tardes otoñales,
y en cómo mi corazón es ahora un guerrero distinto
que se está ganando a pulso la eternidad contigo
en este contrato basura con el tiempo.

Donde el amor siempre cuenta.


Del libro Todo descansa en la superficie
Ediciones Vitruvio, 2013

miércoles, 3 de noviembre de 2010

CARMEN G. DE LA CUEVA



















Mencionada por:
Hasier Larretxea
Javier Montoro

Menciona a:
Hasier Larretxea
Javier Montoro
Laura Casielles
Ana Gorría
Raúl Quinto
Borja de Diego
Laura Rosal
David Eloy Rodríguez
Raúl Díaz Rosales
Natalia Manzano
Vladimir García Morales



Bio-bibliografía

Periodista, poeta y pájaro. Ha vivido en Alemania, México D.F. y Praga. Ha colaborado con Catálogos de Valverde 32. Escribe esporádicamente en la revista Koult y coordina el colectivo cultural Hipervínculos Divergentes junto a Javier Montoro. Mantiene un blog a modo de diario nómada A la intemperie (http://carmengdelacueva.blogspot.com/).







Poética

Parte de mi poética se encuentra en las palabras de otros:

Da miedo decir alto lo que el mundo silencia.
Gabriel Celaya.


Habríamos perdido hasta la memoria junto con la palabra, si nos
fuera igualmente posible olvidar que callarnos.

Gide

Escribir por necesidad. Escribir con compromiso. Escribir para no perder la memoria.




Poemas



Como todas las mujeres enfermas


Te daré un motivo. La frontera. Dos. El páramo.
Para vivir como un pájaro en las lomas
te daré unas alas. Para salvar los trazos enterrados
te devolveré unos ojos.

Has cruzado la ciudad para meterte en la bruma
y el desierto se traga la culpa.
Respira. El viento, salpicando tus raíces, te dirá
de qué está hecho tu vientre.

Antes de ser una cruz clavada en el desierto
fuiste mujer.

Contaré los gritos que tus ojos lanzan al barro

dentro de la tierra
unas manos

y te preguntas para qué morir si tu vida no vale
si en la ciudad límite
tu muerte no vale
si estás al borde del abismo
y tus gritos no se oyen.

Eres una cruz
clavada. Una cruz pintada. Cientos. Eres un error.
Un camino que guarda el rastro de una enfermedad
creciente.

Caen silencios sobre las bocas


dicen que estás muerta.



(Inédito)




Conversación a escondidas

A Carmen Delgado, hija de la guerra
¿Qué más puedo decirte?Benjamín Prado



YO sé qué es verdad
pero tú has venido a decirme:
- Calla.

Esa es tu verdad.

Tus palabras surgen
del fondo de tu propio
___________miedo.
Su huida está debajo de tu piel,
tú sólo quieres oscuridad.


___________Silencio.

Volverás a recordarlo cada día,
su voz en la celda,
la imagen borrosa de un padre
cubierto de sangre
_ ________y pulgas.

Sin secretos.
Quiero oír
las verdades sin límite.

Tiemblas,
lágrimas escritas en una carta


___________cerrada.

Hace falta la luz.
Tú custodias la sombra.

(De Ceniza en los labios, poemario inédito)





Desaparición

Me habita
el vaho
oscuro
de la muerte.

El mar tiene el aspecto
____de la piedra,
la textura
____de la roca,
la voluntad
de la noche.

Es la ola
-en la torpe geografía
del acantilado-
quien rompe
las aguas
y se eleva
____ciega
tal que ave nocturna.

(Inédito)