domingo, 17 de junio de 2012

APE ROTOMA




Mencionado por:
Menciona a:
Pablo G. Bao
Manuel del Barrio Donaire
Amalia Bautista
Felipe Benítez Reyes
Carlos de la Cruz
Ramón Eder
Verónica García García
Pablo Gavilán
Fermín Heredero
Jon Juaristi
Javier Krahe
Juan C. López Cantos
Jorge M Molinero
Ana Pérez Cañamares
Berta Piñán
Rafael Sarmentero
Roger Wolfe


Ape Rotoma (José Alberto Rodríguez Tobes) nació en Aranda de Duero (Burgos) en 1967, lo que en efecto significa que no es precisamente un chaval. Desde entonces, ha hecho un poco de todo y un mucho de nada. En 2002, la Tertulia Literaria Ribereña y Arandina (Telira) edita “149 PCE (Algunos de los poemillas pergeñados entre 1987 y 1998)” y en 2014, Editorial Renacimiento, "Mensajes de texto y otros mensajes". Colecciona libros de poesía, clásicos griegos y romanos, novelas de ciencia ficción, ensayos sobre cine, psicoanálisis, drogas y otras rarezas.








Renglones cortitos (poética)

                         A Luna Lesclauze-Álamo


Mira, Luna,

un buen poema

debe decir

muchas cosas

en renglones muy cortitos

y además debe

dejar espacio en la página

suficiente

y aún de sobra

para todas esas cosas

que no dice.


("Mensajes de texto y otros mensajes", 2014)






 Poemas





Hace años

Hace años, siendo yo un indudable adolescente,
y no sólo mitad y mitad, como ahora mismo,
las espinillas se cebaban con mi cara.
Eran muchas, las cabronas, y salían por todas partes.
Para librarme de ellas bastaba con aplastarlas
entre índice y pulgar, me lavaba y a otra cosa.
Ahora me salen muy pocas pero escogen el lugar
con mucho mayor cuidado. Tras la oreja, junto al pelo
o en las distintas covachas de que está compuesto el rostro.
Es decir, donde no hay forma de atacarlas, donde,
por más que lo intentes, no puedes meter dos dedos.
Lo peor es que me temo que esto es sólo una metáfora
de todo lo que ha pasado desde que dejé de ser
adolescente indudable, de absolutamente todo.

("149 PCE", 2002)








Los de la limpieza II

Clara entra en la nave vacía
en la que creo estar solo
y silba.

Un silbido atronador
que llena la inmensa sala
y hace huir despavoridos
a cuatro de esos gorriones que se cuelan siempre
por las ventanas abiertas
para cagar en los sitios más inverosímiles.

Naturalmente
me sobresalto
de forma algo teatral
lo que a la buena de Clara
desconcierta.

-Pero si he chiflado
para que no te asustarías…
(sic, sic)

¿Desde cuándo, Dios mío,
desde cuándo
un sonido
repentino
y estridente
sirve para no asustar?

("Mensajes de texto y otros mensajes", 2014)






A ellos

Me gustan los camellos silenciosos y cautos,
los que no se apresuran, los que cumplen los ritos,
los que te reconocen pero sin aspavientos
ni sonrisas forzadas ni familiaridades,
que no se hacen los duros ni los necesitados,
que no esperan de ti complicidad ni nada
que no sea el precio exacto, el actual del mercado,
y que hablan del producto lo justo, nunca menos,
y te dicen a veces: lo que hoy tengo es muy malo.
En resumidas cuentas, en esto como en todo,
dadme un profesional.

("Mensajes de texto y otros mensajes", 2014)

domingo, 3 de junio de 2012

BEGOÑA MUÑOZ MATEU




Mencionada por:

Menciona a:
Rosario Raro López
Emilio Sáez Soro
Josep Piera
Alba Camarasa
Daniel Martí Moreno
Félix Sevilla.
Luís García Montero
Cristina Peri Rossi
Joan Margarit
Al grupo de poetas Calambres Exquisitos.





Bio-Bibliografía

Begoña Muñoz Mateu. ( Vinaroz, 1972).
Natural de Sant Mateu (Castellón). Casi Licenciada en Derecho.
Poeta Bilingüe y Ganadora del VI Premio de Poesía " Dia de la Dona" de Moncofar, 2006, (pendientes de publicar). A raíz de esto participo en diversos Talleres de Edición i Creación Literaria, Literatura i Poesía, en las Universidades de Castellón y Valencia.
He publicado mis Poemas del Love y del Inside, en la antología Estaciones Desnudas. (Editorial Cocó, 2007) y Forrellats de Neula, en Nube de Cifras (Editorial Cocó 2008)
Actualmente pertenezco al grupo de poetas Calambres Exquisitos de Valencia.



Poética

Sinceramente, aunque últimamente me he separado bastante de la Poesía,
por razones ajenas a mí, no quiero divorciarme de ella.





Poemas



POEMA DEL LOVE Y DEL INSIDE.
                                                    a R.S.G.
Deben ser tus ojos
como estufas con leñas de paises
y finísimas hierbas que se prenden
como CUANDO se prenden
las olas CON el CUANTO
y con el viento
y con el mar.
Porque tengo unas ganas
enormes y terribles de besártelos.
Besarte los ojos y girarte
los labios con llaves inglesas
gigantes y dulces.
Y velas azules
y artílugios abstractos
Brújulas my live.
¿Sabes? Como todas esas ganas de besar
enlatadas en pequeñas LATITAS de cerveza
o tetrabriks.
Como todas esas ganas de besar
compendiadas en las novelas
del love y del inside.

* Publicado en la Antologia Estaciones Desnudas, 2007. Editorial Cocó.



CIRCUNFERENCIAS.
                                       a R.S.G.
Siempre me hubiese gustado hacerte otras cosas
como recogerte aves
y también of course que mariposas.

Sí, recogerte muchas muchas mariposas
con saltamontes y estrellas jugosas
en un traje de esos tan graciosos
de Boy Scout.

Después probarte un poco,
como se prueba una sal en la comida
o como se prueba una falda
o una anfetamina

      y hacerte así
            como
CIRCUNFERENCIAS.

CIRCUNFERENCIAS para otear tu lengua
con esta mía,
por la que deambulan versos.

CIRCUNFERENCIAS en las que dibujar tu cintura
de dianas, con pequeños confines de mariposas invisibles
en los que enganchar velcritos
con una clara intención.

Matarte de amor y puntería
justo al mil points,
y subirte el colesterol del Love
que nunca sale en los análisis.

Porque el amor es una pequeña ciencia
de compases

Y tú y yo
nos conocimos
en el centro
de una circunferencia
O llámalo,
como quieras.

Vueltas
dentro de la vida
Casualidades.

* Publicado en la Antologia Estaciones Desnudas, 2007. Editorial Cocó.




UN BAILE DEL TWIST CON FONEMAS.
                                                              a R.S.G.
No se si eres un ruïdo de camiones
o un rumor de árboles con cientos de pájaros, saltando
en el colchón de todas sus hojas.

Y sin embargo, un susurro de acordes se agolpa
entre mi oído, y la memoria
como una sacudida de azúcares y lluvias
mientras las hierbas solitarias friccionan
el parque cercano, sin ti.

Cuando me acecha esta tempestad
de sentirte en todos los lugares posibles,
busco pruebas acerca de tu dulzura
en los metros cuadrados, de esta pequeña ciudad que huele
a zanahorias y aves.

Y recorro las calles contiguas
yendo tras unos coches de autoescuela
con la misma lentitud amontonada de principiantes
que me saca de quicio, al no tener
noticias tuyas.

Noviembre es una horma estrecha
que provoca rozaduras. Y hasta molesta
ir por las calles rellenas de obras
con ESE rugido inculto de excavadoras,
que más que construir infraestructuras
desmontan cada vez más nidos,
de pobres bestias manirrotas.

Y en este silencio beduino de las tardes
todo se mueve como una exhausta
lentitud.
Hasta la cucharilla de un té Puerht con hierbabuena
que he revuelto en la cocina, horas y horas
se queja de esta exhausta lentitud.

Tal vez, quiera fingir que pertenezco a una cultura ajena
cuya tranquilidad milenaria choca un poco
con la apetencia con la que tu, cambiarás pañales
y mezclarás
papillas.

Me asomo entonces,
a la ventana de los sauces
para ver cómo cae una puesta de sol
viridian y violeta.
Y las farolas,
creo que son etiquetas
conectadas con las calles
y contigo.

Yo no soy electricista ¿sabes?.
Ni siquiera sé cómo conectar una toma de tierra
en esta isla beige
desde la que te escribo.
Pero puedo hacer que las bombillas
te susurren un poco al ombligo
como pequeñas bocas encendidas de atardeceres amarillos
y que te cuenten viejas historias de amor,
sonriendo.
Mientras se vayan apagando lentamente las calles
que ya estén a punto
de mascar chicles.

Aciertas.
Se hará de noche. y tu y yo estaremos
tras la mirilla de estos poemas
sin saber muy bien qué hacer
cuando suene
un baile
del TWIST
con fonemas.

Sin saber
quien nos te trajo al mundo
con tantas dudas.

* Publicado en la Antologia Estaciones Desnudas, 2007. Editorial Cocó.