sábado, 26 de marzo de 2011

ALICIA MARTÍNEZ















Mencionada por:
Víctor Gómez
Jorge Brunete

Menciona a:
Enrique Falcón
Eddie (J.Bermúdez)
Martaerre Sobrecueva
Raúl Lago
Gerson Rosario
Antonio Orihuela
Guadalupe Grande
Esther Ramón
Víctor López La Gounda
Mónica Caldeiro
Txus García
Guillermo Roqués






Bio-bibliografía

Alicia Es. Martínez Juan
Es Licenciada en Ciencias de la Información. Ha trabajado más de 15 años en distintos medios de comunicación. Como poeta, le han publicado poemas en la revista Ellas Dicen, coordinada por el Colectivo La Palabra Itinerante dentro del Manual de Lecturas Rápidas para la Resistencia (http://www.nodo50.org/mlrs/); en este mismo portal y dentro de los Poemas para el Cabanyal, coordinado por Enrique Falcón, en la revista digital La Casa transparente (http://www.lacasatransparente.net/) y en Tendencias 21. Su 'Poema Final' ha sido incluido en el Montaje Poético-Teatral '(una nada asombrosa pero) EXACTA PALABRA (que te nombra)’ (http://exactasteatro.blogspot.com/) junto a otros 15 poetas de España y Latinoamérica. Participa como actriz en dicho montaje. Tiene dos poemarios inéditos y está trabajando en el tercero. Ha publicado poemas en plaquettes y revistas literarias tanto digitales como en papel.
En los últimos dos años ha organizado y presentado numerosos recitales y encuentros poéticos, coordinando viajes de poetas a Punta Umbría, Sevilla, Barcelona o Elche. Coordina el I CICLO DE POESÍA ESCÉNICA DE VALENCIA. Su puesta en escena es muy peculiar al mezclar los diferentes lenguajes poéticos, el Arte Dramático, el Periodismo Audiovisual, los cuenta-cuentos infantiles y sobre todo la VOZ como carne de verso. “Escribo en voz alta: en la oralidad el verso encuentra un canal de transmisión verdaderamente revolucionario: la voz es magia, cambio” Gestiona desde 2008 el Espacio MAE de El Dorado, del que es copropietaria junto a su compañero, el periodista Isaac Alonso, con casi 300 actividades culturales y proyectos colaborativos en tres años. Ha editado junto a la Fundación Inquietudes los pliegos NÁUFRAGOS Y POETAS, con una selección de poetas valencianos que recalan por EL DORADO, ha coordinado el nº 24 de la revista artesanal EL CASCO con poetas e ilustradores valencianos y apoyado económicamente en la edición de los pliegos del colectivo LA TRINCHERA POÉTICA y las plaquettes FLECHAS DE ATALANTA. Parte de su obra se puede leer en los blogs http://poesiabajolamesa.blogspot.com/m http://eldoradomae.blogspot.com/ y http://poema-niaticos.blogspot.com/




Poética

FRAGMENTO(s) DEL POE-MANIFIESTO

No soy: o somos todos
o nada somos
En los tiempos oscuros
sólo nos salva la primera persona del plural
(…)

La poesía ya no se canta en las calles
Ya no eriza el vello de las mujeres hermosas y los hombres bravos
de los hombres hermosos y las mujeres bravas
(…)

¿Por qué habría yo de variar la rutina de estos tiempos?
¿Porque quedas tú?
Pero tu voz es débil
Ya no quedan altavoces en las esquinas de los pueblos de España
¿Cuántos somos? ¿Qué podemos?
¿Sumar voces?
Sí sumarlas ¿Y luego?
¿Estamparlas contra el muro prohibido?
______¿Y romperlo?
Culpa. Desesperanza. Miedo
______¿Miedo?
Hablo. Diálogo. Di algo.
______Dí.
¡Somos un trillón de voces cansadas que se estampan,
por inercia colisionan y de(con)struyen el mundo,
comiéndoselo de dentro afuera!

(…)
La poesía hay que cantarla en las fiestas de barrio.
Conspirar con los músicos de charanga y pandereta
y tomar los escenarios de verbena
Hay que colarla, sin avisar, en
los casales de todas las fallas, de todas las collas.
Interrumpir con ella, subrepticiamente,
la emisión del Barça- Real Madrid.

Huyamos de los ateneos, los círculos literarios,
las librerías, los bares culturales.
Pongamos un altavoz en las casas
de los que tienen pan y creen gozar la libertad
Metamos la poesía en los discursos de nuestra comunidad de vecinos
Discutamos con ella la derrama del ascensor,
en las reuniones de padres y madres (el AMPA sin hache)
en las colas del banco, del súper, del registro civil, en todas las colas.

Imprimamos octavillas con nuestros cantos
y que las vocee el repartidor de prensa gratuita
¿Para qué editar libros que sólo leeremos nosotros?
¿De qué carajo sirven nuestros versos de guerra
si no hay soldados para empuñarlos?
(…)
NOTA DE RECLAMACIONES

Donde dice POESÍA
léase ACCIÓN

Donde dice Poeta,
léase NOSOTROS




Poemas

Clavó


y quebró la cal de los entierros


La roca devolvió la voz


a quienes la habían emitido


Los otros afinaron violines


en la espera


Afilaron uñas


Desenterraron uno tras otro


huesos de herrumbre


El eco se convirtió en olivo




XXX
La mujer se alejó del bosque.

La mujer se alejó del bosque.
Allí había volado sobre el azufre de las coníferas
Cavado las tumbas de las semillas viejas
Había bebido a cuatro patas en el arroyo
y copulado con los mastines del amo
En el centro del Bosque
geostáticamente localizada por las mujeres del pueblo
Allí ingirió hongos hasta convertirse en piedra
Fósil de cuentos y maitines
Lazo rojo en las cunas de los bebés muertos
Habló con Dios hurgando en la tierra de soledades
Pintó helechos, sus fosas, en pieles de murciélago incineradas
Se tatuó una abeja en su pecho cíclope
Y sintió miedo sólo durante el día

La mujer se alejó del bosque
arrastrando los pies con agujas trenzadas
En la ciudad siguió caminando...
Semáforos con copa y sin raíces
Animales con gafas, plantas de cuatro tallos
Cada día amanecía seis veces
Seis veces mojaba su cuerpo bajo la ducha
y se torturaba los tobillos con un punzón
y entre los dedos llevaba siempre el filo de una lata

Seis veces cambiaba su vestido, sus botas, sus medias
Seis veces se maquillaba.
En el espejo, sólo agua: condensación de vacíos
La raya de los labios, negra, dura, límite del tiempo
Seis veces se peinaba con sumo cuidado

La mujer que abandonó el bosque no encontró al hombre en la ciudad
XXX

La historia

Atardece en el Polígono
Dos mujeres cruzan vuelos
Todavía están los obreros en la oficina

UNA MUJER
Canta un agua de su tierra

Los árboles atrapados en la acera
acarician su cabello
Lanza hojas al aire

Cartas de amor
que habrán de cruzar el mar
Sus ojos le están viendo. Él
Sonríe

MUJER DOS
A falta de abrazos
se rodea el cuerpo con sueños
Fuerte
no vaya a salir volando

Escucha el canto africano
y lucha por cruzar la tierra
de costa a costa. Con él.
Sonríe

Anochece en el Polígono
Ya no se oye a los pájaros
Los obreros se van a casa

No hay comentarios: