miércoles, 20 de marzo de 2013

RAFAELA SÁNCHEZ CANO




Mencionada por:
Menciona a:
Carlos Clementson.
José de Miguel.
Francisco Carrasco.
Antonio Varo Baena.
Soledad Zurera.
Manuel Sanchis Salmoral.
José Luis Checa.
Francisco Alemán Páez. 


Bio-bibliografía




Poemas



SER MUJER

Ser mujer es:
Es ser, aquella nube vaporosa,
la nube primigenia de la vida;
y su ya consecuente gota de agua
constante, transparente y primitiva.

Es ser el claro arroyo, el mar salubre,
la inquietud de la brava catarata,
la dulce calma del inmenso lago;
es ser la nitidez del agua misma.

Es ser fecunda tierra, honda raíz;
es ser la grata ofrenda de su fruto,
un fruto de árbol de perennes ramas.
Es ser la eternidad que reta al tiempo
con pasión de volcán, con miel por lava.

Es ser el largo férreo silencio
de un afilado grito que desgarra
el espacio más sordo de siglos
de tanta, tanta Eva maltratada.

Ser mujer es:
Es, ser nube, agua, tierra, raíz, fruto,
eternidad, reto, pasión, volcán, miel,
silencio; aún siendo todo esto
el grito de mujer cae en la nada.




POEMA DEDICADO A EL JAZMÍN                                                                                                  

                                        VOZ BLANCA

                             Era noche estrellada
                         de un tórrido verano.
                         En el típico patio cordobés
                         me encontraba sentada
                         en la perenne silla
                         con asiento de enea.
                         Allí escuché por vez primera,
                         siendo todavía muy niña,
                         la fragante voz del Jazmín
                         que me cantaba
                         la bella canción de la esencia
                         ejecutando en verde pentagrama                                     
                         sus notas blancas,
                         olorosas y tiernas.
                         Se sucederán los veranos.
                         Aventarán otoños hojas secas.
                         Tiritarán los inviernos.
                         ¡Florecerán todas las primaveras!
                         y la flor del Jazmín será por siempre
                         la -voz blanca-  de la naturaleza.





                                 PENÉLOPE DE MI               


Cuanto tiempo tendré que esperar, ¿Cuánto?
a que aparten de mí
ese corsé invisible
que comprime mi voz,
que me coarta,
que corroe mis ansias de ser yo.

Cuanto tiempo he de esperar
sufriendo este incoherente destino
que no, no me deja explicar
que me forjaron,
en el principio de los tiempos,
para acunar la vida,
para vivir en el amor
no en la agonía del maltrato,
de la opresión.

Cuando entenderán
que llevo dentro
la firmeza de la total entrega,
la dulzura en mi sentir
y la MÁGIA de la maternidad.

Cuánto habré de esperar,
-Penélope de mí-
tejiendo, entre la sin razón,
los hilos de una culpa inexistente.  

Cuándo se han de enterar
los inmisericordes,
el por qué , para qué 
de mi razón de ser. 

Dedicado a todas las mujeres del mundo y en especial a las víctimas de la violencia de género.        
Esta poesía está editada, con motivo de Cosmopoética 2010, en la revista literaria SUSPIRO DE ARTAMISA.       



3 comentarios:

antonio molina medina dijo...

Pues eso,
que no te calles
que reboses
que te extiendas
te propagues
aparezcas
luzcas
te quemes
rías llores
te silencies
veas vivas
revivas
te precies
daniela


Pues si
que me aconsejes
que me des
que te comprimas
que te arrebujes
que no te escondas
brilles
ardas
llores rías
te arrulles
mires, vivas
siemprevivas
que ames.
molina

Del poemario TÁNDEM

Un abrazo

Antonio y Daniela

Gracias por compartir.

Ángeles Fernangómez dijo...

A una le dan ganas de quedarse en ese patio cordobés y ser jazmín eterno.

Isabel Expósito dijo...

Qué bella, profunda, lúcida poesía!

Me rindo ante ella, Rafaela.

Un abrazo, poeta.