martes, 1 de marzo de 2016

JOSÉ MANUEL RAMÓN



Mencionado por:

Menciona a:
José María Piñeiro
Cleofé Campuzano
Juan Carlos Lozano
Vanina Arriola
Inés Ramón
Salvador Moreno Valencia
Carmelo Sánchez Muros
Jeannette L. Clariond
Luis Llorente
Nerea Aznar

Bio-bibliografía

José Manuel Ramón (Orihuela, Alicante, 1966). Reside en Fuengirola (Málaga). Cofundado de la revista de creación Empireuma en 1985 y codirector de la misma hasta 1991. Incluido en las antologías Escrito en Alicante (Alicante, 1985), Muestra de joven poesía hispánica de la revista Ventanal (Univ. Perpiñán, Francia, 1986) y El libro de plomo (Orihuela, 2013). Colaboraciones en La cuerda del Arco (Sevilla), Perfil poético de los países latinos (Niza, Francia), Norte (México), International Poetry (Moorhead, EEUU), Acantilados de papel (Murcia), Ágora-Digital (Murcia) y Excodra (Barcelona). Ha publicado la plaquette Génesis del amanecer (Orihuela, 1988), con prólogo de Jorge Cuña Casasbellas y el libro La senda honda (Devenir, 2015), con prólogo de José Luis Zerón Huguet.


Poética


Siempre la inquietud por el origen y lo venidero: formación de la tierra, el cosmos como ser que se transforma, eras geológicas, evolución de los seres primitivos... y también las fuerzas de la naturaleza, cuestionar la cultura heredada de la muerte, el pensamiento y la vida interior, el alma misma que busca comprenderse. Intento traducir lo que siento, llevar vivencias e imágenes más allá de lo rutinario, visionando con palabras. La naturaleza y su intensidad, lo permanente, ahondar en las impresiones, emociones, dudas y certezas a las que me abandono.




Poemas



CANTO I

Hay árboles sin sombra
árboles astrales que ramifican
tiernas constelaciones
huesos pálidos
más que el enfermizo
reflejo de tormentas:
           mirad
la tensa quietud de los troncos
la serena cristalización
de sus cortezas
translúcidas raíces absorben
la savia de las estrellas

Es el sosiego
en que por siempre
olvidadas las órbitas
los planetas dejan
su insomnio modelado:
fúlgidos senderos
recorren del infinito
sanan sin tiempo
sus llagas purulentas

La luz
prolonga su secreción dolorosa
y transgrede los espacios
      sin sepultura
un lugar indeterminado
donde arrojar y expandir
la fiebre de su ceguera

Cuando estrellas fugaces
abrasen almas celestes
y raudas desgarren las bóvedas
cuando de su absceso
el hálito surja en erupción
y el magma su pus
        desborde
y rebase lo concreto
cuando cansado el tiempo
de fluir sea víctima del olvido
vibrará ese preludio
del amanecer paulatino
comenzará a latir
      insistente
el pulso de la nada.

(De Génesis del amanecer, Orihuela, 1988)



ALBORADA

Un blanco sol de niebla...
JOSÉ BERGAMÍN

Fondea un viento oscuro en los frutales
madurando cuajarones de sombra
deshaciéndole verdinegra gama
a la dura madrugada infecunda
el hielo como escorzo de ausencia

Amanece blanco sol escarchado
creciendo aire en un confuso reflejo

Merma serena de la fruta muerta.

(De La senda honda, Devenir, 2015)



GIRASOLES

Sumido en profundo silencio
extraño a otra claridad para los ojos
paseo por las tierras aciagas
y siembro al aire confusos sentimientos

Oh girasoles de extensión imposible
que resistís los emponzoñados dardos
y os mantenéis ajenos a la mirada
triste del hombre que no es hombre
sino tiempo
                     una parte de él

Oh girasoles que os fortalecéis
y sois nueva luz
luz propia que une
de tierra vuestras raíces

Hoy os admiro
uno tras otro dais espalda
y sombra al sol.

(De La senda honda, Devenir, 2015)



DÍPTICO DEL INCIERTA DISTANTE

I

Si amas lo que yo
cuídate del terral inclemente
que al torcer la esquina te asalta
o que a ras de desnudas sendas sus labios
ásperos te sorprenden con desmedido afecto
de su celo cuídate de su tiempo rasgado

Porque en definitiva es aire y desencanto
que arroja lejos de sí todo lo que encuentra
como cuando tus temores me asaltan
y titubeo al siego de las horas preguntando
cómo han de ser las cosas o las palabras
para que el viento no las arrastre al vacío
no se rompan contra el duro parapeto
que de silencio consientes
y alimentas.


II

...ahora es medianoche,
y estoy atravesando lo que mi corazón
siente como un gran puente...
JOSÉ LEZAMA LIMA

Anochece adentro
por más que me aísle
de la hoguera silenciosa
que a avivar viene tu presencia
ahora se levantan densas humaredas
nieblas que rompen el sosiego
y anulan el sentido
de mis palabras

Mas es grandiosa la noche
como para arriesgarse al vacío
mientras lo que siento
y parte de lo que volvió contigo
penosamente evolucionan
en no sé qué alturas

Hay un sitio al que ir
regresando de uno mismo
siendo más llevadera la estancia
cuantas menos aflicciones
retengas
al filo del silencio vagamos
en la noche desnuda
y descubrimos que nadie
ha de protegernos
mas de cuando en cuando
                                           eso sí
la soledad aflora en la mirada

y es suficiente.

(De La senda honda, Devenir, 2015)


1 comentario:

Enrique Hernandez dijo...

Buenos días, nos encantaría hacerte una entrevista para nuestra web: Universo la Maga. El método es muy sencillo, si te interesase por favor escríbeme a kike@universolamaga.com

Un cordial saludo y muchas gracias