martes, 2 de diciembre de 2014

DIANA GARCÍA BUJARRABAL




















Mencionada por:

Menciona a:
Chantal Maillard
Ana Rosetti
Ana Pérez Cañamares
Nares Montero
Eva Gallud
Jorge Riechman
Emilia Conejo
Manuela Paso
Óscar Martín Centeno
Antonio Rómar
Miriam Reyes


Bio-bliografía

(Madrid, 1980). Licenciada en Periodismo y Sociología. Participa en talleres, recitales y revistas literarias especialmente en Madrid, donde reside. Sus poemas han sido recogidos en diversas antologías, como la plaquette colectiva Trilogía PEZ (Nanoediciones, 2012), Esto no rima. Antología de poesía indignada (Origami, 2012), Último Ahora (Izana editores, 2013) y En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. (Bartleby Editores, 2014).



Poética

Ente la necesidad de crear nuevas realidades y la certeza de que cualquier verdad absoluta termina resultando vana, frágil e incompleta. Ese es el espacio en el que la poesía explora, y tienta, y es inacabable.



Poemas


HORROR VACUI

Y si esa sed inmensa se saciase de pronto,
si finísima arena de desiertos terribles
me inundase, silente y despaciosa,
colmando grano a grano mi garganta y mi lengua
en balbuceos azarosos,
y si todos mis ojos en el momento justo
comenzasen un día a llorar en seco
y me arañasen
con heridas supurantes de tierra,
sólo de tierra,
si yo me ahogase tanto y tan profundamente,
¿qué sentido entonces en seguir silabeando,
azuzando el espíritu al encuentro precioso
de una sílaba mágica?
¿Por qué no sumergirse
a sortear en las dunas el viento caprichoso de los días?
¿Por qué no morir?
¿Por qué? Si todo se ha colmado…
Habrá que voltear el maleficio de los relojes,
escupir pequeños y certeros perdigones de barro
que mantengan vigilante el ansia,
sacudirse del polvo atenazador
de los días iguales,
y vivir, vivir bebiéndose cada instante
con la ávida premura de saber que nunca,
nunca será suficiente.


DONDE DUERMEN LOS NIÑOS

Hay un baúl de agravios que aún carecen de nombre,
y unos ojos redondos,
siempre abiertos para espantar el miedo.
Donde duermen los niños
los caballos con alas que relinchan de noche
beben siempre en el cuenco de las lágrimas secas.
¡Y qué saltos entonces por el cielo estrellado!
¡Qué lejos, al galope, los ruidos de la basura
en el desayuno!
Muchos niños comen ruidos desde primera hora,
comen ruidos malolientes,
ruidos como de basura.
Y, ¿qué le importa a nadie si mascan sus despojos?

Donde duermen los niños aún se tiende el descanso.
Y otros nombres dibujan su reposo en sus labios
mientras están soñando.
Porque los niños sueñan.
A veces sueñan.


P.I.B.

Podemos Inventar Barbaridades
como Pueblos Ingenieros de Brújulas
Paraísos Invadidos de Bullicio
Personajes Ignotos que Busquen
Perforar la Idea de Babel
Podemos Ilustrar Bellas
Parábolas Increíbles Burdeles
que Perdonen los Instantes de Bochorno
Padres Ilusos y Borrachos
tan Perdidos e Inútiles tan Bártulos
y Pergeñar Iluminadas Bóvedas
y Provocar Inviernos con Bocinas
Pensadas para Impulsar Bocados
y Promesas Infantiles en Babia
Poderosos Imanes en Batalla
que Pugnan por Intentar Bastarse.
Pero Iniciar Borrascas.
Pero Incendiar Bozales.
Pero Incomodar con Bravos
las Palabras que Inciten a Barrerse...

Pobre Idioma Balbuceo:

Podemos Inventar Barbaridades.

2 comentarios:

José Juan M Bueso dijo...

Estupendo engarce de realidades asociadas, Diana, en tu metáfora luminosa

C. Enriquez dijo...

genial