martes, 12 de marzo de 2013

ANA PATRICIA SANTAELLA




Mencionada por:

Menciona a:
Luis Rosales,
Inmaculada Calderón Gutiérrez,
Manuel Sanchíz Salmoral,
Luis Oroz,
Paz Puente Greene,
Adrián Pérez Castillo,
Rocío Biedma,
Carlos Pérez Torres,
Sara Castelar Lorca,
Isabel de Rueda,
Concha lagos,



Bio-bibliografía 



Nace en Córdoba, pasa su infancia en el barrio de la Judería, junto a su inolvidable abuela Consuela y su familia. Estudió trabajo social en Granada, se ha vinculado a distintos proyectos sociales y humanitarios, como la edición de la Antología poética, “Versos para derribar Muros”, de la editorial Los Libros de Umsaloua, y  el disco de idéntico nombre a favor de Gaza, gracias a la Universidad de Alicante, y a la soprano Ascensión Padilla, a Inmaculada Calderón y los músic@s que han participado.
 Ha publicado en diversas antologías y revistas literarias nacionales e internacionales.
Ha formado parte de del Encentro poético Mar Adentro de Candás ( Asturias ) , del Encuentro Voces del Extremo “ poesía y capitalismo “, de las ediciones de Cosmopoética. Festival Internacional de poesía de Córdoba, 2008 y 2009, y de las recientes jornadas Mistralianas, dedicadas a Gabriela Mistral en Vicuña (Chile).
Ha participado en las II Jornadas Mistralianas en la Rioja en 2011.
Fue organizadora del Hermanamiento dedicado a la escritora cordobesa Concha lagos en Córdoba. Ha participado en la ponencia: Concha lagos, obra poética y exilio dentro de las jornadas de estudios transversales de 2009 de la Universidad de Alicante. 
La editorial cordobesa, ediciones de Papel, le ha publicado: Viajes de Nube y Sol.
Actualmente colabora con el semanario cultural Argentino Argenpress.
Ha participado en el catálogo dedicado al escultor José Manuel Belmonte, exposición que ha sido comisariada por la escritora Matilde Cabello.  



Poética

Hablar de poesía es siempre difícil. Hoy por hoy, la veo cómo un espacioso camino para engrandecernos éticamente, para volver o regresar a las raíces de la humildad, aumentar las miras al contemplar el mundo o a los demás. Es la poesía, primordialmente, una senda estética por la que transitamos y nos balanceamos. Un venturoso carril de encuentros y desencuentros.
Ana patricia Santaella Pahlén
POETAS FAVORIT@S:   Luis Rosales, Wislawa, Julia Uceda, María Victoria Atencia, Inmaculada Calderón Gutiérrez, Manuel Sanchiz, Rafaela Hames, Dolores Izquierdo labrado, Adrián Pérez Castillo, Paz Puente Greene, Cristina lacasa, Ana María Fagundo, Manuel Gahete, Verónica Aranda Casado.




Poemas





                                                                                              A José Manuel Belmonte.
                                                                                                Por tu tesón, por tus manos prodigiosas 
   TERCERA  RESIDENCIA                  La primera residencia, la Tierra, la segunda,
                                                                                                 el cielo, y la tercera: La creación.

 A cielo abierto,
a piedra abierta,
taladrabas
la esquiva roca endurecida.
De las vísceras
de la cantera surgía
el cautivo remolino de la sangre,
la veta pétrea
del color del azabache.
Prodigioso el buril,
parejo de la luz y el desafío,
vaciaba la raíz
del ámbar, del hombre,
de la vid y  la manzana.
Danzaban
las fraguas rocosa de la forma.
Y del mimbre ondulante
 del esfuerzo, brotaba
el lomo plateado de la piedra,
el contorno esbelto de jinetes
 cabalgando
 bajo la gozosa mordedura
 del delirio,
alzando
 la enérgica creatividad del Universo,
 la ventana imaginaria del prodigio.
        La tercera Residencia.





  NACER                                        A Claudia y Carolina
                                                                                  mis sobrinas más pequeñas
Nacer
 ese esquivo misterio
de renovadas criaturas
poblando la implacable
continuidad de la especie.
Muchedumbre múltiple
de seres indefensos,
de minúsculas manos
 y bocas también diminutas.
     Asidas abreváis,
de los senos maternales
en vínculos sublimes, que sólo
desde el mimbre materno,
desde la láctea levadura,
desde el blanco,
 gozoso requesón
 puede instintiva,
 tiernamente,
furiosamente
 entenderse.





LA  PARTIDA                                      A Jennifer Wilson
                                                           Que tanto nos dio a tod@s
Era tan blanca
la luz
en las manos abiertas de tus ojos.
      Tan blanca era…
Que alejaba yo, la furiosa consumación
del adiós.
Un vértigo de cobre
me decía, me hablaba…
Me dejaba los labios
cubiertos de zozobra,
y el costado,
arañadamente herido,
arañadamente extraño,
con un sol de luto
en los bordes secos de la boca.
Sin querer decir
 una palabra,
sin querer decir vacío,
sin querer decir ausencia.
Era tan blanca tu luz,
tan blanca era…

3 comentarios:

María José Collado dijo...

El manantial de la poesía está contigo.

antonio molina medina dijo...


Que hermosa seria la partida, lleno de sueños, con el corazón repleto de sensaciones donde solo lo ocupen las plegarias de un amor eternamente renovado. Con las manos llenas de recuerdos y con la sonrisa en los labios: Así quisiera irme de este mundo cantando y riendo con las manos llenas de presentes de vivencias y sabores a miel con sabor a naranja, pero con las manos llenas de existencias y con sonrisa franca.

Un abrazo

Antonio

Ángeles Fernangómez dijo...

Hasta hoy no he podido entrar a leerte. Hoy, día de la poesía, precisamente, Ana.
He ido pasando por diferentes estados al leerte, pero todos me han dejado un regusto tremendamente poético. La luz banca del final, es como si me redimiera.