martes, 29 de noviembre de 2011

GLORIA BOSCH MAZA

















Mencionada por:
Begoña Abad
Edith Checa

Menciona a:
Chantal Maillard
Consol S. Buendía
Maria José Aldunate
Elisa Lucinda
Belén Reyes
Anna Montero
Alicia Aragón
Federico Gallego Ripoll
Rosa Mª Roffiel
Guillem Vallejo






Bio-bibliografía

Gloria Bosch Maza, Barcelona. Cursa estudios de Periodismo y participa en diversos Talleres Literarios. Es fundadora del grupo Veus de Dones desde 1994, grupo con el que trabaja para fomentar la poesia a través de lecturas dramatizadas y recitales poéticos musicados. Obra publicada: “DE CARNE Y VERSO” (Ed. Libertarias, 1995), Premio Hnos. Argensola 1994, “DEDALO DEL DESEO” (Ed. Huerga&Fierro, 1998), Premio Villa Benasque 1997, “UNA LLAMADA TUYA BASTARA PARA SANARME” (Ed. Carena, 2003). Ha sido incluida en las Antologías de Poesía: “CIRCUNSTANCIAS” (Abecedaria, 1993); “POETISAS ESPAÑOLAS” (Ed. Torremozas, 2002); “EL PODER DEL CUERPO” (Ed. Castalia, 2009); “DESNUDARIO” (Ed. Jirones de Azul,2007), con el poemario “”Juegos de mesa”.
Más información en el Blog: http://www.veus-de-dones.blogspot.com/







Poética

Aries ascendente Piscis. Catalano-aragonesa. Bilingüe, vitalista, curiosa, amante de la soledad y la buena compañía. Viví parte de mi infancia rodeada de dulces y lecheras. Entre mis objetos preferidos, un lápiz y un cuaderno en blanco, con ellos jugaba con las palabras y anotaba los interrogantes que nadie me solía despejar. La poesía sigue siendo para mí un espejo donde mirar el mundo y mirarme, un reto, un juego, un placer solitario y compartido. La entiendo también como compromiso social, de ahí la existencia de Veus de Dones, un puente levantado por mujeres hecho de versos y buenas intenciones. Como lectora me interesa que el poema me atrape, me seduzca, se pasee por mi piel, me muestre visible lo invisible. Como poeta busco lo mismo, que mi obra despierte algo en el lector/a, que no le deje indiferente. “Escribir en todos los tiempos verbales con las uñas, con los dientes / aunque la tinta se acabe. / Escribir con el ánimo por los cielos y el alma encogida / escribir con la inocencia / y aunque no sea leída.”




Poemas




Barrio Chino

Viví la infancia en una planta baja
en pleno Barrio Chino
en medio de dulces y lecheras
interrogantes y ojeras.
Un gato negro se paseaba entre mis piernas
mientras yo, con un lápiz mordido,
jugaba con un poema.
Algunas tardes merendaban en casa
clientes diferentes
mendigos, prostitutas, travestidos
-buena gente-
otras, me sentaba en una silla baja
para ver como la vida, vestida de rojo,
se paseaba contoneándose por la acera.
Ahora vivo en un quinto sin ascensor
-he mejorado-
tengo palomas en la azotea
y un día invité a la vida a que subiera.

Una llamada tuya bastará para sanarme” – Ed, Carena, 2003



Receta de cocina frustrada a las finas hierbas

Apenas empiezo a saborearte
y ya me entran ganas de comerte
mordisquear tus orejas despacio
lamer tu cuello lentamente,
prepararte un aderezo con mi aliento
mezclar tu saliva con mis dedos.
Apenas empiezo a intuirte
y ya me entran ganas de servirte
un manjar de caricias y de halagos
invitarte a degustar mi condimento
sazonar con mis manos tu cintura
hornear el deseo a fuego lento.
Apenas empiezo a tramar la receta
cuando te deslizas con cautela hacia la mesa
y con la exquisita canela de tu boca
dispones ante mí la escapada.
Argumentas que hay exceso de alimento
y que mantienes una dieta muy estricta
me dejas rebosantes las manos de especias
y un desfile se inicia de pucheros y cazuelas.
El orégano previsto en tu mejilla
la pimienta salpicada en tu mirada
la vainilla extendida por tu nuca
la menta en tu piel y la mostaza.
El comino, el limón, la hierbabuena
el romero en tu frente, en tus labios la salvia
el azafrán y el laurel en tus hombros
por tus dientes el anís, la alcaparra.
Uno a uno los ingredientes que aguardaban tu llegada
retroceden a su lugar de origen
y yo, apenas me dispongo a iniciar la retirada
congelo en la memoria el menú del deseo
por si alguna vez te apetece paladearme
y a mí me entran ganas de evocarte
y es que apenas empiezo a conocerte
y ya siento el impulso de adobarte.

De carne y verso” – Ed., Libertarias, 1995




Poema ortográfico

Ya te quiero hasta sin comillas
sin puntos suspensivos,
sin acento, sin mayúsculas.
Te quiero y no sé si quiero
ocultarte entre paréntesis
poner punto y seguido a cada encuentro
dejarte entre guiones
subrayar cada verso que me inspiras.

Ya te quiero hasta sin palabras
sin comas, sin interrogantes
sin conjunción ni sílabas
te quiero, por supuesto, sin punto y aparte.

No deseaba mostrarte mi texto amoroso
prefería escribir un poema en tu cuerpo
con mis dedos sordos
pero tú te fuiste hacia mi diptongo
y me dejaste temblando apoyada en el folio.

Ya te quiero
quizás ya te quise
antes de que supiera que iba a quererte
pero me atraparon los signos
la geografía de tu nombre
el código del lenguaje.
Ahora ando a la deriva por la hoja en blanco
pero echo el ancla en una esquina
y en minúsculas
y con un lápiz gastado
dispongo fecha y despedida
y firmo, firmo que te quiero
ante notario.

Dédalo del deseo”- Ed- Huerga & Fierro, 1998

jueves, 24 de noviembre de 2011

MIGUEL ÁNGEL YUSTA





















Mencionado por:
Ricardo Fernández Moyano
Laura Gómez Recas
Francisco J. Picón
Marisa de la Peña
Alonso de Molina

Menciona a:
Alonso de Molina
Alfredo Piquer Garzón
Ángeles Fernangómez
Cristina Cocca
Fernando Jiménez-Ontiveros
Luisa Arellano
Marián Raméntol
Marisa de la Peña
Blanca Langa.





Bio-bibliografía


Miguel Ángel Yusta Pérez (Zaragoza 1944) poeta y escritor, tiene una larga trayectoria ligada a la literatura y los medios de comunicación. Es columnista del diario Heraldo de Aragón.
Sus más recientes trabajos son los poemarios:
Luces y sombras, fotopoemas, con fotografías de C. Moncín. (Gobierno de Aragón. 1999) con comentarios de diversos autores. Peregrino de ausencias (Unaluna 2006). Teoría de luz (Ualuna 2007), con prólogo de M. Vilas. Reloj de arena (Unaluna 2008), prólogo de Rosendo Tello. Senderos de amor y olvido (Unaluna 2009) Prólogo de J.Verón Gormaz. Ayer fue sombra (Aqua, 2010) I Premio de poesía de la D.G. de A. Cancionero de coplas aragonesas (Olifante, Papeles de Trasmoz, 2011), prólogo de J.L. Melero. El camino de tu nombre (Quadrivium 2012) prólogo de José Luis Gracia Mosteo, en imprenta. Amar y callar, en preparación. Poemas del silencio, en preparación
También las recopilaciones:
Rincón de coplas (Unaluna 2006) con prólogo de J. Barreiro. Y Artículos indefinidos (2010) con prólogo de Ricardo Vázquez-Prada.
Ha participado en antologías y poemarios colectivos. Algunos de sus textos han sido recogidos, entre otras, en las revistas literarias "Criaturas Saturnianas, Barataria Imán”, así como diversos artículos relacionados con el folckore aragonés y con la copla, con cuya autoría ha obtenido numerosos premios.
A través de su cargo en la Junta Directiva de la Asociación Aragonesa de Escritores, organiza numerosas actividades literarias, presentaciones, ciclos, conferencias etc. Es actualmente director adjunto de la revista literaria Imán, órgano de la Asociación Aragonesa de Escritores.




Poética

No se entretiene en equilibrar la balanza porque la balanza es él: copa, tallo y raíz.
En la raíz, el humanismo, el sustento del cedro poderoso, la profundidad que define a la poética y el aliento a la poética en un grado natural, sin que ni un solo condicionante aplaste la autenticidad que le nace sin querer entre los versos. En el tallo, la madera cabal del buen hacer, la densidad que se nutre de la sinuosidad del Sena, del secreto de la luna, o de la inocencia rescatada de una infancia en años de amargura… Y en la parte más aérea, una fronda honesta de “sentires”, perenne y generosa, que cimbrea con el azote del cielo y se deja ladear por la dulzura aparentemente irracional de lapasión.
Sensible, relator, leal y diestro en el manejo del arma articulada, del recoveco, de la oración, de la dignidad última de la escritura.
(Laura Gómez Recas)






Poemas

Metro de París. Línea 6
Ella ha entrado en Picpus y se ha sentado frente a mí
Sus palomas cansadas buscan el regazo
mientras sólo me mira por un fugaz instante
(hay algo de eternidad en esa mirada velada de monotonía).
Los fluorescentes del vagón son incompatibles con el día gris.
Bel-Air, Dumesnil, esta línea seis me llevará tal vez a ninguna parte.
Quiero que siga ahí, sentada mientras cruzamos el Sena.
La línea seis aparece y desaparece como mi deseo de vivir,
túneles y tejados , estaciones llenas de negros cansados,
de blancos cansados, de ninfas con auricular y móvil,
de labios, ojos, formas, miradas. besos, caricias...
Quai de la Gare, no te bajes por favor, ya llegamos.
Déjame que te contemple furtivamente
porque hace tiempo que no sentía el estallido de la belleza en mi alma.
Los asientos de plástico marrón no saben de estas cosas
ni los anuncios de las estaciones
(sea feliz en Turquía por quinientos euros)
En la Place d’Italie se ha llenado el vagón,
hay un raro vaivén de gente azarosa y extraña.
Se la van a llevar y yo estoy muerto, atado a mi vida, en mitad de la seis.
Llegaré solo a Denfert-Rochereau...

(De Teoría de luz)





Mi descapotable de juguete

De niño quería un gran descapotable blanco.
Soñaba con él, tal vez lo había visto
en alguna película lejana.
Y sólo en sueños pude conducirlo.
Luego fui un aturdido adolescente;
las horas pasaban tan lentas que a veces
se paraba el reloj del tiempo en la impotencia.
Durante algunos años, fui a un colegio de curas:
recuerdo largas tardes, interminables estudios sin retorno,
sopapos y rosarios,
escapadas al váter del patio en los recreos
donde, a oscuras, descubrimos el sexo,
pobre placer de frutos inmaduros.
Y el olor rancio de la soledad
en el amanecer sobre el colchón mojado.
Hasta que un día decidí de pronto
que ya era casi un hombre y todo un bachiller.
Después, la rebeldía,
mi querido París donde se abrió la vida,
los besos y los senos de mujeres soñadas,
las orillas del Sena llevándose la mugre
acumulada en años de tinieblas.
Era la libertad de vivir sin permiso.
Y en ese punto justo o no pude o no supe
hacer, sencillamente, mi gran revolución
y me hicieron discípulo del convencionalismo.
Visto correctamente,conduzco un coche nuevo,
tengo una casa grande, buena calefacción,
viajo y amo a mujeres que tal vez también me aman...
Mas cuando por la noche llego tarde a mi casa,
solo en mi habitación, en la suave penumbra
aún me siento al volante de aquel descapotable
en el limpio y hermoso ensueño de mi infancia...

(De Ayer fue sombra)




Esta noche.

Te quería decir en esta noche
cuando ya nadie habita en la distancia
y dormidos los pájaros
es el silencio dueño de las vidas.
Te quería decir, y te lo digo,
aunque a veces me corte las palabras
el saber que tu oído las escucha
y tus ojos las miran,
que esta tarde cuando volvía a casa,
tan silencioso y solo,
mientras sobrevolaba el pensamiento
utópicos lugares,
de pronto, te me has aparecido
con tus ojos profundos
y tus manos repletas de caricias,
abierta la sonrisa,
piernas de adolescente, apresuradas
por llegar a mis brazos
y rodearme fuerte con los tuyos.
Tu cabello jugando con el viento,
extendidas las manos en el aire,
presentidas caricias.
Venías, llegabas y te quedabas...
Entonces he sentido que la tarde
se llenaba de luces
y que toda la gente sonreía.
Que aún era hermoso el mundo
y los taxis, las casas, los semáforos.
Que las tiendas, las calles , las aceras
se llenaban de luces de repente
e íbamos del brazo, felices como niños.
Pero esta tarde no has aparecido.

Por eso te lo digo,
que te he echado de menos en las horas
que otro día mataban poco a poco.
Y aunque al subir a casa
ha sonado el teléfono y me has dicho te quiero
por un momento, amor, por un momento,
las luces se apagaron en mi alma...
Por eso te repito,
pero tal vez callarme debería,
que cada tarde, amor, que cada tarde,
me dejes que la acabe entre tus brazos.

(De Amar y callar)

domingo, 20 de noviembre de 2011

CÉSAR AUGUSTO AYUSO
























Menciona a:
Carlos Aganzo
Ezequías Blanco
Joaquín Galán
Fermín Heredero
Fermín Herrero
Luis Ángel Lobato
José Luis Puerto
José Luis Zerón Huguet
Manuel Arandilla
Natalia Carbajosa



Bio-bibliografía

Nacido en Reinoso de Cerrato (Palencia) en 1954. Media docena de libros de poesía publicados; entre ellos, Las verdades del trigo (León, Ayuntamiento, 1993), Luz de nieve (Ávila, El toro de granito, 2001) Variaciones de abril (Madrid, Visor, 2006) y Respirar de los días (Palencia, Anejo de Milenrama, 2008). En estudios y crítica literaria, El realismo mágico. Un estilo poético en los años 50 (Valencia, El toro de barro, 1995) y El ala en la meseta. Antología de poetas de Castilla y León (Palencia, Cálamo, 2001). Editor y director de la revista Milenrama (2001-2008).








Poética

A un claro pensamiento
aspiras, aunque sea
espejo indescifrable.

(Respirar de los días, 2008)






Poemas

Era triste en invierno ver el rosal desnudo,
y era grato -de hielos olvidándose y ruindades-
esperar el buen tiempo.

A fines de febrero fue la poda,
y después ya la savia se fue multiplicando
como un milagro que, en silencio, adviene.

Hojas, verdor, espinas muy pequeñas.
Los botones pacientes, abultándose
hasta el primer capullo. Hasta abrirse la rosa
esta que late cuando media mayo.

Oh rosa primera del jardín, cómo te yergues
airosa y perfumada.
Oh transparencia que, elocuente, callas
y, esplendorosa, muestras
(apenas en un día)
lo que oculta la tierra un año entero:
la vida en su secreto más profundo.

Otras rosas vendrán después de esta
y todas serán nada,
pero en mis ojos el fulgor perdura
de una belleza que no pasa en vano.
No es eterna, es verdad, pero un instante
ha sido todo junto: la belleza y verdad de cuanto existe.

(Luz de nieve, 2001)




Espina en la lengua,
la palabra duele
si verdad es (y no humo
de agravio).


_______Hacia dentro,
como duda sembrada
en el caz de un regato,
en hoja de barbecho.
Como luna sin ojos
que en su noche más lucha
por no caer
(definitivamente)
donde el amor corroe.

Un alba pálida
gustará el silencio,
la dulzura de dátil.

(Luz de nieve, 2001)




¿De qué se teje
la alegría
de la luz?

Ella me alberga.
Lo invade todo
y en su transparencia
nos confunde.

Soy un accidente
en su tersura.

Desaparezco casi
en su reverberación.

Todo me cerca
y yo debo achicarme.

Hay seres que son luz.
Ellos nos viven.

(Variaciones de abril, 2006)




Aves anilladas
en las redes del día.

¿Qué partido corazón
sangra por dentro
esporas de su luz?

El silencio
de las horas calladas.
Oigo su maleficio.

Tallos de la noche encendida.

Trigos adolescentes,
calandrias,
rubias manos
de la desmemoria,
¿dónde fueron los días?

¿Dónde la alacridad
de caballos pacientes?

Dulce zumo de moras
destila la mañana.

Pasará pronto.

Huella azul
en la corriente de un río...

(Variaciones de abril, 2006)

lunes, 14 de noviembre de 2011

5º ANIVERSARIO

Desde noviembre del 2006

y hasta que el cuerpo aguante.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

J.I. PIDAL MONTES



















Mencionado por:
Ángel Muñoz Rodríguez
Francisco Priegue
Diana Rodrigo Ruiz

Menciona a:
Diana Rodrigo Ruiz
David De La Sierra
Sergio S. Taboada
Sinda Miranda
Verónica Nerea Redondo Moreno
Rodrigo Olay
Rosanna Moreda
Ricard Millás
Jordi Clotas
José Diego Mils
Daniel Ramos Autó




Bio-bibliografía

J.I. Pidal Montes (El Fadiellu -Asturias-, 1970)
Poeta asturiano de lenguaje alto y claro que busca combinar en sus poemas un equilibrio entre inmediatez en sus mensajes y calidad en su aspecto formal. Considerado por él mismo como un poeta de barriada minera, en sus versos tienen cabida desde los amigos enganchados a la droga, hasta la realidad social, familiar o afectiva de su siempre presente pueblo de Carbayín; no dudando nunca Pidal Montes enarbolar la bandera de la cultura de su tierra en una búsqueda permanente de la difusión y dignificación de la histórica pero aún poco reconocida y todavía no oficializada Llingua Asturiana. Siempre al encuentro del cuerpo a cuerpo a través de los recitales en vivo, fue uno de los fundadores del colectivo cultural “Versoadictos”. Siendo a su vez miembro y cofundador del Grupo Poético “Versos Libres”, en el que junto a otros poetas afincados en Asturias, pretende acercar la poesía a las personas o colectivos con menos acceso a la misma. Colaborador habitual de la web cultural y artística “Requiem amb Ria”, publicará su primer poemario titulado “Nadie se salva” con la editorial barcelonesa “Versos y Reversos”.




Poética

Si alguna vez acabo vagabundeando en compañía de un fiel perro callejero, le llamaré “Poesía”, y os aseguro que a ese animal nadie, repito nadie, nadie le pondrá collar.
Y como escribió Pablo Neruda: “Si nada nos salva de la muerte, que al menos el amor
nos salve de la vida”.





Poemas



SI TE DICEN QUE CAÍ


No descartes que llegue a dormir
en camas de cartones,
en albergues municipales.
-torres más altas cayeron-.
Porque ya se sabe que la suerte
es una novia caprichosa
que hoy camina enamorada
colgada de tu brazo, y mañana
quizás no recuerde ni tu nombre.
Tampoco descartes que
en mi posible desgracia
vagabundee en compañía
de un fiel perro callejero.
A ese perro le llamaré poesía.
Y puedo asegurarte
que a ese animal nadie
-repito nadie-,
nadie le pondrá collar.




SIEMBRA
Hace tiempo que no escribo poemas
con fondo de violín.
Todos me salen entre ecos
de maquinaria parada;
de fábricas y minas cerradas
donde lo bueno ahora es malo
y viceversa.
Donde algunos viejos, por no molestar,
se atrofian al sol
como pieles de cuero a curtir
que mañana serán zapatos o chupas.
También los hay
que se doctoran en miserias ajenas;
que se buscan la vida en charcas sin vida
en la que los croares de las ranas
suenan a reproches y despedidas.
De entre todos esos destacaba uno
que era listo como el hambre
y embaucador como un demonio necesitado.
A ese, la gente del barrio
le llamaba la Mala Semilla,
porque cuando le traía el viento,
dejaba el parque sembrado de yonquis.





REVOLUCIÓN

En mi tierra,
los de mi generación,
vivimos una reconversión.
Y años después, una brutal recesión
que parió una crisis
que nos devoró vivos.
Por eso, ahora,
Pienso que ya nos toca
vivir una revolución
-de palabras de momento, pero revolución-.




DEBES SABER

En los dobladillos de mis pantalones
yacen atrapados cientos de etcéteras:
Ella no me quiso, etc...
Esta vida no es para mí, etc...
Nunca vivirás de la poesía, etc...

Pero en el fondo me consuela saber
que ahora nadie te guarda
las cuatro esquinitas de tu cama
porque el angelito que lo hacía
ya no está en condiciones:
Debes saber que hace años
que es politoxicómano
y ya no sabe ni donde tiene
su mano derecha.
Que un alud de sinceridad
sepulte y mate a toda hipocresía.





PORTAL 28, BAJO-D

Nunca vuelves a ver el mundo
de la misma manera
una vez que ya lo has visto
asomado a la ventana
de un piso de una barriada minera.
Debe ser por lo dilatado de la pupila
tras tantas generaciones
trabajando bajo tierra.
Debe ser por el orgullo,
quizás por la condenada genética.
Pero gracias a todo eso
tienes para muchas cosas respuesta:
como cuando mi hija vino ayer
con una herida que se había hecho
en el recreo y, aún llorando,
me dijo que las otras niñas se habían reído de ella
porque de su herida la sangre brotaba muy negra.
“Tranquila María -le dije-.
A tu sangre no le pasa nada.
Lo único que sucede
es que en ella llevas carbón”.

jueves, 3 de noviembre de 2011

REBECA ÁLVAREZ CASAL DEL REY










Fotografía de Javier Jimeno Maté






Mencionada por:
Juan María Jiménez López
María Solís
Deborah Antón
José Antonio Rodríguez Alva
Diana García Bujarrabal

Menciona a:
Alfonso López
Ana Pérez Cañamares
Cristina Morano
Diana García Bujarrabal
H-elena Rodríguez
Isla Correyero
Jesús Malia
Juan María Jiménez López
Julieta Valero
Luz Pichel
Mar Benegas
María Solís
Nuria Ruiz de Viñaspre
Óscar Aguado
Óscar Curieses
Óscar Pirot
Pepe Ramos
Sonia Bueno
Yaiza Martínez
Verónica Delgado Mayordomo
Víktor Gómez



Bio-bibliografía


Rebeca Álvarez Casal del Rey (Madrid, 1976)
http://lanochedeperfil.blogspot.com/
Publica su primer poemario en 2010, en Ediciones Amargord, donde posteriormente coordinó la colección Candela de poesía. Ha sido antologada en Blanco Nuclear (Sial) y Poetrastos (LVR), y próximamente estará en Inabsent(i)a (Nanoediciones). Participa en numerosos recitales (sobre todo en el madrileño barrio de Lavapiés), colabora en la web Culturamas y ultima su(s) próximo(s) poemario(s). En algunas librerías ya está disponible la segunda edición de su (hasta la fecha) único libro publicado, Suponiendo la cicatriz como posibilidad de la herida, prologado por Julieta Valero.


Poemas


Cuervo
Hay un resto de noche junto al día que empieza.

Hay un resto de noche de perfil,
próximo a la piscina. Su ojo
es el punto de fuga del jardín,
su silueta forma sombras chinas sobre el muro,
enjaulada por verjas
que el reflejo del agua hace temblar.

Hay un resto de noche de perfil
despeinando muñecas
cerca del mediodía.
Y de pronto abanica
el aire que lo encierra
y callan las chicharras un instante.

También hay una niña,
está tumbada al sol, sobre la hierba.
Y hay un resto de noche de perfil,
tal vez (si le dejara) besaría sus ojos.
Pero la niña duerme,
de momento el cuervo no es más que un pájaro.

De Suponiendo la cicatriz como posibilidad de la herida (Amargord, 2010)



Profilaxis
Presérvate
de la descendencia y de la mortalidad
prematura.
Ponte la distancia y comprueba
(cada cinco minutos)
que sigue ahí,
que no ha sido engullida
ni se ha deteriorado.
Nunca te falla el cronómetro
para reponerla en el transcurso de las eternidades.
¡Eso, tú sigue interrumpiendo!
(no vaya a ser
que se produzca el contacto).

Ella no tiene frenos, abróchate
bien fuerte el cinturón.

Haz una pausa
durante el intercambio de salivas y las pieles siamesas.
Ordénale desnudarse y alinea sus zapatos, dóblale
la ropa en el armario
y las rodillas.

Mírala en contrapicado, poderoso
y protegido,
que en el centrifugar de los juncos no se desprenda
la juntura del monstruo bicéfalo.
¡Sí, imponte!
Ella también prefiere el látex
(para fregar los platos a los que tú
sacas brillo).

¿O es que la consideras
corrosiva?
¿tal vez babilónica?
Pero no, los restantes orificios
no te inquietan, ¿no acostumbran
conllevar alianza?
¿O tal vez temes
ser parido hacia dentro, pasto
de su voracidad?

Con suspiro,
ella encoge los hombros.
¿Qué duda cabe?
¡te alaba la razón y te la envidia!
(aunque a menudo termine
maldiciéndola a voces y a portazos).
Pero algunas veces
necesitaría abrasarse en el abandono
de pausas, esterilizaciones y prudencias.
Derretirse. Puenting. Grito. Sobrepasar al vértigo.

Aunque si compartir estropajo es
demasiada proximidad para tu aguante,
en algo estáis de acuerdo:
para ser dos se necesita
un poco de distancia.

Del poemario inédito La espera horizontal


Piedra

Tú también serás polvo, junto a nuestras cenizas.

Ensangrentado altar que nos sirvió de almohada,
te pintamos, esculpimos y arrojamos
contra el enemigo.
Tú, inerte, no nos juzgaste,
mientras en nuestras manos afilabas guadañas.

Testigo mudo y ciego y quieto
de nuestras vidas reducidas a instante.
Caminamos sobre ti y tú
no dices nada.
Hacemos de ti muros,
iglesias, corazones,
hasta llegar a hundir
en ti nuestras raíces.

Eterna montaña reducida a guijarros.

El viento, el agua, el hombre,
te dinamitarán
y tú
te harás pedazos.
Serás escombro y lápida,
y sellarás la tumba que encierre nuestros huesos.

Mientras, podré sentarme a descansar sobre una piedra,
al borde del camino, al margen de la Historia.

Del poemario inédito La espera horizontal