domingo, 17 de junio de 2012

APE ROTOMA




Mencionado por:
Menciona a:
Pablo G. Bao
Manuel del Barrio Donaire
Amalia Bautista
Felipe Benítez Reyes
Carlos de la Cruz
Ramón Eder
Verónica García García
Pablo Gavilán
Fermín Heredero
Jon Juaristi
Javier Krahe
Juan C. López Cantos
Jorge M Molinero
Ana Pérez Cañamares
Berta Piñán
Rafael Sarmentero
Roger Wolfe


Ape Rotoma (José Alberto Rodríguez Tobes) nació en Aranda de Duero (Burgos) en 1967, lo que en efecto significa que no es precisamente un chaval. Desde entonces, ha hecho un poco de todo y un mucho de nada. En 2002, la Tertulia Literaria Ribereña y Arandina (Telira) edita “149 PCE (Algunos de los poemillas pergeñados entre 1987 y 1998)” y en 2014, Editorial Renacimiento, "Mensajes de texto y otros mensajes". Colecciona libros de poesía, clásicos griegos y romanos, novelas de ciencia ficción, ensayos sobre cine, psicoanálisis, drogas y otras rarezas.








Renglones cortitos (poética)

                         A Luna Lesclauze-Álamo


Mira, Luna,

un buen poema

debe decir

muchas cosas

en renglones muy cortitos

y además debe

dejar espacio en la página

suficiente

y aún de sobra

para todas esas cosas

que no dice.


("Mensajes de texto y otros mensajes", 2014)






 Poemas





Hace años

Hace años, siendo yo un indudable adolescente,
y no sólo mitad y mitad, como ahora mismo,
las espinillas se cebaban con mi cara.
Eran muchas, las cabronas, y salían por todas partes.
Para librarme de ellas bastaba con aplastarlas
entre índice y pulgar, me lavaba y a otra cosa.
Ahora me salen muy pocas pero escogen el lugar
con mucho mayor cuidado. Tras la oreja, junto al pelo
o en las distintas covachas de que está compuesto el rostro.
Es decir, donde no hay forma de atacarlas, donde,
por más que lo intentes, no puedes meter dos dedos.
Lo peor es que me temo que esto es sólo una metáfora
de todo lo que ha pasado desde que dejé de ser
adolescente indudable, de absolutamente todo.

("149 PCE", 2002)








Los de la limpieza II

Clara entra en la nave vacía
en la que creo estar solo
y silba.

Un silbido atronador
que llena la inmensa sala
y hace huir despavoridos
a cuatro de esos gorriones que se cuelan siempre
por las ventanas abiertas
para cagar en los sitios más inverosímiles.

Naturalmente
me sobresalto
de forma algo teatral
lo que a la buena de Clara
desconcierta.

-Pero si he chiflado
para que no te asustarías…
(sic, sic)

¿Desde cuándo, Dios mío,
desde cuándo
un sonido
repentino
y estridente
sirve para no asustar?

("Mensajes de texto y otros mensajes", 2014)






A ellos

Me gustan los camellos silenciosos y cautos,
los que no se apresuran, los que cumplen los ritos,
los que te reconocen pero sin aspavientos
ni sonrisas forzadas ni familiaridades,
que no se hacen los duros ni los necesitados,
que no esperan de ti complicidad ni nada
que no sea el precio exacto, el actual del mercado,
y que hablan del producto lo justo, nunca menos,
y te dicen a veces: lo que hoy tengo es muy malo.
En resumidas cuentas, en esto como en todo,
dadme un profesional.

("Mensajes de texto y otros mensajes", 2014)

No hay comentarios: