miércoles, 4 de septiembre de 2013

CRISTINA PÉREZ ESCRIBANO



Mencionada por:

Menciona a:
Joaquín Fernández de Silva
Presen Pérez  
Angel Guache


Bio-biografía

Mil novecientos setenta y uno me dio la mancha enorme de un pequeño pueblo. Me vino la ciudad más tarde, como una epidemia de sombras y de ojos abiertos. Hice tanto como tan poco y variado. O no tan variado. Pedí perdón al suelo y me nacieron libros que no llegaron a ser libros: Beso. Violines. Trenes     Martes 21     Aurora, Miradoradelunas.
Descansé, miré al frente y vi atardeceres rojos.
Anteayer como quien dice gané un premio de novela corta y descubrí a Dulce Chacón más dulce, más viva, más poeta.
Y ahora sigo caminando.


Poética
            Tengo entre las manos
            La ilusión de alejarme.

            Siempre vengo conmigo.



Poemas

Iniciados.

Dos. Inician
Caminos de dos.
Sobre camas estrechas.
Cumbres de lenguas
Tientos despacios
Camicaces voraces
de camas
Dos.
Hechos de uno.
Apoyados de miedo
Se filtran, quién lo diría!
Torciendo las cosas
Amoldando figuras,
Dotando
De llantos antiguos el mundo.
Qué repetición tu mano en mi mano
Tu pie sobre mi sangre...
TRES.







Amanecía.


He acogido la aurora
Abrochada a tu vientre,
El sol naciente sufría pariéndose
Y el son primero bailaba juntando las aguas.

Amanecía en tu boca también,
Boca enjuagada de soles,
Tildada de bella,
Caída,
A las comisuras feroces de  mis bocas.

He nacido yo también a la par
Que el día.

Qué nacer más bello
Cuando se ha nacido muerta tantas veces.








Oración


Madre que tierra pones
En el tiesto eterno de la genética
Abona de abrazos dados mi cuerpo.

Roza mi cara con la tuya ida
Dóname tus gestos,
Mírame desde entonces, hazte mañana
De cara redonda y sonrisa fija.

Pon tus ojos negros en mi vientre hinchado,
Habla verdades con el habla mía,
Detén tu mano, enséñame las uñas,
Cántame aquello del Dios bueno.

Di lo de la felicidad que vendrá un día
Para quedarse.
Duda. Desde la mente mía.
Téjeme un jersey nuevo.
Y no vengas en sueño que me parece triste
Agarrarte en distancias que no ataja mi mano.


Qué fácil volar a la huella tuya
Qué cerca temer con tus mismos miedos
Madre de agosto. De diciembre fría.

Las macetas se secaron (no sé si
Lo sabes)
Vuelvo a plantarlas

Cada primavera.

2 comentarios:

antonio molina medina dijo...

Cuanta imágenes se intuyen y se ven en tus letras..., letras que copulan y se hacen versos en la mente de su escritura, para sentir lo vello que implican en la vida.
un abrazo

Antonio

santiago delgado-escribano dijo...

Que placer... preciosos los tres poemas.